jueves, 1 de junio de 2023

JOSEF K. "Entomology" (2006)

 


Injustamente olvidados, siempre es un buen momento para traer del pasado a esta fantástica banda escocesa que durante los años 1979 a 1982, puso una de las piedras más oscuras y envolventes del post punk que vendría después. 

"Entomology" fue un disco que engloba sencillos, su disco original y grabaciones de John Peel. A los que ya les conocemos, es todo un puntazo enfrentarse de nuevo a himnos como "It's kinda funny", hermanado con The Sound, en su tristeza y en su grandeza. 

Solo sacaron en vida un disco, "The only fun is town", pero sus temas siguen teniendo ese nervio primigenio, esa oleada de calor que te llena los ojos de melancolía ("Final request"). "Heads watch" es puro nervio, adrenalina de guitarras, y voces rotas que en "Drone" se convierten en una danza macabra de suspiros rotos. 

Suenan ecos de Joy Division en "Citizens", y en "Endless soul" es decadente desde el bajo hasta esos ritmos endiablados poseso de ojos cerrados. Su mayor hit fue "Sorry for laughing", con su melodía adictiva, con su sabor a primavera perpetua. 

"Reveletation" pone las bases a lo que más tarde nos regalaron The Wedding Present, que los cita como grupo idolatrado y "France meeting" con sus rugidos que te ponen a 100 de inmediato. Y la fiesta continua en estas 20 tracks donde vamos repasando con pasión la fiereza de unos grandes desconocidos que se merecen como no, unas cuantas letras como homenaje. 


martes, 30 de mayo de 2023

HEADS. "Collider" (2018)

 


Que buenos que son Heads. Vaya sonido que calzan. Sólo con este "Collider" y con ese torbellino sónico que fue "Push", este trío germano-australiano, ya son uno de esos grupos a seguir sí o sí. Con solo escuchar la épica de "Urges", donde parecen Codeine escorados hacia el noise rock, dejan las cosas claras. 

Lo suyo es crear paisajes para un apocalipsis no solo de palabras, sino de hechos. "Last gasp shout" es otra bomba h al borde de un ataque de nervios, con una sensación de peligro constante, en una instrumentación que sangra rabia, en una melodía que es amenaza. 

El inicio de post metal de "Mannequin" es sólo es engaño, un guiño para transeúntes que aun no hayan podido verse contaminados por el azufre de un grupo que suena a verano desgraciado. "Smile" es volver a escuchar a Girls Against Boys pero con heroína en los ojos. Un puzzle roto en una calle donde antes caminabas niños. Uno cielo siempre rojo. 

Porque los 10 temas de "Collider" son pura dinamita, que también debe mucho como no, a los padres de todo esto, los Swans, como vemos "Wolves at the door". La más ruidosa, "Samsa", deja paso a una experiencia sónica, "To call and let it ring", los ladridos de Cerbero, la cosa pinta chunga. 

La que titula el cd, antecede a "Youth", final radiante y épico donde los haya, Heads. Así, con punto y final cuando acaba la "s", porque después de escucharlos solo queda el placer, y las manos del miedo......



domingo, 28 de mayo de 2023

THE ORIELLES. "Tableau" (2022)


 Tienen valor lo de este trio (antes cuarteto) británico, que en este "Tableau", destapan todas sus excelencias compositivas, recuperando de la mejor manera posible todo el legado dejado por Stereolab y Broadcast, añadiendo azufre y dulzura por igual. 

"Chromo II" es una buena muestra de ese imaginario sónico, cargado de guitarras y de voces angelicales que en "Airtight" se convierte en un juego a los dados de post rock embaucador. El sonido de "Tableau" es enigmático y hipnótico, con temazos del calibre de "The instrument" o los ocho minutos de "The improvisation 001", pura bacanal de sonidos para volar. 

"Television" es una sacudida de distorsiones apalabradas con un guiño y "Some day later" es una pequeña ceremonia de pastel de verano. En temas como "Darkened corners" es cuando es más evidente el andamiaje post-Stereolab, pero siempre insuflando delicias que te harán soñar sonajeros ("Beam/s").

"The room" es la más electrónica del lote, y "Transmision" una de las más logradas, dentro de un cancionero que impacta desde la primera escucha, que te lleva a lugares donde la magia posa con el atrevimiento, donde los sueños se pueden convertir en realidad. 

Discazo de The Orielles y su art pop comedor de loto perpetuo, hurgando en mecanismo de una catarsis infantil para enfrentarnos a realidades diáfanas y susurrantes. 


viernes, 26 de mayo de 2023

BEEF. "Victoria principal" (2005)

 


Para mí fue el mejor disco de esta inclasificable banda de indie rock comandada por David Rodriguez (primero en Bach in Dead y luego en La Estrella de David), con esa voz arrastrada, y con esas historias que nos contaba a caballo entre el surrealismo más pastoral, y los ensueños más alocados ("Songs that seems true"). 

Irreverentes, quizás el único pero a sus producciones todas ellas interesantes, era la dispersión sónica a las que nos tenían acostumbrados. No es el caso de "Victoria principal", el más concreto de sus trabajos, el que se llena de himnos para tararear ("Mediterráneo"),  o escarceos casi con el noise como ese pepinazo llamado "Bar Frankfurt".

"C'mon Rajoy" es una vacilada que no es fácil olvidar y "Nos plagian" redunda en toda esa creatividad total que tuvieron Beef, aquí casi como una banda punk. "La transición" es una boutade para reírse de la monarquía, sembrando la semilla de lo que luego sería La Estrella de David. 

Luego nos encontramos bosquejos como "Gringoakparty", o impactantes canciones del tipo de "Sniffin'Eno", que dan la voz a otro de los puntos álgidos de "Victoria principal", "La resolución final", post punk cuando por aquí nadie se atrevía en serio con una letra de esas que asusta. 

Como extravagancia total, "Mi maestro es fuerte", o esa colosal "Fiesta", punto y final que nos hacia divertir por doquier, que nos contagiaba con su ritmo tan brutal. 

Beef uno de los grandes del indie de aki, una banda inigualable y colosal, unos cuantos discos para la inocente posteridad. 


martes, 23 de mayo de 2023

FACS. "Still life in decay" (2023)

 


Muestras suficientes ya dieron FACS en sus dos anteriores trabajos del potencial que atesoraban. Este "Still life in decay" viene a confirmar desde el inicio con la enigmática "Constellation", el apabullante sonido que poseen, lo conjuntado que está la banda, con vendavales de noise rock, de art rock, de post punk como banderín de enganche. 

El trio de Chicago, con el guitarra Brian Case (antes en Disappears) como referente y aglutinador de todo ese veneno ponzoñoso, ha fabricado uno de los temas del año, la bestial "When you say", polIédrica, azufre rítmico que contagia y se retuerce entre un maremoto de suspiros eléctricos. Vaya pedazo de canción. 

"Slogan" es pura experiencia sonora, cercana a unos Girls Against Boys evolucionados hacia espacios inconcretos, hacia una espectral secuencia de noise ambient, donde el trio se las apaña para que sigamos tras ellos en este tránsito feroz hacia tierras ignotas.

"Class espectre" juega al escondite con nosotros, con ruidos que son reclamos, con el filo de la navaja detonando en un crujido sin fin, es un espasmo incorrecto. Poderoso es poco lo de Facs. "Still life" y "New flag" vienen a definir con grandeza el poso de energía de un grupo que se hace querer fácilmente, con un presente y futuro avasallador. 


domingo, 21 de mayo de 2023

LOS ENEMIGOS. "Obras escocidas" (2001)


 37 canciones para resumir tantos y buenos años de rock de esta indispensable banda madrileña. Directo grabado en varias localidades, con colaboraciones varias (de Ajo de Mil Dolores Pequeño pasando por Jorge de Ilegales), el cancionero de Los Enemigos está aquí representado para que no olvidemos la vital importancia del grupo de Josele Santiago y sus compinches. 

Temas de su primera época como "Florinda" o "El ataque de los hombres Bruster", pasando por clásicos de toda la vida ("Todo a cien"), o reflexiones blues del tipo de "Qué bien me lo paso". Canciones de 1985 al año 2000, donde como no, hay que resaltar la brillantez eterna de ese pedazo de hit que es "Desde el jergón",  o "John Wayne" y su brillantez eterna. 

De mis preferidas "¿Por qué yo", y como no "Brindis", que sigue sonando como cuando la escuche por primera vez. Que gran banda Los Enemigos. "Me sobra carnaval" y su letra total, o la aparición de Julián Hernández en "Dónde" o Pataxcho de los Glutamato en la colosal "La otra orilla": aquí tienes para elegir, aquí no hay posibilidad de aburrimiento. 

Recorrer su discografía con otros músicos acompañantes, escuderos del espíritu de Los Enemigos. Hasta Jota de Los Planetas, en "Sin hueso" te desarma de principio a fin. "La cuenta atrás" y volvemos a ser chavales, o "An-tonio" y su sensibilidad a flor de piel. Como no olvidar la versión de "Balad, balad,balad, caretas", o la chulería de arrabal de "Quillo (he vuelto a nacer"). 

Reconozco que Los Enemigos actuales no logran emocionarme, pero claro está, el nivel de su pasado es tan grande, que es complejo recurrir a las comparaciones. Podría seguir comentando hasta la canción 37 de este doble disco, pero prefiero poner la semilla las palabras para dar pie a recuperar este buen disco, resumen de tantas cosas. Los Enemigos, unos de los nuestros. 




miércoles, 17 de mayo de 2023

HALF JAPANESE. "Hear the lions roar" (2017)

 


La banda del ínclito Jad Fair, (desde los 80 dando muestras de su buen que hacer a todos los niveles), nos regaló este monumento al punk lofi marca de la casa, lugar donde Half Japanese se mueven con una exquisita solvencia (en julio se prevé que saquen disco nuevo, y van ya...).

Comienzan el disco con la marrullera "Wherever we are led", para continuar con "Attack of the giant leeches", otro pedazo de paquebote a la deriva con sonidos que son astillas. El sonido de Half Japanese, siempre tan característico, es una pasada de principio a fin, confiado siempre en su mano, produciendo exquisiteces del tipo de "It never stops".

Siempre con un trato anguloso de la melodía ("Of course it is"), convergen en Half Japanase todos los alicientes para seguir siendo un grupo de esos malditos, con poca fiabilidad para el éxito, moviéndose siempre al margen de todo el movimiento indie, aunque indies como ellos hay pocos. 

Fair y sus chicos nos regala exquisiteces del tipo de "On the right track", para bailar entre sombras de siluetas, o "The preventers" , decadente, tranquila, como un maullido que no cesa. La que titula el disco podía pasar por hit, y "Do it now" es como si Pere Ubu se pasasen al pop. 

Sonidos vitales y alegres como "It's our time" o "Super power", pueden alegrar un aciago día, y es que el sonido de Half Japanese siempre tuvo cualidades curativas contra la modorra musical. En espera de su próxima colección de canciones, nos quedamos con este entramado de melodías siempre imperfectas.


lunes, 15 de mayo de 2023

THE CHURCH. "Hypnogogue" (2023)

 


Disco 26 de esta grandiosa banda australiana, cuyas canciones están grabadas en lo más profundo de nuestros recuerdos.  Que buena noticia volver a saber de ellos, que buenas sensaciones produce saber que Steve Kilbey y sus chicos siguen haciendo melodías tan adictivas como la que encontramos nada más empezar con "Ascendence". 

"Hypnogogue" es un disco conceptual, distópico, repleto de reflexiones y pensamientos, todo dentro de un laberinto musical que sobrecoge, que está repleto de esa artesanía fina a la que nos tenían acostumbrados The Church.

Cuánto tiempo ha pasado desde que en el lejano 1981, sacaran su primer disco "Of skins and heart",  anticipando el que es uno de los discos más importantes de la historia de la música independiente, "The Blurred Crusade". Y que gusto dar ponerte "C'est la vie", tema que bien pudiera estar en cualquier trabajo de los 90 del grupo. 

Y si esta dos dos gemas iniciales te gustan, prepárate para "I think i knew" una caramelo tranquilo y efectivo, un dulce colosal que da paso a la psicodelia amable de ""Flickering lights". Un portento The Church. Siguen manteniendo intacta la capacidad de crear de la nada tonadas tan especiales como "Albert Ross", o tranquilidades reconfortantes del tipo de "Thorn". 

El viaje de "Hypnogogue" es un festín para los que seguimos a The Church desde hace tanto tiempo, la vuelta de los que nos han regalado tantos hits para llevarnos a los oídos.  Defienden con nota alta lo que significaron como formación, haciendo que la hora que dura el disco, sea un motín repleto de alhajas sónicas ("Aerodrome").

"No other you" y "Succulent" son sendas odas de carácter meditativo, para terminar el regodeo nostálgico con la apabullante "Second bridge". Lo dicho, estamos de enhorabuena: la iglesia y nosotros, sus fieles.....


viernes, 12 de mayo de 2023

GUADALCANAL DIARY. "Flip-flop" (1989)


 "Flip-flip", fue el cuarto y último disco (sin contar con el directo que salió en 1999) de esta necesaria banda norteamericana, a medio camino entre el NRA y el indie rock. Vaya pedazo de grupo. Comandados por Murray Attaway y Jeffs Walls, nos regalaron cuatro artefactos repletos de melodías, de guitarras rabiosas, de rock de ese que deja huella. 

Vaya manera de empezar un disco, con esos dos disparos certeros llamados "Look up!" y "Always saturday". Lo suyo era la efectividad automática, hacer canciones como cañonazos que arañaban y dejaban huella, estribillos rutilantes ("The likes of you"), y fogonazos de distorsión como lo que nos encontramos en "Barometer". 

Recuerdo que en su día me hice con este trabajo y con "2x4"  (1987), en cassette, y que me regalaron muchas horas de goce. Escuchar de nuevo la cautivadora "Happy home" después de tantos años es como volver ver a un amigo que habías perdido de vista hace tiempo. Reconforta. 

Producido por Don Dixon (quien también trabajó con REM y con The Smithreens), el sonido es brutal, y los temas (todos), son un auténtico festín para quienes disfrutamos del buen rock ("Whiskey talk"). Me deshago con "Everything but good look", con su sonido potente y envolvente, con su potencia que no disminuye en ningún momento. Un puntazo. 

Todo lo hacían bien. Pasaban de los medios tiempos en canciones como "Ten laws" a burradas del tipo de "Fade out". Y para terminar, un hit imperecedero, "...vista", por el que no pasa los años, una filón de nostalgia, un rayo que no cesa. Guadalcanal Diary, que felicidad que da volver a oírlos otra vez.....


miércoles, 10 de mayo de 2023

ESG. "Come away with ESG" (1983)

 


Ni Slits ni Raincoats. Mi banda favorita de lo que se llamo punk funk, siempre fue ESG. Y es que las banda formada en el South Bronx desde que sacaron este disco, en el lejano 1983, no paró de fabricar bulliciosos ritmos para que tus pies no parasen de bailar ("Come away"). 

Las hermanos Scroggins, ya dieron muestra en este su primer artefacto sonoro, de una suficiencia y de un desparpajo que apabulla. "Dance" quizás es mi canción favorita de su interesante discografía, repleta de suficientes cocteles como para embriagarte sin miedo a perder la conciencia ("You make no sense"). 

En la época donde nació, su discurso no estaba lejos de la No Wave de los Contortions y demás enfurecidos artistas. También dejaron la semilla para el post punk que vendría años después, con bandas tipos The Rapture, que aunque a años luz de ESG, las tenían presentes en sus oraciones. 

"Come away with ESG", reúne los primeros eps del grupo, y la selección desde que se inicia hasta el fin no puede ser más dichosa en todos los sentidos. Minimales, siempre con la sensación de que con ellos es imposible el tedio ("Parking lot blues"), con locuras post punk como "Christelle", lo más cerca que estuvieron jamás de Joy Division. 

"It's allright" es para llevarla a tu fiesta preferida y "Moody(spaced out)" es quizás la más bailona de un lote que provoca fiebre hasta el final con ese lisérgico "My love for you". En conclusión, todo un festival de punk funk, delicioso, adictivo, genial. 



lunes, 8 de mayo de 2023

TERCER SOL. "Presentimiento" (2023)


 Me vale con escuchar las dos primeras canciones del disco, "Hoy" y "Canción para decir adiós", para confirmar que estamos ante el mejor disco nacional del año de momento. Es increíble el sonido, la pulcritud de sus guitarras, el juego de voces que te engancha, la magnitud de un mundo de melodías perfectas. 

Ya los tenía fichados cuando los valencianos sacaron "Lejos", en el año 2019, y este "Presentimiento", confirma lo que ya se atisbaba: estamos ante una gran banda. Nadie por estos lares se ha acercado con esa magia que poseen, al universo musical de The Church. Llevo tres semanas con "Presentimiento", y cada vez que lo escucho me gusta más. 

La voz del también guitarrista Almirante, lleva la batuta de una espectacular formación, que recupera todos esos buenos momentos que los 80 nos dieron. Y lo hacen con maestría, absorbiendo la delicadeza de aquellos grupos que nos hacían soñar. The Cure, The Smiths, The  Jesus and The Mary Chain.... Me pongo "Recuerda" y vuelvo a tener 20 años, viajo en el tiempo en una cápsula de añoranzas, vibro como si las legañas de la edad no se hubieran permitido la osadía de plantar su imperio en el devenir del tiempo. 

Tercer Sol. Que bonito nombre para un grupo. Nada falla en este proyecto donde te encuentras con orfebrería fina del calibre de "Cuando hayamos muerto", post punk decadente, orillas de sal en la penumbra de un recuerdo, el esfuerzo para continuar en pie a pesar de los envites de la vida. Inconmensurable. Me encanta la psicodelia radioactiva que despide el tema que titula el cd, flipo con "El valle de piedra" y su decadente sonido, reptante y atmosférico, repleto de ecos que expanden sonidos que te embriagan. 

Otro de los puntos fuertes de "Presentimiento", lo encontramos con la triste y afligida "Inseparables" que al escucharla querrías que no se acabase nunca. Seda para tus oídos, distorsión que agrieta silencios, una andanada de musgo fabricando paisajes mientras llega la larga noche que nunca se acaba. 

Y para rematar este viaje de ocasos y fotos en blanco y negro en el armario de nuestro ayer, "La niebla", oscura, espectral, laberíntica, estrujando las influencias, remodelando estancias con suspiros. En definitiva, mayo del 2023, mejor disco de por aki. No hay que perdérselo. 


sábado, 6 de mayo de 2023

QUALUDE. "El orden de las cosas" (2007)

 


Qué pena que en su día este disco pasara inadvertido. Y también que con este gran artefacto, empezase y acabase la historia de esta banda alicantina, que no deja títere con cabeza, que abrazó el post hardcore, el jazz, los humos de Fugazi, la redención de Mingus. 

BCore, como siempre al acecho, tuvieron tino en llevarles a su casa, y este disco, sin pasarme mucho, podemos decir que es de lo mejor que se ha grabado en el sello catalán. El lp empieza como un tiro con ese bombazo llamado "Volver a empezar", como si Nueva Vulcano se hubieran pasado al post hardcore. 

"Gavilán o palomo" es efectiva desde sus inicios, una proeza de distorsión que no cesa, brava y rápida, con un portento instrumental que nos lleva a "Caminico", donde la melodía es el eje principal y los vientos soplan desde una tranquilidad que poco a poco se va enrareciendo. 

Ritmos con frenesí y rabia en "Sambita", y himnos para grabar a los colegas como "Entonces" y su potente estribillo, y su mal vivir entre arreones emocionales que te dejan sin palabras. La que titula el trabajo, es la más currada de todo ese viaje, donde se ve a las primeras de cambio lo bien trabajados que están estos músicos. 

"Aniversarios y fiestas" es una parada en un semáforo de distensión para terminar con "Anónimos", la más punk de todo este energético recorrido que es todo una delicia. Lo dicho, a recuperar del olvido a Qualude y sus entrañas desgarradoras. 



miércoles, 3 de mayo de 2023

GRASS WIDOW. "Grass Widow" (2009)


22 minutos duró el que fuera el primer disco de esta banda de San Francisco, comandado por tres féminas, que dejan a las claras su cercanía con el espíritu de las riot girls, y también con el post punk de Raincoats, 

Canciones como "To where",  o "Celebrate the mundane", donde el lofi se une al indie rock, al post punk destartalado y que en "Green screen", consiguen materializar todo ese impulso es una especie de hit para momentos de algarabía. 

No sorprenden, tampoco guardaremos este trabajo como algo a recuperar cuando pase tiempo. Lo suyo le hemos oído tantas veces ya. Pero quedan por lo menos sus temas, que pueden servir de nostalgia ("Long walk on the beach" o la contundente "Cut it off").

"Time could bend" rebaja la tensión, para de nuevo en ""Out of the body experience", volver por sus fueros. Sacaron dos discos más y se separaron sin que hayamos sabido nada de ellas.  Degustación instantánea, como un café abocado al olvido cuando pasa el tiempo de su efecto. 


lunes, 1 de mayo de 2023

ROBOCOBRA QUARTET. "Living isn't easy" (2022)

 


Que pedazo de banda son los irlandeses Robocobra Quartet. En sus dos anteriores discos ya habían dado muestras más que suficientes para que anotáramos su nombre como banda a seguir, y ahora, en este "Livin isn't easy" los juegos de artificio inundan el cielo. 

Oyendo a Robocobra Quartet se te vienen a la cabeza Morphine, Black Country New Road o Fugazi. Y además el sonido es de esos que suenan a gran recuerdo. Culpa de mucho lo tiene su cantante y bateria, Chris W Ryan quien desde la inicial "Flew cose", dejan a las claras que lo suyo no es para uno solo día. 

"Wellness" es una brutalidad, con los vientos sonando como truenos, y con su cantante llevando la batuta, para dar paso a la jazzística "Labyrinth". "Heaven", es poliédrica, ritmos urgentes casi tribales que te enervan y te sacuden para convertirse en "Micro person" es una retahíla de sonidos para soñar. 

Mi favorita, "Chromo sud", puro post punk con reflexiones literarias, con saxos desperdigados en un campo de girasoles reflexivos. Me recuerdan a Morphine en "Plant (the succulent blues)", para en "Kilmore close" continuar con esta fiesta de sueños eléctricos que siempre funcionan. 

Para terminar, "Night", otra gema, otra canción multicolor para no olvidar, para trenzar fuertes palabras de apoyo a propuestas como la de Robocobra Quartet. El futuro está en ellos y en otras muchas bandas que siguen abriendo caminos. 


domingo, 30 de abril de 2023

GIRL BAND. "The talkies" (2019)


"The Talkies", fue el segundo disco de esta banda que ahora se llama Gilla Band, y como toda su producción es pura angustia hecha ruido, un bendito galimatías de espasmos que te seducen, que te hipnotizan, que hieren y te seducen ("Going Norway" es lo más cercano que han hecho a un hit, y se parece a una bomba nuclear). 

Todo lo que tocan estos chicos se convierte en extremo, en ritmos rotos, que nacen del post punk, pero que lo dejan atrás, porque lo suyo es otra cosa, es no wave para tiempos modernos ("Shoulderblades"), son sonoridades que tienen tantas rugosidades que no puedes más que plantearte su escucha recurriendo a la paciencia o las sacudidas inmediatas que producen.("Couch combover"). 

"Aibohphobia" es decadencia convertida en mantra que no se acaba y los seis minutos de "Salmon of knowledge" son toda una incitación a pasarte una buena tarde escuchando toda la necesaria discografía de estos jóvenes del caos. 

"Akineton" y "Amygdala", son la antesala del plato fuerte. "Caveat" y sus trucos tecnológicos para seducirnos desde el minuto 1 y entrar de lleno con la sierra eléctrica de "Laggard" es una lugar donde la distorsión es un arma para matar silencios. 

La más larga, "Prefab castle", casi ocho minutos sincronizados de lujuria sónica, de expansión y detonación. Girl Band o Gilla Band, es igual, lo suyo es único, peligroso, y necesario. 




miércoles, 26 de abril de 2023

THE CINEMATIC ORCHESTRA. "Every day" (2002)

 


Un portento esta banda, y un goce la escucha del que fuera el segundo disco, "Every Day", que desde que suena la inicial "All that you give", queda claro lo expansivo de su propuesta; sensualidad electrónica, con lounge music, con pétalos de trip hop, jazz de clubs de neones alternos, pasajes donde dormitar entre tranquilidad para volar. 

"Burn out" es un platillo volante de suavidad reconfortante y "Flite" una viaje hacia lugares de brebajes inmunes al desconocimiento, donde el grupo inglés, puntero del sello Ninja Tune, confecciona su particular ración de ritmos altamente disfrutables. 

"Evolution" y "Man with the movie camera" son otras dos piezas extraordinarias, donde The Cinematic Orchestra alardean de su capacidad para confeccionar mundos repletos de sensualidad, de urgencias sonoras donde hacen reposar su buen hacer. 

"All things to all men" es una refrescante canción, tenue, la que más se acerca al concepto de triphop, retadora e intimista, un buen púzzle de sonoridades agradables que da la voz a la que titula el cd, un portento en toda regla. 

"Every day", por lo tanto, es un amasijo confortable de sonidos apacibles, sonoridades que te encumbran y llenan, que te reconfortan y que planean con una serenidad que se agradece. Buena grupo.




domingo, 23 de abril de 2023

ALGIERS. "Shook" (2023)


 Estamos en abril y de momento este es el disco del año. Si, Algiers han vuelto por la puerta grande. Desde que comienza el pelotazo funkie de "Everybody shatter", con la colaboración de Big Rube, la maquinaria de Algiers, está en pleno funcionamiento. 

Y no te digo nada cuando Zack de la Rocha, se erige como speakers del caos en la maravillosa "Irreversible damage", rap para el fin del mundo. Sin palabras te quedas. Esta semana habré escuchado el disco unas 15 veces y cada vez el disfrute crece. 

Los de Atlanta, cada día son más negros, en todo los sentidos, y este "Shook", es una prueba fehaciente del molotov que tienes entre tus manos. "73%", suena peligrosa, una amalgama de caos entre ruidos y hecatombe, un rugir definitivo, lamentos para llenarte de ortigas la piel. 

Ritmos rotos en "Cleanse your guilt here", Billy Woods y Backxwahs, creando una espectral telaraña de hip hop mutante en "Bite back", o la cacofonía de "Out of style tragedy", son solo un ejemplo de esta marabunta de sonidos que se te clavan al instante en tu psique, nada más que penetras en este laberinto dulcemente ensordecedor. 

Y la versión más punk de Algiers, la encontramos en "A good man", como si los Stooges se hubieran convertido en un combo de post punk. Mi preferida de todo este almacén de sonidos para disfrutar. Luego te adentras en el funk sensual de "I can't stand it!", esta vez con Samuel T. Herring y Jae Matthews, pura adrenalina para combatir los rigores del aburrimiento. 

"Green iris" es soul subterráneo, caligrafía desde un mundo repleto de espectros, rodeado de cables de tensión emocional, cargado de vítores, música para una peli noir, con el saxo desbocado, con la sensualidad en su punto más caliente. "Cold world", con su punto exótico con la colaboración de Nadah El Shazly, es otro de los platos fuertes de un disco que se defiende solo, que está repleto de soflamas rítmicas, de luces de neón que te atrapan sin remisión. 

Para terminar este pedazo de trabajo, "Momentary", para que el sabor de boca que nos ha acompañado todo el disco, no decaiga en ningún momento. Lo dicho, disco del año para el que escribe, dejando el listón, muy, muy alto. 


viernes, 21 de abril de 2023

FUTURE OF THE LEFT. "How to stop your brain in an accident" (2013)


 La segunda parte de los imprescindibles Mclusky se llamó Future of the Left, y tanto una como otra son dos de las maravillas más excitantes que han salido en el panorama musical estos últimos años. Potentes, eléctricos, melódicos, un bomba de relojería ambos proyectos, se disfrutan al instante; lo suyo es de pegada inmediata, de convencimiento seguro. 

Este, el que fuera el cuarto disco de los galeses, nació de las donaciones de los fans, quienes en 6 horas aportaron la cantidad suficiente para crear este pelotazo que se abre con dos piezas desgarradoras y adictivas, "Breed, cheese, bow and arrow", y "Johnny borrell afterlife". Melodías que atrapan, fiesta asegurada, hits instantáneos de uso ilimitado. 

Qué buenos que son. "Future child embarrassment matrix"  es pesada y casi grunge, y en "The Male gaze" se hacen fuertes en esas canciones marcas de la casa, indie rock sardónico, estribillos efectivos, una tonelada de excusas para que con ellos nunca jamás te aburras. "Singing of the bonesaws" parece una versión bizarra de Faith No More y "I don't know what you ketamine" es un flujo constante de noise rock con junturas punk.

Excitante es el mundo de Future of the Left. Andy Falco y Jack Eggleston, los fejes del cotarro, emiten radiaciones sónicas sin parar y pasotes del nivel de "French lessons", apostando esta vez a la levedad como anticipo de lo que viene después, "How to spot a record company" con su descarga brutal de distorsión acelerada que no da respiro ni un segundo. 

Luego continuamos con la fiesta. "Donny of the decks"  y la rabia estructurada en suculentos momentos de ritmo desenfrenado. Nadie como Mclusky y luego Future of the Left para conseguir temas tan redondos como "She gets passed around at parties" o "Something happened".

El final de este gran divertimento acaba con "Why aren't i going to hell", otra sensacional descarga emocional de esas que te hace flipar. Un gustazo escuchar a Future of the left, oír toda la discografía tanto suya como de Mclusky. Exito y disfrute asegurado.



miércoles, 19 de abril de 2023

THE MICROPHONES. "Song islands" (2002)




 

"Song islands" es una recopilación de singles y rarezas del grupo comandado por Phil Elverum, el cual nos regaló unos cuántos buenos momentos de extravagancia indie, de folk orate, de música para contemplar con la cabeza bien abierta. 

Ni más ni menos que 21 temas. Como para iniciar a los neófitos en The Microphones, o bien como excelente continuación a los que les seguimos. Empezando con la soberbia "Bass drum dream", se destapan con especulaciones ruidosas como "Feedback (life, love, loop)", o pequeñas lisonjas de baja intensidad como la que nos encontramos en "Weird storms".

Digamos que la validez de esta trabajo es resumir lo que fue una carrera que comenzó a últimos de los noventa y terminó en 2020, con la edición de "Microphones in 2020".  Ramalazos acústicos en forma de hit ("Moon, moon"), tomas en directo que son todo un puntazo ("I can't believe you actually died") o especulaciones de instrumentos de viento "(Version)", todo cabe en este retablo de pinceladas curiosas.

"Lanterns" y su góspel de niños da la voz a la oscuridad leve de "The Glow Pt.4 Version". Así se pasa "Song islands" como un paseo en un mundo repleto de interferencias sónicas, de reflexiones sobre las mil maneras de jugar con el indie. 


lunes, 17 de abril de 2023

SONNA. "We sing loud, sing soft tonight" (2001)


 Que pena que la vida discográfica de Sonna, se quedase en este disco y en "Smile and the world smiles with you" (2002). Los de Baltimore supieron realizar en estos dos grandes trabajos una enorme digresión estilística donde se unían el postrock, el slowcore, el shoegazing de manera envolvente, radiante, espectacular. 

Este, su primer largo, producido por Steve Albini, se abre de manera magistral con "The opener", una suculenta y lírica especulación de guitarras que flotan, sonidos lunares para la tranquilidad y el confort de la retina auditiva. 

"Low and to the slide", es una tormenta que se desata con discreción y "We sing loud" es una catarsis de donde demuestran la capacidad para dejarnos sin palabras, donde transitan en lugares comunes para que la emoción se convierta en una excusa  para vivir en un sueño. 

Y el colapso total llega con "Sing soft tonight", donde parece que estamos ante una versión remozada de Codeine, lentitud y salmos, guitarras con morfina, tensión crujiente en espacios naturales para el silencio y la duda. 

Las dos últimas gemas del disco, "Sleep on it" y "Real quiet", vienen a confirmar que la serenidad es el motor de un dichoso trabajo, que hará las delicias de todos los que degustamos la calma, las cítaras compositivas, el ardor del silencio. 



domingo, 16 de abril de 2023

FLOATING POINTS, PHAROAH SANDERS & THE LONDON SYMPHONY ORCHESTRA. "Promises" (2021)

 

Pura espiritualidad la que transmite este pedazo de disco entre el gran saxofonista Pharoah Sanders, el grupo de música electrónica Floating Points, y la orquesta sinfónica de Londres. Un disco dividido en 9 movimientos que bien pudiera ser una canción en nueve partes, porque de eso se trata. De resumir en 9 espacios la creación, el torrente brutal de este trío mágico. 

Si el "Movement 1" es el perfecto movimiento para ponerte en marcha en esta sacudida etérea y mágica, en "Movement 2" ya sin posibilidad de escape, el torrente es de tal intensidad que no te queda otra que subir el volumen, sentarte en el sillón, y pensar en deshacerte de un plumazo. 

Todos los movimientos son como una reinterpretación de un sonido que quieres que no se se acabe, donde la delicadeza es lo que perdura, lo que queda cuando se acaba cada tema y da paso a otro más, donde con leves diferencias, van encadenando a su manera usando las armas de su arte, un amasijo de espiritualidad, de soberbio bienestar para que el oyente disfrute de esta levedad que se antoja disfrutable, repleta de paz. 

El saxo de Sanders es un golpe de aire que se queda en tu piel, en el resumen de la historia del jazz, acompañado por unos viajeros dispuestos a dar todo para salir por el agujero de una nube, para poner carteles en las paredes de aquí viva la belleza. 

Las cuerdas de la orquesta, los teclados que se camuflan en este orden en buscar del colapso total, todo para que cuando termine su escucha, te quedes como embobado, queriendo pulsar de nuevo el play, para que de nuevos, todos los movimientos te lleven a una suprema quietud. 



jueves, 13 de abril de 2023

ULRIKA SPACEK. "Compact trauma" (2023)

 


Tras seis años en barbecho, UlriKa Spacek vuelve por todo lo grande con este "Compact trauma". Uniendo el krautrock, con el dream pop y con pinceladas de shoegazing, han conseguido una buen conjunto de canciones de disfrute inmediato. 

Empezando con la distorsión apabullante de la inicial "The sheer drop", pasando por los paisajes psicodélicos de "Accidental momentary blur",  "Compact trauma" es un catálogo de sonidos bien conseguidos, una celebración desde su particular atalaya de magos del indie más revoltoso. 

"It will come sometime" te envuelve a la primera de cambio, y "Lounge angst" tira de madurez pop, de melodías para sofás de cariño, para flores mustias pero eternamente hermosas. "Diskbanksrealism" se escora hacia parámetros más krrautrock, sintetizando su amalgama sónica en un apabullante fuego de artificio sónico. 

Luego "If the wheels....." la más redonda del trabajo, donde sale a relucir su vena más shoegazing, en un motín de sonidos que son un perfecto salvoconducto para viajes gratuitos a galaxias lejanas, donde podamos esparcirnos con gracia. 

La que titula el cd nos mete de lleno en un torbellino avasallador que tiene su perfecta continuación con los diez minutos sublimes de "Stuck at the door". ¿Alguien da más? Pues a disfrutar toca. 


lunes, 10 de abril de 2023

THE FATIMA MANSIONS. "Lost in the former west" (1994)

 


"Lost in the former west" fue el  último disco de esta superbanda comandada por Cathal Coughland, y a mi parecer es el más redondo de sus trabajos, el más arisco, el que tiene más coartadas para que aun neófito de los quehaceres de la banda se adentre en su potencia y en su paroxismo sónico ("Belong nowhere" y "The loyaliser" son una manera brutal para empezar un disco). 

El sonido de The Fatima Mansions es único. Temas como "Popemobile to Paraguay" con ese aire cercano a los Killing Joke más épicos, pero siempre con una sonoridad propia, con esas guitarras que rabian de espasmos, que también dejan sitio a maravillosas tonalidades tranquilas como "Walk Yr Way", uno de los puntos álgidos del disco. 

Los irlandeses rápido te convencían. Todos sus trabajos tienen los suficientes elementos como para recodarlos con cariño. Te pones "Bruncenling's song" con esos arranques de furia y rabia que parecen incendiar toda posible calma, y no puedes más que disfrutar de esta diáspora de electricidad y que da paso a la versión de The Walker Brothers "Nite flights", inolvidable, radiante, uno de esos temas que pondrías en cualquier recopilación que se precie. 

"Your world customer" es un pelotazo casi punk, y "Sunken cities" te atrapa desde los primeros segundos del tema. Como la furibunda "Brain blister"  y esa preciosidad llamada "As i washed the blood off". 

Qué buenos que eran The Fatima Mansions. Valga este artículo como homenaje a este grupo irrepetible que tantas horas de gloria musical nos dio. Todo un disfrute para el espíritu.


sábado, 8 de abril de 2023

PILE. "All fiction" (2023)

 


El decimo álbum del trio de Boston, tras su reciente concierto por Madrid, viene a confirmar la buena salud de un grupo que no se casa con ningún estilo, que se mueve entre los espasmos del mathrock, ("Its comes closer"), y que parece otras veces acercarse a los malabarismos sónicos de los últimos King Crimson ("Loops"). 

Usando los efectos más que nunca, el sonido de Pile gana enteros en su versión en directo, aunque para nada te puedes quitar de la cabeza ese sonido ponzoñoso que navega en una extraña dulzura ("Gardening hours"). 

La voz de Rick Maguire sigue siendo un eco extraño que se deforma y se dilata, que vive entre espasmos ("Link arms"), o se reviste de dureza, acompañada de una catarsis siempre controlada como vemos en "Blood". Hay veces que porque no, suenan a una versión underground de Radiohead ("Lowered rainbow"), para en otras entrometerse entre pinceladas de angustiosos ritmos que parecen salir de un silencio extraño ("Forgetting"). 

"Poisons" es extraña, casi experimental, y "Nude with a suitcase" es otra sacudida de un mar eléctrico que da paso al final con "Neon gray". Poderoso disco que requiere bastantes escuchas, y su visionado en directo para captar las capacidades reales de un grupo que ha sabido forjarse un sonido único. 


jueves, 6 de abril de 2023

THE ALBUM LEAF. "Into the blue again" (2006)

 



Jimmy LaValle, el jefe de The Album Leaf, siempre supo llenar sus canciones de dramatismo, usando el post rock ("The light") y la música electrónica ("Always for you"), para completar un mapa donde los sentidos cabalgan entre notas suaves que permanecen en al aire, como volutas que sólo ansían el recuerdo únicamente tras la escucha. 

Pall Jerkins, de The Black Heart Procession, aparece de forma fugaz por este disco para que los instrumentos se vean acompañados de esa patina vocal que los enjuaga en ceniza y jubileo triste ("Shine"). En "Writings on the walls", la levedad es un murmullo afianzado en el eco electrónico que acompaña todo el disco, y en "Red eye" es evidente que la nostalgia se puede escribir de mil maneras. 

El cuarto disco de The Album Leaf, no enseña nada que ya sabíamos del grupo de LaValle, pero sigue siendo agradable escuchar temas como "See in you", o meterte como un buzo en aguas profundas de la mano de "Into the sea". 

"Into the blue again" quizás pueda pecar de repetitivo, pero lo olvidamos rápido cuando te encuentras con piezas como "Wishful thinking", o ese final perfecto llamado "Broken arrow". The Album Leaf, la cara para todos los públicos del post rock. 


miércoles, 5 de abril de 2023

MAUVAIS SANG. "Des corps dans le décor" (2022)

 


Después de unos días de descanso, Discos Pensando retoma la senda de la crítica, con este interesante primer disco de la banda franco suiza Mauvais Sang. Y digo interesante, porque lo suyo es romper fronteras y moldes, utilizar en la batidora que poseen todos los recursos posibles para que te quedes con ellos hasta el final. 

"Décor" es un torrente que empieza con la voz dulce de su cantante y que poco a poco se va convirtiendo en un volcán avasallador de noise punk, que te deja los tímpanos en pura bancarrota. Bravo por ellos y por su ferocidad. 

En "Des corps dans le décor" cabe de todo. Desde ese aire experimental de piezas tan bizarras como "Buhman hole", hasta inclinaciones más o menos cercanas a la electrónica como vemos en "Le refugie de la Vormaine". 

También se atreven con ritmos machacones electros como vemos en "3h47",y siempre la poesía es lo que preside el estadio de sus letras que a veces hacen de su música una lenta epifanía de pop extraño ("Ventriloque"). Pero vuelven a la rudeza con "Dieux" y a retarnos con una épica de esa que deja huella ("Monument"). 

"Corps" es casi punk, y la sierra sónica de "Venus anadyomène" da el paso a ese final desgarrador llamado "Quand disparaître". En conclusión, un viaje sin paracaídas hacia lugares extraños que como un imán te cogen y no te sueltan. Y eso ya es mucho. 


sábado, 1 de abril de 2023

DAVID BOWIE. "Black tie white noise" (1993)


 Cuánto añoramos a Bowie. Cuánta falta nos hace el rechinar de sus canciones, la enjundia de su arte, la destreza de sus discos. "Black tie white noise", trabajo que celebra sobre todo, el buen momento de forma que vivía el artista, por su boda con la modelo Iman (el disco se abre y se cierra con "The Wedding", campanas al aire y felicidad sin contener), y fue la última colaboración con su antiguo compinche Mick Ronson, quien falleció 24 días después de la salida del disco. 

"Black tie white noise" es un compendio de sonidos soul, ("You've been around") donde la presencia del ex-Chic Nile Rodgers se hace notar a cada nota musical de un lp, que quizás no es de lo más recordado del camaleón, pero como toda su obra, siempre es altamente disfrutable.

"I feel free", es una versión funk de un tema de Cream, una batidora de ritmo, donde el saxo, tocado por el propio Bowie, es la pieza fundamental de un rutilante sonido que da paso al tema que titula el lp, nacido de las revueltas que se vivió en el Los Angeles contra la comunidad de color. 

La bailona "Jump they say", está dedicada a su hermano, que se suicidó en la década de los 80. Después nos adentramos en "Nite flights", otro de los puntales de un disco que viene a remontar una carrera que tuvo punto más bajo, con la poca repercusión que tuvo su anterior largo "Never let me down" del año 1987.

No puedes dejar de moverte cuando suena la exuberante "Miracle goodnight", o cuando hace suya una canción de Morrissey, "I known it's gonna happen someday". En resumen, "Black tie white noise", otra certera acumulación de canciones para no olvidar del más grande artista de todos los tiempos. 




martes, 28 de marzo de 2023

ESBEN AND THE WITCH. "Wash the sins not only the face" (2013)

 


Si todo el segundo disco de los ingleses Esben and the Witch, fuese como ese trueno que hace comenzar el trabajo llamado "Iceland spar", nos hubiéramos encontrado ante un maremoto de shoegazing encandilador de esos que dejan huella. 

Sin embargo, a diferencia de su primer trabajo, "Violent cries", "Wash the sins not only the face" adolece con el paso de las canciones de ese punch necesario para que su presencia sonora se quede en en el recuerdo. 

Valga el ejemplo con la apática "Slow wave", o con esa postal en blanco y negro llamado "When that head splits". Los ecos de su inicial trabajo a Cocteau Twins han desaparecido, quedando solo melodías insulsas como "Shimmering", acompañadas esos si, de algún que otro tema que parece despuntar, como "Deathwaltz". 

Sin embargo, a mitad de la escucha, parece que ya estás deseando que este viaje llegue a su fin, y eso lo dice todo. Nada dice la atmosférica "Yellow wood",  el forjado dramatismo de "Putting down the prey" se queda en un teatro con el escenario vacío. 

Esben and the Witch, la decadencia de la música gótica, un quiero y no puedo, un grupo que prometía y que se disolvió entre lamentos de hastío. 


domingo, 26 de marzo de 2023

BEEZEWAX. "Oh tahoe" (2002)

 


Beezewax, posiblemente mi grupo favorito de power pop. Por su delicadeza, por sus guitarras, por el murmuro de su música que te atrapa a cada paso, por su pegada instantánea que te deja conmovido y con ganas de más ("The Brighton Concorde"). 

Este fue el tercer trabajo de los noruegos, y como todos los que tienen es una pasada de principio a fin. Orfebrería en su sonido ("Head turned wrong"),  pianos que anticipan arreones de guitarras ("Yesterday lied"),  o melodías adictivas que te va a costar olvidar como nos muestran en "She'd be a diamond". 

Si te gustan los Posies te gustará ese torrente de electricidad llamado "Sign of relief", y si quieres calmarte algo, te pones ese caramelo envenenado titulado "All the overseas" y todo queda dicho, todo es un disfrute de esos que no se acaba. 

Himnos como "Big bad car" y tormentas de feedback enmarañado en cielos siempre azules como "Goodluck & goodbye", dejan a las claras el potencial de una banda que no hizo disco malo. Hasta su último disco "Peace jazz" (2019) es deslumbrante y de obligada escucha. 

Qué decir de un grupo que despiden un disco con un tema como "Ballad of the beaches" puro andamiaje para una primavera perpetua. Beezewax, los magos del power pop. 


sábado, 25 de marzo de 2023

LAUNDER. "Happening" (2022)


 Vaya debut que se marcaron el año pasado la banda liderada por John Cudlip. Estamos de enhorabuena todos los que tenemos al shoegazing en alta estima, los que nos apasiona los sonidos saturados, las guitarras planeadoras, las voces de ensueño ("Unwound"). 

Hasta parece que estemos ante unos desenfadados The Cure cuando nos topamos con "Intake". La verdad es que toda la escucha de "Happening" destila frescura, aromas de viejos tiempos atraídos a la actualidad por la querencia de esa forma de gestionar el sonido. 

Melodías que suenan a hit con tan solo una escucha ("Blue collar"), fulgurantes y concretos en su forma de teorizar sobre las diversas maneras de envolver la suavidad con estertores de suspiros ("On a wire"), Launder revitalizan el shoegazing, nos muestran que el género está mas vivo que nunca, que no hace falta una extrema melancolía para saciarnos con propuestas como la suya. 

"Become", con la presencia de la francesa Soko a la voz, arremete con dulzura mientras la distorsión se hace fuerte en este frente constante de delicadeza florida, dejándonos también posos de luces que se encienden y apagan, como la soberbia y adictiva "Rust". 

Disco de duración larga, se recorre parándose en sus recovecos ("Withdraw"), disfrutando con jolgorio de este engranaje de piezas hábilmente dispuesta para flotar entre aires autóctonos de nubes que gimen porcelana ("Harbour mouth"). 

"Chiper" es inmediata, y el final, con la triste "Lantern", nos pone la carne de gallina, con sus sacudidas tranquilas, con su vehemencias sin importar. Launder, otros fabricantes de salmos íntimos, otros vinicultores de aforismos para soñar. 


miércoles, 22 de marzo de 2023

ENCONO. "Centraal" (2017)

 


Los alicantinos Encono, en este su segundo disco para el sello BCore, edificaron todo un torrente de canciones emocionales, teniendo como punto más fuerte el inicio con el tema que da titulo al disco, y donde se nos muestran aguerridos moviéndose en un post punk solvente. 

En "Páramo" se envalentonan en una sacudida de casi noise rock para dar paso en "Te lo dije" , a una abrupta sucesión de rabia fabricada al por mayor entre pulsiones casi punks. Y es que si en algo se caracteriza "Centraal" es en la capacidad para tocar muchos palos sonoros, siempre atinando en un frenético galimatías solvente. 

"Sin control" es pop con poso de post hardcore,  rumores de contienda, paseos por la resistencia entre sacudidas de electricidad bien zurcida en distorsiones siempre compuestas de lugares donde es fácil hallar suficientes argumentos para el disfrute ("Infección"). 

En "Atrapado" y "Sed industrial" ponen el punto final a un disco corto pero intenso, donde la intensidad se fabrica al por mayor, en un certero resumen de decorados apocalípticos.


lunes, 20 de marzo de 2023

YO LA TENGO. "This stupid world" (2023)

 


Me paro en la segunda canción de esta esperada vuelta de Yo la Tengo, "Fallout", y es como si hubiera cerrado los ojos y los abriera en los 90. Que melodía, que delicadeza. Esta semana no he parado de tararearla, con ese ritmillo contagioso, con esa forma que tienen Yo la Tengo de regalarnos su arte. 

Antes, ya habían abierto el baúl de las sorpresas, con la ruidosa "Sinatra drive breakdown", donde nos muestran la cara más experimental de una banda que nunca nos defraudó. El disco 17 de Yo la Tengo, con gira en mayo por estos lares que no hay que perderse, es una manera brutal de que todos sus fans nos sintamos como en casa. La casa de Yo la tengo, donde todo es posible. 

Ira, Georgia y James (joder, si parecen de la familia), dan muestras en "This stupid world" que siguen creando estímulos ("Tonigh' episode"), confeccionados mapas sonoros donde asistir a esa maestra muestra de lugares donde vivir el sueño como una prolongación de la realidad. 

Que dulzura que sale disparada de "Aselestine", casi cuatro minutos de delicadeza, con la sensación de que estamos asistiendo a un festival de tranquilos recuerdos que se amontonan entre un montón de notas musicales. 

"Until it happeness" es otra de las piezas que te desborda emocionalmente y que da la voz a "Apology letter", donde la dulzura es un caldo nutritivo de voces que te perforan. Luego  en "Brain capers" vuelven a subir el rugido de las distorsiones que crecen más aún con el track que titula el disco.

Y para terminar una delicia que nos recuerda a los maravillosos My Bloody Valentine, "Miles away". ¿Qué mas se puede pedir? Nada. Sólo poner y poner este disco en bucle sin parar para alucinar con su hipnotismo tan envolvente. Unos grandes que han vuelto por la puerta grande


jueves, 16 de marzo de 2023

LES SAVY FAV. "Let's stay friends" (2007)


No me extraña que el que fuera el cuarto de disco de Les Savy Fav fuese el quinto mejor del disco del año para NME. "Let's stay friends" es el trabajo más redondo de esta formación de post hardcore melódico repleto de matices de este grupo de Providence, que tan solo con ese inicio llamado "Pots and pans", dejan pistas de lo que te encuentras en este excitante disco. 

"The Equestrian" es furia sin contener, guitarras y voces hardcore, actitud sin aditivos, todo directo, sin filigranas que sobren. Tim Harrington el que fuera su cantante era todo un espectáculo, y sus directos para los afortunados que pudieron verlos, eran todo un show que dejaba huella. 

Música adictiva, que crea himnos para no parar de saltar como comprobamos en "The year before the year 2000", todo un radiante puzle de melodía que se ve acompañada en "Patty Lee" por un ritmo funky brutal. Todo lo que hacía Les Savy Fav funcionaba, no se cortaban en bucear en el indie rock ("What  would wolves do?"), pero siempre con una voz propia, consiguiendo exquisiteces sonoras como "Brace yourself" sin apenas despeinarse con unos teclados que hasta suenan a The Cure. 

La fiesta continua con "Rage in the plague age" y ese toque experimental que es todo un puntazo y que da paso a "Kiss kiss is getting old" con ese aire a unos Fugazi sofocados. Les Savy Fav eran intensos, imprudentes y de pegada instantánea, y para el recuerdo quedan sus 5 deslumbrantes trabajos donde a su manera intentan y consiguen dar nuevos bríos a ese estilo tan abierto llamado post hardcore. 


martes, 14 de marzo de 2023

EL TEN ELEVEN. "El Ten Eleven" (2004)

 


Post Rock amable. Así podíamos definir lo que hace este dúo de Los Angeles (todavía siguen en la carretera), formado por el bajista Kristian Dunn y el batería Tim Fogarty. Con este disco comenzaron su andadura,  con canciones como la sencilla inicial "My love swerving" donde destapan su destreza con instrumentaciones ambientales, post rock sin demasiadas complicaciones sesudas. 

"Sorry about your irony" está repleta de filigranas instrumentales y "Lorge" es una cascadas de ruidejos con querencias para salir en anuncios de televisión. Así son El Ten Eleven. Sin demasiadas pretensiones, con los pies en el suelo, o montados en el avión que se ve en la portada del disco, compactos acordes para amenizar un coctel. 

En "Central nervous piston", con el bajo como director de orquesta, se salen con un divertido tour de force de distorsiones precavidas, de saltos al vacío entre nidos de avispas señuelo. Luego nos encontramos con la tranquila "Thinking loudly" que da paso a "Fanshawe" con una delicadeza extrema que te hace temblar. 

Ya para terminar, "Connie" y "Bye mom", y se van como han venido. Sin hacer apenas ruidos, dejan un extraño poso de una dulce levedad. 

 


domingo, 12 de marzo de 2023

EDITORS. "You are fading. Vol 3 (Bonus track 2005-2010)" (2020)

 


La verdad es que nunca me gustaron demasiado Editors. Siempre los vi como una banda a la sombra de Interpol, más preocupada en parecer comerciales dentro del post punk al que se postulaban. Quitando su primer trabajo "The back room" (2005), les perdí pronto la pista porque lo que producían no me interesaba. 

Es cuando han hecho una serie de discos recopilatorios bajo el nombre de "You are fading", cuando les he cogido el punto. Solo escuchar la bestialidad de "This house is full of noise" con ese final con las guitarras desbocadas, y se me olvida lo aburrido que podían a llegar a ser. 

Estas canciones tienen vida, tiene brío. Como "Camera" y su épica bien entendida, o "From the outside" y ese post punk melancólico que te arranca de la silla para llegar a "Bullets" uno de los tracks más reconocibles de Editors, y donde podían ir de la mano de Interpol a tomarse unas cañas en el bar de los noches pobladas. 

"A thousand pieces" tira de arrebato, de distorsiones y de himno de esos que cabalgan entre fuegos fatuos de una melancolía aquí si creíble. En "Alone" aparecen los Editos que menos me gustan, ,pero remontan al final con "My life as a ghost" y "The picture", que dan en el blanco. 

En resumen, me reencuentro con Editors, vuelvo a su siniestro mundo de claros y oscuros. Esta recopilación merece bien la pena. 



sábado, 11 de marzo de 2023

SHAME. "Food for worms" (2023)

 


Tas dos discos anteriores bastantes resultones, todos esperábamos que este tercer disco de los jóvenes Shame fuera el que los pusiera como una de las formaciones de post punk más interesante de las islas. Pero nuestro gozo en un pozo. Y mira que uno tenia ganas de pillar este cd, que viene casi a la vez que su gira por estos lares. 

El disco no empieza mal con ese medio himno llamado "Fingers of steel", pero a las primeras de cambio se tuerce cuando nos topamos con "Six-Pack" y esas guitarras a lo Red Hot Chili Peppers que son todo un espanto. 

El disco es un trabajo apresurado, sin aire, compuesto por piezas que en nada tienen que ver con sus inicios. La inocua "Yankees" nada dice, y el ritmo funk de "Alibis" no es suficiente para que podamos sentir el riesgo que todos esperamos de ellos. 

Shame se han quedado rezagados. En comparación con otros compañeros de generación como Black Midi, se quedan en un quiero y no puedo constante ("Adderall"). "Orchid" y su sonido de pubs o la querencia a la distorsión de "The Fall of Paul" , no consiguen que se levante en ningún momento un lp que cojea por todos los lados 

Salvaría "Different person", para caer de nuevo en el tedio con el final de "All the people". Una pena las posibilidades de un grupo que se han esfumado según se han hecho mayores. Nos quedamos con su primer disco. 


miércoles, 8 de marzo de 2023

CASS MCCOMBS. "PREfection" (2005)

 


Ya nos habíamos fijado en el cuando sacó su primer disco "A",  así que cuando abrimos "PREfection" con su elocuente cadencia de sonidos, no podemos más que festejar la algarabía y el buen rollo que genera su indie rock de baja intensidad como comprobamos en esas dos pequeñas gemas que abren el disco: "Equinox" y "Subtraction". 

El músico norteamericano con trabajo sacado el año pasado, "Heartmind", utiliza todos los recursos que tiene a su favor para construir estados donde prima la psicodelia de otros tiempos "Multiple suns", con esas guitarras que suenan a dinamita o como raspan las cuerdas en ese otro engendro demoniaco llamado ""Tourist woman". 

A continuación viene mi preferida, una delicada obra de orfebrería melódica, "Sacred heart" un postal pop de altas quilates emocionales. Luego seguimos el paseo por este parque repleto de suculentas canciones y nos topamos con esa sutileza extrema para noches de ansiedades contenidas llamada "She's still suffering". 

"Cuckoo" es entrañable y delicada, y "Bury Mary" es garajera y divertida. Después, otro pequeño himno con "City of brotherly love". En resumen un gran disco, disfrutable, artesanal, sin aditivos ni cosas raras. 


lunes, 6 de marzo de 2023

DUSTER. "Contemporary movement" (2000)


Que pedazo de grupo son Duster. Lo suyo es  para escribir y escribir, y no parar de elogiar una propuesta que parte de un slowcore siempre delicado, sin aditivos, completando sus canciones con el sonido de la guitarra que mece canciones que como la inicial "Get the dutch" te deja descolocado y porque no decirlo también, algo melancólico. 

Quien se puede resistir ante la belleza que rezuma "Operations", un islote donde frecuentar tus necesidades íntimas, un lugar donde fabricarte silencios para bebértelos cuando el ruido se pose sobre tus ojos acuosos. 

El trio de California es un despilfarro de emociones, de clases gratuitas para quedarte rendido como cuando das al play y suena "Diamond". Dejas la copa de vino sobre la mesa, sales a la terraza a ver el horizonte, las manchas del cielo, cierras el mirar, y te conviertes en parte de estas olas musicales que tranquilizan y te hallan como pasajero de una vivencia superlativa. Así son Duster, un gran secreto a descubrir, un grupo que milita en el silencio con suspiros siempre como arma declamatoria de abrazos ("Travelogue"). 

Sin estridencias, cargados de razones para que el aire se llene de un néctar gratificante, así suena ""The phantom facing me", y ese levedad inaudita que soporta aguaceros y resopla lirismo para a continuación hacer una especie de himno casi indie como es "Cooking" y esa melodía que te lleva rápido a la catarsis. 

Y así sigue pasando la escucha de este vendaval de tensiones contenidas ("Unrecovery"), de paseos por sombríos pasajes repletos de floresta apaciguadora. Y es cuando se acerca el final de este pedazo de trabajo, con la portentosa "Everything you see (is your own)", cuando te das cuenta de la conmoción que provoca su escucha, del placer que te socava, que llega al culmen con ese epílogo descomunal llamado "Auto-mobile". 

 "Contemporary movement" fue su segundo disco, el año pasado sacaron "Together", completando el cuarteto de los que tienes que tener sí o sí, porque lo que hacen Duster es para festejar sin duda. 


viernes, 3 de marzo de 2023

SOUL COUGHING. "Ruby vroom" (1994)

 


Vaya pasada de disco, y que poco me paré en su momento en él. La banda de New York dio el pistoletazo a su carrera con este soberbio "Ruby vroom", donde puedes encontrar funk, rock alternativo, extraño hip hop como ese pasote llamado "Is Chicago, is not Chicago", y toda una amalgama de sonidos de esos que dejan huella. 

"Sugar free jazz" es fusión relajada, con gaviotas de fondo, un delicioso geiser de ritmos que son una delicia de principio a fin. Si hay que ubicarles es en el mismo pupitre de escuela donde se sentaban combos como Fishbone, Living Colour o Primus. Se nota en tracks como "Casiotone Nation Live" o "Blueeyed evil", donde es imposible que tus pies se detengan. Gozada total.

En "Bus to Beelzebub" quien manda es el contrabajo y un sampler jazz de los años 50, y en "True dreams of wichita" se tranquilizan en una bacanal de murmullos relajados. Todo un disfrute, un compendio de sonidos donde resaltan las habilidades de un grupo que se atrevía a recitados hip hop como vemos en "Screenwritter blues" y el tono jazzy que te encuentras con el piano como instrumento protagonista en "Moon Sammy". 

"City of motors" es un puntazo donde el bajo se explaya y no se para y en "Uh, zoom zip", enarbolan su con destreza un abanico desmesurado de posibilidades estilísticas que son razones más que fundadas para gozar de esta banda tan peculiar. 

"Ruby vroom" fue el mejor de los cuatro discos que sacaron. Oído hoy, sigue siendo una fiesta su escucha. A gozarlo toca pues. 

                                                                                                


                                                                                                 

miércoles, 1 de marzo de 2023

GIRLS IN SYNTHESIS. "The rest in distraction" (2022)


 El segundo disco del trio post punk de Londres, viene a confirmar lo que ya sabíamos cuando escuchamos "Now here's an echo from you future": Girls in Synthesis son peligrosos. Peligrosos porque su sonido no se anda con chiquitas ("It's all beginning to change"), porque son broncos y su propuesta se escora más al punk que al post punk. 

Y es que teniendo como referencias a banda como Crass, lo que te puedes encontrar es burradas sin parangón como "Watch with mother". Porque la música de Girls in Synthesis está repleta de aristas; aquí no hay lugar ni encaje para melodías, ni para épica alguna. Lo suyo son los sonidos desbocados, las guitarras como cuchillos ("Total control"), junto a una sensación constante de que lo suyo es material inflamable. 

"Swallowed pill" es otra gema de esas que quema en las manos, un montón de insania vertebrada en una agónica sensación de detonaciones donde el tono sombrío de la portada describe a la perfección los males de los que hablan en sus letras repletas de voces que son alaridos: "Screaming". 

"My husband" es cómo encontrarse de golpe con las zonas más abruptas de Killing Joke y "Cottage industry", un homenaje bien merecido a todo lo que significo Crass. Todo "The rest in distraction" es un cúmulo de sonidos que inquietan ("To a fault"), una bomba de relojería de sonidos que apabullan de principio a fin. Música para el día después de la gran hetacombe, música para no dormir. 

´


lunes, 27 de febrero de 2023

EggS. "A glitter year" (2022)


 No hay que esperar mucho. Empiezas la escucha del disco y suena "Local hero" y piensas, ¿de dónde ha salido este grupazo? Vaya sonido. Como si en tromba volviera a nosotros toda la esencia del mágico sello Flying Nun, los galos han de EggS han hecho un disco que sienta cátedra. 

Guitarras que escuecen y emocionan, ("How it was before"), juego de voces de esos que te derriten al segundo de escucha, con una facilidad pasmosa para llevarte al huerto, para recordar como era lo música hace tanto tiempo ("Old fashioned virtue"). 

Me tienen fascinado. No paro de escuchar este breve disco de a penas media hora pero repleto de suspiros y de melodías perfectas, anclado en una máquina del tiempo donde todo es posible y donde se generan hits instantáneos de un confort espectacular, que levanta el ánimo al instante, como ese torbellino que se llama "Daily hell". 

Radiantes, luminosos, su sonido es un arcoíris de esos que deja caer pequeñas gotas de un agua que estremece y te deja absorto y feliz como "Certain smile" y ese poso ha Beat Happening que tiene. Hasta cuando bajan el pistón como cuando oímos "Turtle island" tienen la suficiente medicina para impactarnos con alegría. 

Pero es en temas como la furiosa a medias "Walking down to the cemetery road", donde aportan con su brío la dosis suficiente de feedback para levantar a un finado. "Crocodrile tears" y su pulsión de electricidad melódica que contagia, "Still life" y ese saxo que hace un agujero en las nubes para que te caiga un chaparrón de nostalgia gratificadora. 

No me puedo quitar a The Sound cuando suena "Silence Kills", y el final con "Masquerade" certifica que estamos ante una de las bandas con un presente enorme y un futuro a escribir. 



miércoles, 22 de febrero de 2023

DRIVE LIKE JEHU. "Yank crime" (1994)

 


Solo les bastó a Drive Like Jehu dos discos para forjarse una leyenda dentro del post hardcore. Dos discos y 5 años de duración como banda.  Porque tanto el lp homónimo como sobre todo esta barbaridad llamada "Yank crime", son dos artefactos de esos que penetran como una cuchilla. 

Rick Froberg y John Reis formaron una grupo que daba miedo. Influenciados por el legado de Husker Du, Drive Like Jehu fueron más allá, como lo demuestra la primera canción de este disco "Here come the Rome plows", catarsis explosiva sin parangón. 

El cuarteto de Oregón después de tanto tiempo pasado sigue haciendo que vibremos como cuando lo escuchamos por primera vez ("Do you compute"). Y es que sus guitarras afiladas, la distorsión que apabullaba y un extraño toque melódico que sólo se dejaba intuir ("Golden Brown"), componían un caldo de cultivo total para la agitación emocional. 

Podemos decir que Drive Like Jehu fue el puente para lo que más tarde nació como emocore. Se dejaba entrever en sus composiciones un poso de dramatismo, un extraño bucolismo agazapado tras un azote de guitarras ("Luau"). En su época, con Fugazi como foco catalizador, no fueron lo suficientemente visibles ni tuvieron la suerte para acaparar portadas, pero ellos, a lo suyo, consiguieron un sonido inigualable. 

"Super unison" empieza con un zumbido que se convierte al poco en una de las cimas de un imprescindible disco para los amantes de las sensaciones fuertes. Qué pegada que tienen temas como "New math", un geiser desbocado, con un batería, Mark Trombino, que parece que se va a romper los brazos en cada toque de baqueta. 

A Drive Like Jehu les gustaba especular con desarrollos largos en sus temas, que iban creciendo poco a poco, hacia una tensión que se inflamaba con paciencia como nos muestran en los 9 minutos de "Sinews".

En conclusión, un disco de esos que debes de tener sí o sí en tu discografía. No pasa el tiempo por él. Su sonido arrasa.