sábado, 23 de enero de 2021

METZ. "Atlas vending" (2020)

 



Con que chupinazo empieza "Atlas vending". Comienza a sonar la brutal y apocalíptica "Pulse", iniciando éste, el quinto disco de los canadienses y te quedas sin respiración. Sientes una tromba de agua que se te echa encima, un volcán de ácido, un montón de distorsión violenta que tiembla y te posee. 

Que buenos que son estos Metz. Ya les tiró el anzuelo el bueno de Steve Albini y grabó con ellos esa bomba que se llamó "Strange peace" (2017).  Y es que todo "Atlas vending" suena como una locomotora que es imposible parar ("Blind youth industrial park" y "The Mirror" son una buena muestra de ello). 

Se miran en el espejo de Nirvana, pero beben de un post punk que amanece tempestades, que vomita esdrújulas canciones de esas que son imposibles de olvidar ("Hail Taxi"). Y luego está el juego este que se traen con la estrangulación del ritmo, con sacarle el oxígeno, con llenar el aire de arsénico como comprobamos en "Draw us in". 

"Sugar pill" es machacona y retadora y "Framed by the comet's tail" es otra andanada de oscuridades mal criadas al albur de un ciprés terrorífico. "Parasite" es rápida y atosigante, y dejan para el final lo mejor, los siete minutos de "A boat to drown in", donde parecen mecerse en la misma cuna que los primeros Flaming Lips. 

De los mejores discos del año 2020, entra en el 2021 con fuerza y ganas de guerra, un disco repleto de tensión, de feedback, de volutas de fuego que te abrasa y te provoca llagas. Abrasadores. 



martes, 19 de enero de 2021

MEGA CITY FOUR. "Tranzophobia" (1989)

 


Recuerdo el pelotazo cuando me pillé el vinilo del segundo disco de estos ingleses, el incontestable "Who cares win" (1990). Eran los 90, y no se nos perdía ningún descubrimiento. Estábamos tan ávidos de sorpresas, que no parábamos de grabarnos cintas para compartir emociones enconadas, bravas fuerzas de distorsión. 

Mega City Four molaban porque su indie rock o pop punk levemente aguerrido estaba repleto de alicientes. Ayudaba la voz de su guitarrista y cantante Wiz, quien nos llenaba de un lirismo acogedor. "Tranzophobia" fue su primer disco, y ya estaban sentadas la bases de lo que iba a ser su prometedora carrera (vaya inicio con "Start" y "Pride and prejudice"). 

Se notaba que habían aprendido de carrerilla toda la discografía de Buzzcoks y The Damned. Vaya gozosa melodía de "Severe attack of the truth", para disparo a los cielos "January" y esa tormenta perfecta que se llama "Twenty one again". 

"On another planet" es punk belicoso pero siempre melódico, y Wiz se desgañita en "Things i never said". Festival de fuegos artificiales "Occupation", y  clamores de tensión que te atrapa en "Alternative arrangements". 

Mega City Four, eran como los Ramones. Todas sus canciones parece que sonaban igual, pero todas tenían algo que nos hacía levantar del asiento ("Promise"). Valga pues este artículo para recordar a uno de las bandas que nos hizo flipar en aquellos maravillosos años. Yeah!!!!!!


domingo, 17 de enero de 2021

MCENROE. "La distancia" (2019)

 


Estamos de cumpleaños. Ya son 10 años lo que Discos Pensados esta trajinando artículos, obsesiones musicales, goces y descubrimientos, catarsis y alguna que otra decepción. 10 años, parece que fue ayer cuando comencé esta andadura entre céfiros volantes de notas musicales, entre rumores de melodías y olas de andar por casa. 

A la par que escribía, la vida seguía fuera. Perdidas, el crecimiento de mi hijo, virus, nevadas, calendarios deshilachados, copas de navidad con telarañas, arrugas en la cara que el espejo despide con un "te vas haciendo mayor colega". Pero aquí seguimos. 3 artículos a la semana, 3 formas de expandir por el orbe de lo invisible mis querencias personales, de compartir sensaciones, de lustrar los lamentos con un buen bocado de música siempre al rescate. 

Para este momento aparece McEnroe, y su trabajo más emotivo. Slowcore de tristeza y lírica apaciguadora, tranquilidad de esa que te lleva de la mano a cerrar los ojos ("Seré tú"), o a pegar el oído a una nube extraviada como en la altamente emocional "La distancia del lobo". 

Ricardo Lezón sigue siendo el mismo que oímos en "Rugen las flores". Suena el viento, y viene la melancolía, los recuerdos del ayer, el vacío que dejaron los que ya no están, la tristeza que se inocula en las palabras ("Asfalto (libres los animales)". Se te ponen los pelos de punta. 

10 años. Bueno, ahora suena "Luz de gas". Otro certero disparo de tranquilidad que te arrulla, de suspiros al por mayor, densidad máxima en los latidos del corazón, que en "Cerezas" se convierte en un órgano que teje sonrisas en el vaivén de su movimiento locuaz. 

Siempre me gustaron McEnroe. Algo asi como nuestros Tindersticks a su manera. Resolviendo la ecuación de los enigmas con estrofas que son trofeos ("La vereda"). "Luciérnagas" es otro campanada ensordecedora, otro regalo para tus oídos. 

10 años, parece mentira que corra la vida como un galgo despojado de su instinto natural, solo siguiendo a lo loco lo que pide la biología. Seguir, seguir, seguir.... Y claro, para todo esto tenemos  que tener siempre una buena música de fondo.



jueves, 14 de enero de 2021

CIRCUS DEVILS. "Laughs best" (2017)

 


Circus Devils fue uno de los proyectos del mandamás de Guided By Voyces, Robert Pollard, que junto a Todd Tobias se embarcó en un proyecto que nos regaló siete discos todos ellos indispensables. Este recopilatorio de 30 temas y un dvd extra con clips bizarros, es todo un regalazo para quienes seguimos desde los 90 al bueno de Pollard.

Y es que nadie se espere encontrar en Circus Devils esas melodías cristalinas de Guided by Voices, ni ese sonido lofi tan característico del grupo. Circus Devils es sobre todo psicodelia, canciones oscuras, raras, pero afectadas todas ella de una atracción envolvente.

Fijémonos en creaciones tan explosivas como "The girl's will make it happen" o en la catarsis frenética de "Don't be late". "New boy"  parece sacada del "Tommy" de Who, y "Backwash television" es una sacudida de electricidad que da paso a "George took a shovel", otro puntazo de melodía radioactiva, de estribillos majaretas.

"When machines attack" es nerviosa y punzante y en "Cyclopean runways" nos viene a la memoria el sonido de Guided By Voyces. Tremendo. "Bad baby blue" se arrastra en un bucle infinito y "Ships from Prison to prison" te mece en una excavadora de ensueño.

Es increíble el calibre artístico de Rober Pollard, su constante flujo de canciones, la manera que tiene de comunicarse con esos fogonazos radioactivos. Porque estos 30 diamantinas secuencias de sonidos son todo una muestra de que a parte del sonido de Guided By Voices, Pollard tiene para dar y tomar.

"Correcto", "Girl in Space", o "Do the Nixon", son otras muestras de lo que no hay que perderse de este mago de las melodías eternas. Grande Pollard, muy grande. 



martes, 12 de enero de 2021

TOUCHÉ AMORÉ. "Lament" (2020)

 


Esto es post hardcore del bueno, de ese que cabalga a lomos de guitarras enloquecidas, pero que no pierde en ningún momento el aliento de tristeza, de tragedia que despiden unas canciones de esas que a las pocas escuchas, ya las haces tuyas (pedazo de inicio con "Come heroine"). 

Porque este sexto disco de la banda de Jeremy Bolm es quizás el que mejor condense una emotividad de esas que te subyuga, como ese hachazo medicinal del tema que titula el cd.  Vaya pasada. Los californianos saben seducirte con sus inclemencias de gritos y pasión (en "Feign" le piden a Bad Religion unos cuantos acordes para al poco volver a sonar como sólo ellos saben). 

Me encanta el tono radiante de "Reminders", y en la más larga de "Lament", "Limelight" con sus cinco minutos de rabia y pulsiones al límite, no hacen más que confirmar el poderío instrumental de uno de los mejores combos de post hardcore de la actualidad. 

Y cuando llega la singular y tranquila "A broadcast", te das cuenta de la capacidad de la banda para moverse en parámetros donde el binomio tranquilidad/devastación es un concepto con anchuras de miras. Te emocionas con la punzante "I'll be your host", y en la más rápida de todo el lote, "Deflector", siguen en la misma senda que tanto admiramos de Envy: la furia y la ternura, el hacha y la flor. 

La nieve aun sigue en el asfalto, el frio abocado a una lotería ganadora continua llenando las ventanas de arañas de estalactitas, aquí, ahora, a las siete y media de este martes de la segunda semana del año, noto el calor que provoca Touché Amoré, la energía a raudales, el festival del exabrupto perfecto. 


domingo, 10 de enero de 2021

MORPHINE. "The best" (2003)

 


Tras dos días sin parar de nevar, las calles son una enorme lengua blanca que se ve manchada por las pisadas y los meados de los perros. Durante dos días todo se ha parado. Se ha ralentizado la vida, no pasan coches, los niños jugando en las calle... En fin que hemos empezado el año con un tiempo glaciar, que me da pie a comentar esta pedazo de selección recopilatoria de lo mejor de Morphine. 

En estas 16 canciones se resume a la perfección el potencial de Mark Sandman y sus chicos, los ilustres Morphine, tan alejado de meterles en estilos que se puedan definir . El saxo, el bajo y la batería. No necesitaban nada más para urdir calambres de esos que te dejan tieso. 

Y es que en este "The best" nos encontramos lo mejor de Morphine. Desde "Super sex" y "Thursday", hasta el brutal sonido de "Whisper" y "Eleven O'clock".  Una perfecta selección para que no nos olvidemos de la banda del desaparecido Mark Sandman. 

Es un placer volver a toparte con "The Night" o con la catarsis de de "Pretty fale". La cadencia tenebrosa de "Sexy Christmas body mine", o el vacile trotón de Have a lucky day", todas son canciones inolvidables, pedazo de memoria que solidifica una forma de hacer música inigualable. 

El final con "You speak my language", pone el punto final a una vistazo necesario de una banda que nos regaló mogollón de momentos de esos que no se olvidan. Toda su discografía es indispensable. Mis preferidos "Good" y "Yes".


viernes, 8 de enero de 2021

MARLENE KUNTZ. "Ho ucciso paranoia" (1999)

 


Nieva en Madrid. Nieva como caen aullidos blancos desde cielos oscuros, nieva como que ya no existen los coches, como que los jardines se han convertido en embajadas de Moscu. Vaya goce para los sentidos. Un fin de semana entre el edredón de la música, los libros y el cine....

Que buena ocasión para recuperar a la mejor banda italiana de indie rock de los 90, Marlene Kuntz, todo un secreto a descubrir. Sonic Youth los inspiró y ellos nos regalaron canciones como la que inicia el disco, "L'Odio Migliori". 

Empezaron sacando discos en 1994, con el impactante "Catartica" para terminar su carrera en 2016 con "Lunga Attesa". En medio, una buena cantidad de producciones para flipar. Y es que el noise rock lo manejan a su antojo ("L'abitudine") y aullidos de electricidad como "Le putte". Aquí encontramos verdaderos hits de esos que hay vale la pena redescubrir como la tranquila "Infinità" o "Una canzone arresa". 

"Questro e altro" es un boomerang de ruido blando y en la cima de "Ho ucciso paranoia" nos topamos con "Ineluttabile", repleta de lírica y rencor. El grupo de Cristiano Gordano y sus chicos siempre miraban de reojo a los jóvenes sónicos, pero lo suyo es un simple mimetismo. Temas tan redondos como "Il naufragio", o ese poderoso disparo en plan Sugar que es "In delirio", nos muestran a un combo que no tiene nada que envidiar a todo lo que no nos perdimos de las islas o EEUU.

Nieva en Madrid. Pongo a todo trapo "Ho ucciso paranoia" mientras las paredes de los edificios se convierten en lienzo para que los dedos puedan escribir nostalgias improbables, susurros infinitos. Marlene Kuntz, grupazo.