jueves, 2 de febrero de 2023

DIE HAUT. "Die hard" (1989)

 


Pedazo de banda que fueron los germanos Die Haut. Provenientes de Berlín, colegas de Blixa Bargeld y de Nick Cave, cultivaron los incendios de guitarras en una carrera que tiene a "Die Hard" como uno de los platos fuertes, sin duda sobre todo por ese pedazo de versión que hacen del tema de la película "Psicosis", en "P.S.Y.C.H.O", que viene después de ese mordisco de distorsión llamado "Urge" (con Arto Lyndsay como aporte vocal). 

Grupo que se distinguió por su música instrumental, dotando a sus canciones de un punto de energía, donde predominaba sobre todo la labor de Christopher Dreher, el único miembro constante de una banda con múltiples cambios en su formación desde el principio. 

Las canciones de "Die hard", como ese torrente llamado "Coming through slaughter" parece que se construyeron para poner música a una película de tensión inaudita, de cráteres de argumentos repletos de aristas y efectivos aguijones. 

La guitarra de Rainer Light suena casi metalera en temas como "Aischa", creando toboganes sónicos inflamados y "Garden of Agony, part 2", es puro post punk tenebroso, lento, ciertamente peligroso. Recuperar a día de hoy a Die Haut, es dejarse llevar por los aires urgentes de sus composiciones ("Anschlag!"), ancladas en un desenfreno altamente disfrutable ("Gesprengte ketten"). 

Ya en la parte final del cd, "A shady haze of guenther", versión de Simon & Garfunkel, pone el colofón a un excitante trabajo, de una banda que dejó buenos discos a seguir (a destacar "Head on" de 1992 y "Sweet" de 1993). 


martes, 31 de enero de 2023

KAT ONOMA. "Billy the kid" (1992)


 Recientemente remasterizado, esta joya del rock independiente galo, vuelve de los lejanos 90 para llenarnos de dicha. Y es que Kat Onoma, es de esos grupos que deberían haber tenido más suerte, y que por venir de Francia, tuvo la mala fortuna de tener delimitado el campo de acción. 

La banda, comandada por Rodolphe Burger, tiene a sus espaldas 5 discos que son indispensables. y donde "Billy the kid" ocupa para mi, el primer puesto en cuanto a calidad y proyección. La verdad es que desde que empieza a sonar "The radio" y sobre todo "Le désert", te ves contagiado de esa manera de cantar y tocar la guitarra de Burger, junto al sonido de la trompeta de Guy Bickel ofreciendo un lienzo repleto de sugerencias y suculentas aristas. 

El disco, construido a partir de un texto del poeta Jack Spicer, es uno de las trabajos más importantes del rock francés de todos los tiempos. No es de extrañar con perlas como "The gun", o como la desértica "Will you dance?". Un festival de sensaciones lo que produce escuchar la vacilona "Riverrun", o esa colosal "The trap". La verdad es que uno se queda sin palabras. 

Uno de los puntos fuertes del disco lo encontramos en "Lady of Guadelupe", con una primera parte en castellano, para luego en inglés llevarnos por sendas de luces parpadeantes. Rozando el blues llegamos a "B. the k." para rematar el viaje con otros dos canciones de esas que se te quedan tiempo en tu retina auditiva, "Night way" y "The poplars", ambas un festín que quieres que no se acabe, redondas melodías, composiciones de esas que ya han pasado a la historia. 

"Billy the kid", de principio a fin, un disco que cualquier buen degustador del arte musical bien hecho, debe de tener en su discografía, para melómanos o simplemente para aficionados a lo bueno. Kat Onoma es tu grupo. 


domingo, 29 de enero de 2023

DEWAERE. "Slot logic" (2018)

 


Brutal lo de este banda de Lyon. Desde que empieza a sonar ese trallazo llamado "Get down", te ves abocado a sumergirte en este estallido de electricidad que producen estos burros que la verdad es todo un pasote de felicidad. 

Unas gotas de The Fatima Mansions, otra de Shellac, y mucha mala leche de noise punk y aquí esta el menú de una banda que todo lo que ha hecho hasta el momento es para flipar. Si no caes rendido cuando escuchas "Happy hour" es que te falta un poco de sensibilidad burra. 

"Garden" no deja prisioneros, es una estampida, una postal de colores aguacero, de distorsiones de esas que te dejan rendido, que te mecen entre abanicos de efluvios de locura. Como "The vase" y esa batería machacona que lo da toda por romper los tímpanos. 

El punto fuerte esta en la canción número 6 del disco. "Everybody's got to learn sometime", versión de The Korgis en plan punk. De las mejores versiones que se han hecho en la historia de las versiones joder. 

Luego la cosa no se calma. "St-Tropez in Summer" y su festival de bramidos, "Aye-Aye" y sus dos minutos de punk colosal, o "October" y esa sensación de que estamos ante una de esas bandas que seguro va a dejar huella. 

El año pasado sacaron otro pelotazo, "What is pop music anyway?" que viene a confirmar, que cuando los escuchemos debemos quitarnos el sombrero. 


viernes, 27 de enero de 2023

BERTRAND BELIN. "Tambour vision" (2022)

 


Como me gusta Bertrand Belin, Como disfruto con su voz, sus palabras, su música, siempre dispuesta para entrar en las rendijas de tus silbidos, en la navegación procelosa de las cosas que nos encantan. "Tambour vision" su último largo, es desde que se inicia con "Carnaval", un festival de sonidos para disfrutar. 

Pop, chanson, electrónica elegante.... Todo cae en "Tambour vision", con temas tan redondos como "Que dalle tout", repleto de poesía cotidiana, de festejos de sombras y luces lucero. Vaya pasote. "Tambour" es edificante, con su tecnología infantil, con su parquedad que sorprende. 

Desde hace tiempo Belin, instalado en un lugar donde la chanson se da la mano con el pop. no hace más que perpetuar su constante estado de gracia, y este "Tambour vision", continuación de ese otro gran trabajo que se llamo "Persona", vuelve a dar en la tecla perfecta, donde salen canciones como "T'as vu sa figure", más delicada, para un balneario de sonrisas, para un crucero de miradas. 

Luego nos topamos con "Alleluia" uno de los platos fuertes del disco y que pasa el testigo a ese pedazo de torrente lírico llamado "Marguerite". Imposible encontrar un momento de apatía en un conjunto de canciones redondas, bien elaboradas, donde es un placer bucear y hallar ese tesoro oculto llamado "Lavé de tes doutes". 

Luego "National" y después "Surfaces" y "La nouvelle" para confirmar que estamos ante uno de esos discos que se disfrute de maravilla con un buen vermut en la mano tomando el sol entre tórtolas o nubes de esas que pasan el tiempo mandando a paseo a la lluvia. 



martes, 24 de enero de 2023

MOVIETONE. "The blossom filled streets" (1999)

 


"The blossomg filled streets" fue el tercer disco de esta banda de post rock de Bristol comandada por Kate Wright y Rachel Brock, hacedoras de una liturgia de la tranquilidad repleta de lugares donde la calma se vuelve misterio ("Hydra"), donde las luces de la noche comparten sensaciones con instrumentaciones de ensueño ("Star ruby"). 

Ahora que el post rock ha pasado a mejor vida (salvando algunas excepciones), no está mal mirar atrás y fijarnos en las creaciones de esta banda que la verdad, después de tantos años son disfrutables por su forma coral de mimetizarse con la naturaleza, con las disgresiones instrumentales que fabrican tramando suspiros de tardes acechadoras de tranquilidad ("1930's beach house"). 

Quizás la militancia de Rachel en una de las bandas punteras del género, Flying Saucer Attack, la llenó de facilidad para expresarse de la manera que lo hace en Movietone, donde todo el engranaje musical funciona como una maquinaria resuelta a construir islotes de suspiros electrónicos y balsámicos. 

"Year ending" juega al militante escondite minimal y "Porthcurno" es una radiografía a cielo abierto de sonidos suaves que cauterizan suspiros. "In a marine light" con ese saxo reptante suena noctámbulo, como "Night in these rooms" y ese cáliz de una ternura exhausta. 

Movietone y el viejo post rock, y los viejos sonidos, y la acumulación de salmodias en pos de un mundo repleto de nubes y especulaciones singulares. 


domingo, 22 de enero de 2023

LAGARTIJA NICK. "El perro andaluz" (2022)

 


Quizás "El perro andaluz", tanto en lo musical como todo lo que rodea la gestación de este disco dedicado a poemas surrealistas del gran Buñuel que no tuvieron la suerte de ver la luz, de conocerse como fueron sus inolvidables películas, sea el trabajo más luminoso de Lagartija Nick.

Antonio Arias, en estado de gracia, se levanta y aúlla, entona así como un búho underground todas las palabras que como ciclones salieron un día muy lejano de las manos y el corazón del autor aragonés. "El perro andaluz", como el film, es una maravilla de principio a fin, uno de los discos más curtidos de Lagartija Nick, y el disfrute es máximo desde que empieza a sonar la soberbia "Palacio de hielo". 

La continuación con "Una jirafa/undécima marcha", no puede ser más colosal, pura poesía que aprieta sus manos sobre nuestros oídos, teñidos los cielos de niebla inconclusa, sólo queda dejarse llevar por lo que quiera la música. 

"Me gustaría para mí" (las libélulas)" es puro amor desbocado estrangulando juventud sin apenas apercibir el peligro de hacer daño y "Bacanal", sobre el martirio de San Bartólome es pura catarsis. Eric Jiménez, Codorniu y Machuca colaboran para que las canciones sean producciones de esas que son caligrafías eternas.

Suena un pequeño vals en "Polisoir milagroso" con su aire infantil y te metes de golpe en "Al meternos en el techo" donde la felicidad de la escucha pervive y te acecha entre melodías que rondan tus sueños como los gases siderales de los muertos que se recuerdan. 

"No me parece ni bien ni mal" son sonidos artesanales del pueblo, memoria de las piedras y las acequias, de los lugares que no se olvidan, de las gargantas secas. Aparece la voz de Buñuel en la extraordinaria "Pájaro de angustia" y ya sólo queda convertir el quejido en grito. 

Contando estoy los días para el concierto que el día 1 les traerá por Madrid. Si saben concretar en directo lo que se guarda en este disco, será una noche de esas inolvidables. 



viernes, 20 de enero de 2023

DECIBELLES. "Rock française" (2019)


 Vaya petardazo este segundo disco de este grupo de Lyon, donde confirman lo que apuntaban en su primer largo "Tight" (2017): posthardcore, noise, mala uva, con la voz naif e infantil de Fanny Bouland se atrincheran en un galimatías sónico que no deja supervivientes ("Noyée dans l'océan" y ese torbellino que es "Des gens qui tombent" son la mejor manera de adentrarse a este festival de buen ruido).

Pero hay más cosas. Matices, como la juguetona e impactante "Dérailler" donde se parecen a unos Deerhoof fuera de órbita, y ese festival de apasionado voltaje llamado "Manger son ex", pura adrenalina, arsénico para los días de bajón. 

Cachondos, juguetones, repletos de ironia y mala leche, descargan en "J'aime trop mon clito" (creo que sin saber francés se entiende a la perfección...)  un arsenal de como hay que hacer las cosas cuando se quiere generar devastación, punk con ribetes de risa, ácidas palabras y ración de mandobles por doquier. 

"Qu'est-ce t'as" es de las más destacables de un disco que no pierde fuelle en ningún momento, que está repleto de rabia e inquina, que te sumergue en un mar de proezas ruidistas ("Mauvaise plastique")  altamente disfrutable.

"SPM" y "Je suis seule" son el acabado perfecto para este corte pero intenso viaje repleto de decibelios, de mucha locura y dislate. Paroxismo sónico de ese que te dejará cerca de la conmoción.