sábado, 13 de febrero de 2016

FRANCO BATTIATO. "Le nostre anime" (2015)


Hacía falta una antología con este calado. Un doble disco donde repasar la carrera de este enorme artista; creador, hombre espiritual, con algunos temas inéditos y una buena ración de pop para mitigar con tranquilidad sobre los poderes curativos de un buen ramillete de canciones.

Franco Battiato forma parte de la banda sonora de mi infancia, luego le perdi la vista para volver a toparme con él y sus interesantes trabajos. "Apritti Sesamo", (2012), nos mostraba a un Battiato rejuvenecido, con ganas de dar guerra, con esa prominente nariz señuelo de un instigador, de un hombre que siempre ha estado en los márgenes.

Canciones como "Cuccurucucù", "Centro de gravedad", "Pobre patria" o "La estación de los amores", forman parte del imaginario colectivo, en una época, en los 80, donde el mensaje profundo de sus letras se coló en la lista de lo más vendido, haciendo una doble jugada, elevándose como una estrella pop, sin perder en ningún caso su singularidad, su visión crítica sobre el tiempo que nos ha tocado vivir.

En su larga carrera con más de 40 discos, bien merecíamos este pedazo de recopilación Se me ponen los pelos de punta cuando escucho la versión en árabe que hace de "L'ombre della luce"; una de mis canciones favoritas de Franco, que logra darle otra vuelta de tuerca más. Como la reconversión que hace junto a Mika de "Center of gravity" en clave de pop modernete.

Es en el segundo disco donde están las sorpresas. El track que titula el aábum, inédita, nos muestra a Battiato en plena forma, con la compañía de la Royal Philarmonic de Londres prestándole vientos y clasicismo. Colosal. "Lo spirito degli abissi", también nueva, es otra genialidad embaucadora, registro y palpito de una constancia en seguir el camino trazado desde hace ya tantos años.

Interesantes son también la revisiones que hace de temazos como "L'animale", o "Lode all'inviolato". Las inéditas son todas cúmulo de sensaciones a descubrir. "Stranizza d'amure" te hiela la sangre. Y los clásicos de toda la vida como "Testamento", no pierden ni un ápice la esencia, la fogosidad. Mi favorita, la más roquera, casi indie, "Shock in my town", de un ep que saco en 1998, y que es una alfombra eléctrica de distorsión.

Y es que Battiato puede con todo. El dueto con Antony en "Del suo veloce volo", es estremecedor, y volver a encontrarme con "E ti vengo a cercare" me hace volver a mis catorce años, cuando las bicicletas servian de cohete de evasión, cuando escondimos debajo de las piedras cartas de amor para la eternidad, cuando la vida tenia pocos problemas que resolver.

Maravilla para los oídos este "Le nostre anime". Un regalo sugerente, una forma de no olvidar a este genio tan interesante.





2 comentarios:

manolo.dj dijo...

Ufff, qué buena pinta, sobretodo por las "sorpresas"...

Johnny JotaJota dijo...

Tengo que oirlo, este artista me infunde mucho respeto. Apetece las inéditas y las revisiones. Un abrazo, my friend.