Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

martes, 9 de febrero de 2016

CLEARLAKE. "Cedars" (2003)


"Cedars", para mi gusto, fue el mejor disco de esta banda británica de britpop, con ramalazos de guitarras y dramas por doquier, cuarteto que se las arreglaba para destacar por su solvencia roquera, ("Almost the shame"), como para propinar suculentos menus de violines en "The mind is evil".

Me engatusan con ese brio mod en "Can't feel a thing", donde ponen la electricidad al servicio de unos coros, de una energía que ralla en himno. Olvidate de Coldplay. Clearlake tenían mimbres para no haber acabado su carrera con un trio de ases de discos. Pero, lo bueno si breve....

En "I'd like yo hurt you" se entretienen confeccionando un ramillete de fuegos fatuos devastando elementos decorativos de pop sinuoso. El cuarteto de Brighton cuando se pone furioso te deja sin palabras. Joder con "Come into darkness" y esos aires oscuros mientras los coros pedalean siniestros volcanes de lava interior. La leche con los de Brighton.

También te hacen arrumacos pop sesentero como en "Keep smiling", muy beatleliana, orfebreria cadenciosa, caligrafía sedosa, galimatías gracil envuelto en porcelana de esa que es un gusto palpar. Clearlake. No esta mal este trabajo de desempolvar viejos grupos, añejos discos. Nos damos de frente con lecciones tan excitantes como "Treat yourself with kindness".

Para terminar este tratado de pop, "Trees in the city". Otro maremoto de sensaciones compuestas de lirica y angostamiento. Como la portada del álbum, esperemos la tormenta, la angustia vital de los días, la frenética manopla del destino. Todo bien acompañado de gotitas de buen pop.