Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

lunes, 15 de febrero de 2016

SAVAGES. "Adore life" (2016)


Si ya "Silent Yourself", puso a Savages en la punta de lanza de una nueva redefinición de los canones del post punk, del rock abrupto, este "Adore life", viene a confirmar lo que ya muchos suponamos. Estamos ante un grupo que tiene mucho que decir.

Empezar un disco con el rocoso "The answer" como un enjambre de guitarras que se amotinan sin necesidad de nada más que la necesidad del ruido. Jehnny Beth sigue cantando como cortando con navaja. Se da el lujo en "Evil" de hasta chocar con una fértil cantinela de punk funk. Asi es "Adore life". Algo agrestre, duro, espigado, pero repleto de lugares donde detenerse y con el puño en alto poner las cosas en su sitio.

Los de Londres han revolucionado el gallinero. Son como raposos salvajes que quieren más y más sangre.En "Sad persons" es el bajo quien lleva las de ganar, supurando bilis en un tren hacia el infierno. Y el punto álgido del disco se encuentra en "Adore", el vídeo hay que visionarlo. Siousxie tendrá que estar contenta cuando lo escuche. La oscuridad es una excusa para construir un himno de esos que pondremos cuando tengamos ganas de pelear o de llorar.

Aquí no hay nada impostado, nada de cara a la galería. Savages suenan dificiles, se encargan de confeccionar un mapa sonoro donde esta prohibido la comodidad, ("Slowing down the world"). Y el cuarteto suena perfecto, como una máquina de producir siniestros bocados de espejismo. "I need something new", acojona, casi suena a Swans.

Y "When in love" es años 80, guiños sin parar a unos motores de depresivos encantamientos. Para el final quedan otros tantos de luces que necesitan de la demolición para seguir alumbrando lineas recta de detonación. "Surrender" seduce por su intrincado ritmo que navega entre inconformismo y rayas pegadas al albur de la medianoche.

"T.I.W.Y.G." y "Mechanics" ponen el punto y final a todo un viaje por el filo de un grito. Se han pasado Savages. Superar su primer trabajo parece que iba a costar. "Adore life" es artillería fina, es una punzada de rock vitalista, en crisis, con fuego en los ojos. A seguir los pasos de Savages hasta que el infierno nos alcance.


1 comentario:

miguel angel Crespo dijo...

La escena o como se llame está muy falta de guitarras y bilis nene. Que sí, que lo ligero es necesario pero... ¿sin sangre? sin sufrimiento no hay placer.