Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

domingo, 7 de febrero de 2016

FRANÇOISE HARDY. "La pluie sans parapluie" (2010)


Este disco hizo el 26 en la carrera de esta gran dama de la chanson gala. Hay queda eso. Desde que suenan los primeros acordes de la pop y alegre "Noir sur blanc" (música de Calogero) intuyes que estás ante algo grande. El reflejo de su mirada en la portada, el camino recorrido, la lucha feroz para acabar con el cáncer, hace que este disco sea uno de los más importantes de su discografía.

La lenta letanía de "Mieux le connaître",balada de dolor, salmo íntimo, da paso a la luminosa "Champ d'honneur", las bondades de una reconocible voz, el señuelo para seguir cabalgando sobre las estrellas pedales de la noche.

Alain Lubrano ejerce de fiel compañero en este transitar por la introspección, La que titula el disco es puro años 70, cerrar los ojos y recordar "Et si  je m'en vais avant toi". Festín de cuerdas ignorantes de la tristeza, mirar a la cara la costura de los sentimientos y seguir en píe día a día, pese a quien pese.

Hardy no pierde la oportunidad de recordar a sus amigos ya idos, a los que hicieron la maletas para poblar las nubes de silbidos. "Les pas" esta dedicado a Alain Bashung, quien colaboró con la artista en el disco "Parenthèses", pura agitación pop, para acordarnos de otro grande.

También hay tiempo para hallar a la Françoise Hardy más barroca, como en "Je ne vous aime pas", y serenidades que rayan la saudades ("Esquives"), para lograr que tu emoción suba termómetros. "Mister" de La Grande Sophie, es otro punto álgido de esta lluvia que no para, melancolía a raudales, carantoñas densas para alegrarnos los malos días.

Una superviviente Françoise Hardy que sigue al pie del cañón, que seguirá hasta que sus cuerdas vocales deseen un descanso de agua clara, o una biografía para compartir pedazos de labios del ayer. "Memory divine", en ingles, con Jean Louis Murat, es otro pulso increible, otra bella exposición del saber de esta artista.

Ojala nos queden muchos discos que escuchar como este, que venzan calendarios y calamidades. La belle chanson, la belle femme, le grand douleur....




2 comentarios:

manolo.dj dijo...

Ya sabes que subo muy lentos los peldaños del "Palacio de la buena música", y en mi ignorancia, creía que esta señora había dejado de grabar hace décadas. Voy raudo a la caza de este disco; seguro que el reencuentro merece la pena... Ya te contaré. Abrazo!!

Carlos dijo...

Amigo Manolo, y no es este su ultimo largo. En 2012, sacó "L'amour fou", que tampoco te tienes que perder. Una gran dama, una voz de sobrecoge. Ya me cuentas