martes, 16 de julio de 2019

MISHIMA. "Trucar a casa recollir les fotos pagar la multa" (2005)


Mishima siempre será uno de los grupos más emocionantes que tenemos por estos lares. La banda de Barcelona comenzó su carrera discográfica con "Lipstick traces" en el año, 2000, y este "Trucar a casa..." fue su tercer disco. Ya olvidaron el inglés de sus principios (salva la excepción de "Every second"), para hacer del catalán une lengua repleta de margaritas y nubarrones que sudan escozores de ojos.

Y es que no puedes más que rendirte cuando das al play y te posee "Un altre divendres", con su ternura que se va a romper, con su delicado movimiento de tierras internas que te dejan apaciguado y repleto de sueño. "Em dius adéu", es acústica hasta el dolor y "L'ombre feixuga", una de las mejores composiciones del grupo de David Carabén y sus colegas, te deja henchida el alma de gotas de rocío.

"L'estrany" parece sacada de un disco de Dominique A,  "El moment que no surt mai a les cançons" te deja perdido en un túnel donde la noche amenaza a los días, a las caricias infundadas, al breve mosaico de la melancolía. "Miquel a l'accés 14" es una entrañable canción de pop que te sube el ánimo, que te enzarza en bonhomía para en "Una vida tranquila" sentir el frescor de un otoño de pianos clarividentes, de lujos de andar por casa.

Luego "El record que no has cridat" y "Sant pere" ponen el punto final a otro de esos trabajos que se pasan en un refilón de deseos, en un cantar las cuarenta a tus urgencias vitales por hallar en la música un medicamento ante tanto hastío y nubarrón.

Mishima, que grandes. Voy a ponerme deberes este verano, empaparme de su directo "Ara i aquí (en directe)". Ellos lo merecen.


domingo, 14 de julio de 2019

LUNGFISH. "Feral hymns" (2005)



Las canciones de Lungfish se reconocen con facilidad. Uno de los grupos más importante del sello Dischord (el hogar de Fugazi), construyó a base de la repetición, de ritmos lentos y con acordes que parecen bucle,  una maquinaria perfectamente engrasada para escuchar junto a bandas como Jaxbow o The Nation of Ulises. .

Oír "Time is weapon of time" es quedarte pasmado con su ejecución minimal, clones que se bifurcan en un entramado de gritos siempre sin demasiada garra para volatilizarnos. Punk destructurado, combativo y con las cosas claras, a Lungfish hay que apreciarles por su andamiaje regio, ("Wailing like dragons").

"You are the war" es otro cóctel de esos que te enfría la sesera, una ensalada de rabia envasada al vacío, confeti de luciérnagas oscuras, tensión siempre a punto de estallar pero siempre controlada. Daniel Higgs y sus chicos se lucen en el empeño de fortificarnos con su sonido lineal ("Way-out is the way out"), carantoñas de hierro y cadencias de un slowcore extremo, moribundo, desgraciado.

Reconozco que hay ocasiones que te crispan los nervios  (vamos ya por la canción 8, "Sing", y esto es todo igual), pero así son ellos. Envolventes en ácido corrosivo ("Interdimensional seams"), voraces con picadura mortal ("Sweet nucleus").

Lungfish ya no están con nosotros. Su despedida fue "A.C.R. 1999", otro como no, conjunto de canciones rotas y depresivas.


miércoles, 10 de julio de 2019

DRAHLA. "Useless coordinates" (2019)


¿Quién ha dicho que no hay vida después de Sonic Youth? Oyendo a este joven trio de Leeds, te das cuenta que aun te pueden cautivar con un ruido hábilmente estructurado, con composiciones que divagan y tienen fuerza, que son como un martillo percutor que te atrapa y te pide más ("Gilded cloud").

Poco más de media hora para un disco donde Luciel Brown, la cantante y guitarrista de la banda, lleva las riendas con su artrock incrustado en un noise avasallador, acompañado a veces por un saxo que se te mete en las neuronas por las rendijas de pensar, como en la brutal "Serinity".

Canciones que raspan, que cortan, que se valen de su poca duración para estallar como un volcán repleto de colores, de cienos, de disgresiones rítmicas ("Pyramid estate"), donde el saxo es pura anarquía en un crisol salvaje de viento asesino. El disco transpira ferocidad, arrogancia, frescura, y los guiños a la juventud sónica ("Stimilus for living") son como un dulce caramelo que te seduce y te araña.

La más no wave del lote, "React/Revolt" es pura adrenalina,con el saxo como protagonista en el comienzo de la canción más larga del cd, y donde al poco, la banda escupe su soflama de rock con aristas, diseñado en un laboratorio de ideas de altos voltaje, penicilina artística para el alma.

Otro de los puntos álgidos de "Useless coordinates" es "Serotonin level", otra inyección de espasmo y detonación, electricidad no controlada, pegada al límite del huracán. Sin duda va a ser uno de los lanzamientos del año, por su hondura, por lo que ofrece, por la fogata de ardor que prometen.

"Twelve divisions of the day" es arisca y amenazante, una voluta de trueno esparcida al azar por un campo de tensiones que crecen a cada instante, un boomerang que te perfora y te acribilla, con sus constantes paradas y sus envolventes gritos de ciega pulsión.

Y con pena porque se acabe tan pronto esta aventura sónica, se sacan de la manga algo parecido (solo parecido) a un hit, la vibrante y cautivadora "Unwound", un terremoto sedicioso, donde Luciel sururra y te colapsa, en medio de una eficaz instrumentación.

Drahla, de momento ya tengo mi disco del verano. Para ponerlo sin parar, para achicharrar el aparato reproductor, para podar calmas. Un torrente de energía de esas que son necesarias como el respirar.


lunes, 8 de julio de 2019

SIGUR ROS. "Kveikur" (2013)


Este disco supuso el abandono de la banda por parte de Kjartan Sveinsson, pasando de cuarteto a trio, y recuperando el pulso con la parte más eléctrica y post rock del pasado discográfico de una banda que siempre tuvo motivos para impresionarnos.

En la inicial "Brennisteinn", se ve que Jonsi y sus chicos seguian especialmente concienzados en su opera especial de dramatismo y sensibilidad. "Kveikur" es la parte ruda de su anterior "Valtari" (2012), y se nota en cada composición, la voluntad de la banda por armar sus canciones desde toboganes de densidad máxima ("Hrafntinna").

Cuando se ponen tiernos y evocadores, se arman de cuerdas para diseñar bosques de renos y nieves volanderas para hacernos soñar, como en la preciosa "Ísjaki". Delicadeza y hondura, fragor de niebla y porcelana para llevarte muy lejos. "Yfirbora" es una sinfonía de cuerdas que estrangulan el ruido, un bálsamo para bajar fiebres y estados carenciales de derrota.

Nadie como Sigur Ros para esculpir sobre el hielo canciones que parecen que jamás se pueden fundir. "Stormur" es post rock marca de la casa, con reflexiones instrumentales largas, identidad de una banda que ha sabido marcar el hit de crear su propio universo. Entre aullidos de música industrial, se sacan de la manga la que titula el cd, una burrada sónica, una sideral especulación repleta de cefiros de lamentos y ordalías sentimentales.

También se atreven, ya que se ponen, a tontear con el post punk en el imaginativa "Rafstraumur". Para terminar el reino de las nieves, "Var" clasicismo y tensión para un epílogo que como todo disco de Sigur Ros nos deja dulcemente fríos.


viernes, 5 de julio de 2019

JON SPENCER BLUES EXPLOSION. "Orange" (1994)


¿Quién me iba a decir a mi que cuando asistí al concierto de Jon Spencer  (ni dios aun le conocía por estos lares, en la sala Revolver, con apenas 30 personas, y entrada gratuita), se iba a convertir con el tiempo en el animal más salvaje del rock mugroso y polvoriento que ha dado la escena musical en estos últimos años.

Basta ponerte "Bellbottoms" y "Ditch" para que de cabeza caigas rendido en este su tercer disco, inflamados los pies, soltando amarras desde una colina vendedora de sudor y radiación anímica. Acompañado por Russell Simins y sobre todo Judah Bauer, la deconstrucción que Jon Spencer fabrica del rock es como para no perdérsela ("Dang").

Jon juega con el blues y el soul, se rompe para subir como un trueno por una escalera que te lleva a los albores donde nace lo primigenio del rock ("Very rare"). Y mientras tú, de tanto subir el volumen estás por comprarte otra cadena musical de tanto uso y abuso ("Sweat").

"Cowboy" bucea en los abanicos de la tradición más blusera, para en la que titula el cd subirnos la moral con borbotones de luces que luchan por amenazar la oscuridad perpetua. Todo un lujazo que me impide dormir la siesta en este viernes donde el calor aprieta, y la hora, las 4, te pide descanso y algo de sopor.

Pero me resisto. Hoy (¿será por el fin de semana que acecha?) tengo ganas de motines de rock, de depravación y musgo en la garganta ("Brenda"). Y cuando se pone chulo el colega, no le gana nadie. Que se despeje la pista, que salten los fusibles, que se entone gritos de lobo en celo, Jon saca su chillido y los colegas le acompañan en la fiesta. "Dissect" es la culminación de uno de sus mejores discos de su provechosa carrera. Aquí no hay freno, ni parada para descansar, aquí hay ritmo y depravación.

"Full grown" es otro rock de esos que te hace estremecer. Vacilón, impulsivo, repleto de aristas y feedback. Joder, como para sobar que estoy ahora. Un disco de esos sin discursión, un amasijo de entrañas y rock. Jon Spencer Blues Explosion. Mi máximo respeto.



miércoles, 3 de julio de 2019

NO AGE. "Snares like a haircut" (2018)



No Age no defraudan. Desde que sacaron "Nouns" (2008), no he parado de seguirlos, de hacerme con su discos rellenos de bendito ruido siempre con alacenas donde puedes encontrar colonias de shoegazing, noise rock en forma de hortensia y una pegada que siempre les acompañó.

Así que "Cruise control" es como volver de nuevo a girar en esa rueda donde todo se repite con frenesí y constancia, galimatías de fiebre y buenas melodías ("Stuck in the changer"),  torrentes de efectividad punk con parada y fonda en lo mejor de los 90 ("Drippy").

Hasta los experimentos que parecen gaseosos como la shoegazing "Send me", te provoca nada más que la escuchas una leve sonrisa de goce por saber que aún es posible comprar música a día de hoy que puede hacer excitar tus sentidos.

La que titula el cd es una instrumental y juguetona concatenación de minutos tecnológicos, para en "Tidal" volvernos a enfurecer con sus salpullidos de guitarras, con sus escupitajos de noise para no dejar a nadie indemne. Insolentes aparecen con "Soft collar frad" para en "Popper" sonar más setenteros que nunca.

Luego vuelve a resurgir el eco de Pavement ("Secret swamp"), las caricias ruidistas de "Third grade rave", para terminar en todo lo alto con el himno épico "Primitive plus". Otro disco pues más para la colección de postales desde el andamio donde se vislumbra el caos y la resurrección.


domingo, 30 de junio de 2019

JENIFEREVER. "Choose a bright morning" (2006)


Basta con escuchar el primer tema del primer disco de los suecos Jeniferever, "From across the sea", para que no puedas desprenderte de su hechizo. Te lanzan el anzuelo, te dicen que si quieres melancolía, que si te gusta esos estados donde la tristeza se toma un descanso con la calma, y tu caes, como no, rendido en este entramado de minutos donde todo es recogimiento y silencios.

Guiñan un ojo a Sigur Ros y te regalan "Swimming eyes", una crisálida rota por una lágrima, pasos de un piano que se rompe, la banda que te toca el corazón mientras tu mano se acerca a la cadena y vuelca sus dedos hacia una subida de volumen para expandir este mapa de los sentimientos que te dejan sin respiración.

Así eran Jeniferever, banda que en 2011 se despidió de nosotros con "Silesia", y que en este su primera incursión discográfica nos deja anodadados, con su floritura instrumental, con sus rosas que pasean entre jardines de rumores y espinas siempre invasoras ("Alvik"). Y es que este disco es para escucharlo en horas puntas de silencio. Hoy después de comer, lave los cacharros, salí a la terraza con 40 grados en el exterior, dejé la copa de vino en el poyete del sentir, y de la cocina me llegaba el sonido de "A ghots in the corner of your eyes". Sentado en el calor, me enfriaba la serenidad de Jeniferever, su nostalgia no impostada, su post rock sentido.

Los once minutos de "Winter nights" me han llenado de ojos cerrados, como "The sound of beating wings" y su grandilocuencia interior, su pose de instrumentación cadenciosa, de estrellas caídas al albur de un deseo. "Marks" es otra nota de polvo disuelto por una palabra que al pronunciarse se acerca a un cielo poblado de nubes con forma de estrellas.

Así es este "Choose a bright morning". Un delicia de principio a fin. Delicado como "Magdeleno" y ese estremecimiento que provoca, o como finalizan el lp con "Opposites attract", otro aguijonazo que te deja en los huesos.

Pedazo de banda que hay que recuperar, grupazo para expandir las lunas eternas, los susurros que te dejan impávido, rocas caídas en el bosque de las esencias, donde crecen flores a pesar de las puñaladas de estío....