Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

lunes, 4 de julio de 2016

THE MONOCHROME SET. "Volume, contrast, brilliance: unreleased & rare vol. 2 (Demos 1978-1991) (2016)


Todo un lujazo el volumen 2 repleto de rarezas y primeras grabaciones de este gran banda que apareció a finales de los 70 pergeñando unas buenas sacudidas de rock independiente, sin casarse con nadie, abanico de pop, guitarras de porcelana, con Bid y Lester Square llevando la batuta con acierto.

The Monochrome Set nunca tuvo la suerte de The Smiths. Ni falta que les hace. Los londinenses se forjaron su leyenda a hurtadillas con temas como "Something about you" (aquí versión 1985), o canciones de proto post punk, como "I wanna be your man".

Este volumen de rarezas, que sigue a uno que sacaron en 1983, tira de la generosa cantidad de discos que atesora el grupo para perdernos en lozanías tan chulas como "Cilla black" (1983), donde seguro que Morrisey miró mil veces para dar el empuje definitivo a The Smiths.

Nadie como The Monochrome Set para jugar con las melodías,para garabatear signos en el aire con sus escozores de fiesta sin acabar, ("Reach for the gun"), o ordalías de garage psicodélico como "Fly me to the moon" (versión 1978).

Cuando más me gustan The Monochrome Set son cuando se hacen dandys sin escrupulos, ("Love"-1985). No me extraña que combos como The Divine Comedy o Pulp les tengan como grupo de referencia. Hay veces que parece un grupo de rock con guiños a los 70, "I want your skin",  y otras como "White lightning" donde son pura new wave.

16 canciones donde regodearse y vitorear las multiples caras de una banda genuina, sin la que es dificil comprender la situación de la musica independiente de los 80-90. "Bella Morte" es pura adrenalina, y "Swing" (año 1986), un pegote de pop con marchamo de hit imperecedero.

Para el final las dos más recientes, año 1991, "Black are the flowers" y "Jack", donde se ve ya una depuración en el sonido, un paso más en la evolución natural del grupo. Sirva pues este disco de rarezas para sacar del baul de los recuerdos discos tan recomendables como "Love Zombies" (1980) o "Dante's casino" (1990).