Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

martes, 19 de julio de 2016

BOB MOULD. "Patch the sky" (2016)


Vuelve el guerrillero de Bob. vuelve uno de los padres del hardcore melódico, padrino de los 90, unos de los artistas que con Sugar llegó a una cumbre que a mantenido en su carrera en solitario y con este "Patch the sky" se ha elevado a la cúspide total.

Tan solo con escuchar la contudencia de "The ends of things" está todo dicho. Acero en las guitarras, su voz a borbotones y la melodia siempre como eje principal, basalto y voltaje que te emociona y enerva.

Si "Beauty & Ruin" era bueno, este "Patch the sky" es mejor. Los 90 en una cápsula espacio tiempo de recuerdos buenos. No paro de tararear "Hold on", el disco ya me lo meti en el mobil, suena en casa como disparos certeros mientras el calor arrea fuera y el aire acondionado se mezcla con la voz de Bob, barítono de los desgarros.

"You say you" es desde ya una de mis canciones favoritas de este bochornoso verano. Lo mismo que con Sugar, ardiendo con una estructura que te pide subida de volumen, minutos de pasión desaforada mientras a kilos recibes el sofoco de una de las mejores generaciones musicales de la historia de la música.

Baja la caña con la sensual "Losing sleep", pero la electrocución sigue con "Pray for rain" una quimera hecha realidad, la contudencia y el fantasma de Sugar mientras Bob sigue con su poderosa garganta desgañitádose entre luceros de fuel y abrasión.

No me canso de escuchar "Lucifer and God". Sé que si en vez de cuarenta y tantos años tuviera 20, ahora mismo estaría encerrado en la habitación, pensando en romper con todo, moviéndome con espasmos, hasta llegar al sudor de la juventud que arde, dislocando la voz mientras noto que la ventana se mueve y baila al compás de este motín sónico que cada vez que lo escucho me gusta más.

Esta claro que la madurez le viene bien al ex-Husker Du. Hasta suena rock pesado en "Daddyâs favorite". Una de mis preferidas, casi al final, "Black Confetti", medio tiempo que reparte estopa, luciérnagas con mascaras de gas, lujuria indie, ostias de tormentas.... Bestial. Melodía made in Mould.

Y para terminar "Monument", pausada y ritmica, efectiva y medicinal. Creo para nuestro bien, que tenemos Bob Mould para rato. Se aconseja darle caña a tu equipo en la escucha de este pedazo de lp.