Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

domingo, 31 de julio de 2016

SCOTT WALKER & SUNN O))). "Soused" (2014)


¿Qué puede pasar si se junta un taumaturgo de las obsesiones más negras como Scott Walker (discos como "Bish Bosch", asi lo atestiguan), junto a unos cenobitas de Satán como Sunn o))), los maestros del drone?

En la primera canción de este "Soused", queda todo dicho. "Brando" y sus ocho minutos de flagelaciones minimalistas, de guitarras que amenazan, de latigos que parecen perforar los cielos. Scott a lo suyo. Se hace preguntas, vive hacia dentro, perorata para cuando le viene en gana, hacer de tenor de una ópera donde él pone el drama y Sunn o))) el apocalipsis.

"Soused" es un ejercicio brillante de valentía oscura, una manera más que tiene Scott Walker de sentar cátedra desde la más profunda oscuridad. Y Sunn o))) se ajusta perfectamente al mensaje de Scott, teloneando la misa negra del dolor con burradas sónicas como "Herod 2014", drones y brujas, Walker que mira el vacío antes de tirar por el acantilado arrastradas palabras que se quedan en la bronca de un eco. Miedo. La noche del fin, y el mundo visto desde la negritud de la portada de "Soused".

Más de 70 años Scott Walker y aun le aguanta el cuerpo para destrozarnos el ánimo con la explosiva "Bull", casi un hit de la desolación, un canto de cisne negro, con la voz teatral que llama a Sunn o))) para vivir en una catarsis colectiva, industrial, plegarias que se detienen entre credos sin fe, ganglios en el sol, la mano que mece la cuna no tiene dedos, empiezan los lobos a aullar....

5 largas canciones componen esta radiografía de la exaltación de la noche, de los desvaríos imprecisos de un alma que no se conforma con el silencio, que necesita expresar su caos interior. "Fetish" es decadente, se arrastra entre secuencias de bombas íntimas, se yergue como un barco que no suelta el ancla, que navega entre el frío y el dolor.

Para terminar, "Lullaby". Una fuente de agua corrompida. Una amenaza. Como para poner banda sonora a un film de terror aun sin construir. Repica Scott, repica su goznes mientras los chicos de la capucha miran para otro lugar, se tatúan en sus calvas cabezas estrellas de muchas puntas mientras Walker no deja de plantar rosas negras en su jardín particular de las delicias. Oscuridad divino tesoro, Walker canta, el mundo se para.... No perderse el vídeo.