Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

domingo, 24 de julio de 2016

THE BIG PINK. "A brief distopy of love" (2009)


El disco de debut de esta banda inglesa fue la ostia. Basta con pararse en las dos primeras tracks del cd, "Crystial visions" y "Too young too love" para caer rendido en este bálsamo de electro rock con patillas y voltaje máximo. Si, la primera impresión es la que vale, y los chicos hacen de brit pop una excusa para sacudirnos con baile y frenesí.

Hay motivos suficientes para creer en este duo londinense, formado por Robbertson Furze y Vicky Jean Smith. Su música se te enreda en la cadena y te pide marcha. "Dominos" es chula, predomina en ella el recuerdo de Madchester, las largas horas de baile mientras tentabamos a la suerte con noches sin fin.

"Love in vain" es romanticismo brit, ojos rasgados por las tristeza que dan paso a "At war with the sun", un single en toda regla, unos minutos de colapso para llenar tu coche de marcha, de olores a The Charlatans o The Stone Roses. La cosa funciona.

Hasta la electrónica "Velvet" tiene su gracia sumergida en una vaho de ternura y envueltos ritmos que te dejan en silencio. La nota bailongo la pone "Goldel pendulum" para no parar de tensar cuerdas, neones y un par de tragos y todo bien. El club del baile y yo con ganas de soñar...

Como "Frisk" y su elegante coartada para que sintamos sobre la piel el tacto del hielo cuando se quiere hacer agua sobre nuestros antojos. Si, aunque solo sacaron un lp más en el año 2012, "Future this", este "A brief distopy of love" es toda una máquina de baile compungido, un ariete de electro rock, una bacanal de máquinas locas. Para seguir sudando en este verano que nos presiona.