Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

viernes, 8 de julio de 2016

RACHID TAHA. "Bonjour" (2009)


"Bonjour" fue el octavo disco de este argelino afincado en Francia. Y como todo los trabajos de Taha, el disco es una mezcolanza de sonidos árabes, con dejes sin cosméticos de pop, fusión en perfecto engranaje para gozar de este francotirador festivo.

"Je t'aime mon amour" está dedicada a un colega y en "Mokhtar" con sonidos sintetizados, habla sobre la vida de un vagabundo. Taha siempre ha sido un artista comprometido, repartiendo mandobles ante las injusticias que salpican la vida de los más débiles. "Bonjour", no podia ser menos, y es un altavoz donde se alivia su voz de denuncia.

Hasta se acerca a una especie de country de arenas movedizas en "Ha baby", para en la que titula el disco con Gaëtan Roussel, escurrirnos con motivos sinuosos entre grados de agitación y desmesura. Taha utiliza "Mabrouk Aalik", para hablar de sobre la mala relación de los árabes con los judios.

El que en su dia nos aluzinó con esa pedazo versión de The Clash, "Rock El Casbah", sigue en plena forma, captando esencias. El compromiso de Taha es total. No es la primera vez que ha criticado a Francia, su pais de adopción, por sus politicas en las barriadas, o sobre el auge de la extrema derecha. El rock aparece en "It's an arabain song", sobre la actuación gala en Argelia cuando ésta era colonia.

"Sélu", con toques de flamenco, y la canción de amor "Agi",  pone el punto final a un disco entrañable, de lucha, de convinción. Que la lucha continue.