miércoles, 5 de octubre de 2016

COLD WAR KIDS. "Robbers & cowards" (2006)


Menudo disco de debút que se marcaron estos californianos. Desde que suena la rimbombante y eléctrica "We used to vacation", y la buclkeriana "Hang  me up to dry", no puedes más que aseverar que Cold War Kids construyeron en este "Robbers & cowards" un amasijo de melodías apelotonadas en un dramatismo de catarsis eléctrica.

Rock bien ejecutado, con ínfulas traviesas, con recovecos donde permitirse entrar y salir en tromba ("Tell me in the morning"), o esparcir polen de fantasía épica ("Hair down"). Indies que no van de postin, que basan su credibilidad en composiciones que son un abanico de espuma sonora, aires que a veces son acompañados de piano "Passing the hat", y otras como "Robbers" juegan con delicadeza en un columpio de sensualidades.

La verdad es que este "Robbers & cowards" es un disco altamente disfrutable, un rayo de luz, un sol que se emancipa de las tinieblas con buenas dosis de lava siempre controlada. La banda sabe a que juega y disfruta con su abanico de posibilidades.

Les gusta las teclas, también la conmoción de las guitarras ("Hospital beds"). Quizás uno de los nombres que se me viene a la cabeza cuando les escucho es a Wilco. Cada uno a su manera tienen suficientes instrumentos en su haber para con sus credenciales matizadas y cuidadas llegarte a impresionar.

Y dejan para el final lo mejor con los once minutos de "Rubidoux", un calambre bien tensado, una cuerda al cuello de la comodidad. La última noticia que tuvimos de la banda fue en 2014 con la publicación de "Hold my home", que sin alcanzar la tensión de esta primera obra, sigue manteniendo interés.


3 comentarios:

Johnny JotaJota dijo...

Muy buen disco, efectivamente, este debut. Pues el segundo todavía me gusta más y pasó casi desapercibido. Abrazos.

Johnny JotaJota dijo...

Muy buen disco, efectivamente, este debut. Pues el segundo todavía me gusta más y pasó casi desapercibido. Abrazos.

Carlos dijo...

Me han gustado mucho. Frescos como una lechuga, contundentes como un buen copazo de sobremesa. Saludos