jueves, 26 de mayo de 2016

NEIL YOUNG. "Le noise" (2010)


Sólo le hizo falta al bueno de Neil Young un amplificador y su guitarra distorsionada, para a sus 64 tacos regalarnos para los oídos este disco donde el icono de tantas cosas se nos mostró desnudo, salvaje, desde el inicio con "Walk with me".

El canadiense busco para la producción a Daniel Lanois, y claro, la apuesta era tan firme y segura, que cada una de estas ochos gemas del disco son como un recordatorio para quien escuche este disco dentro de 20 años, que la evolución del rock independiente de los 90, le debe mucho a este pedazo de artista.

"Le noise" es un disco sin artilugios, frontal, que penetra hasta el fondo con distorsiones como en "Sign of love", donde te ves empujado por una corriente frenética de agitación y pavor. Y es que a cada paso de surco que das por el disco te encuentras con clásicos de esos que hemos oido toda la vida en Neil Young, que soportan el envite del tiempo con toneladas de electricidad y con garantías de rubor.

"Someone gonna rescue you" se mueve entre la calima y la fiebre, entre la psicodelia y los apuntes olvidados en una botella para que navegue por los frondosos y salados mares de nuestra memoria. Este militante pacifista, este tahur de expresiones rudas, quiso hacer todo un homenaje a esa forma tan suya de irradiar rock sin adulterar.

Se nos muestra íntimo en "Love and war", para con "Angry world" llevarnos a su huerto particular con este autentico hit lleno de efectos y luces que iluminan calles de ecos ensordecedores. "Le noise" parece como un autotributo a una carrera repleta de tormentas eléctricas. Un bálsamo de madurez y resistencia. "Peaceful valley boulevard" son siete minutos de ensimismamiento acústico y el final con "Rumblin'" es una bocanada de sugerencias de un artista que esperemos siga muchos años dibujando en el cielo estelares trapos de distorsión.



2 comentarios:

Johnny JotaJota dijo...

Un discazo muy criticado. Solamente podría hacerlo con esa edad el más grande. Abrazo, kamarada.

Carlos dijo...

Pues amigo Johnny no entiendo las críticas. Un soberbio disco para un tipo que sobrevive con dignidad en el a veces espantoso mundo musical que nos rodea. Nos queda Young, COhen, iggy..... Abrazos