Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

martes, 17 de mayo de 2016

LNZNDRF. "Lnzndrf" (2016)


El enigma del nombre reside en sus consonantes. Miembros de The National (los hermanos Devendorf)  y Ben Lanz (Beirut) deciden formar un grupo y coger letras de los tres para ponerla sobre un extraño sol marciano y dotar al disco de una buena dosis de kraut, de post punk.

Desde la inicial y matemática "Future you", está claro el espejo donde se miran LNZNDRF. Punzante, nerviosa, de largo recorrido. Este álbum homónimo es una agitada coctelera de influencias de los 80 traidas hoy con empaque y buenas maneras. Solo oyendo la segunda dosis de veneno, "Beneath the black sea", te puedes imaginar si cierras los ojos que tus discos de Joy Division y los primeros New Order se han puesto a sonar solos, a la vez, en esa habitación que tantos ecos de música recuerda.

Suenan dream pop en "Mt.Storm", Cocteau Twins que se despiertan de una larga hibernación,  veleros contra la tormenta, grises señuelos en la amanecida evocadora de olvidados suspiros. Si, esta pequeña superbanda tiene enjundia, gancho, pegada. Como ese sugerente hit de tres minutos llamado "Kild things", trotando entre fuegos fatuos, kraut medicina del corazón.

Les sale bien la jugada con esa reafirmación de influencias oscuras, "Hypno-skate", una afilada concatenación de minutos, jugando con lo experimental, allanando los sentidos con referencias ochenteras en una catarsis siempre comedida.

"Monument", es quizás el único bajón de un buen disco, se hace un poco predicible. Y para el final, "Samarra", la más kraut rock de las 8 del cd. Seis minutos de electricidad minimal, solemne y en espiral, teclados, elevación y rubor. Esperaremos el futuro que depara a esta banda de recortes, que contruye todo un torrente de estrías y pavor.



4 comentarios:

Johnny JotaJota dijo...

Me encanta este disco en una onda que me prodigo poco en los últimos años o que no hallo casi nada que me llame la atención. Me gusta hasta el impronunciable nombre de la banda. Abrazo, kamarada.

Carlos dijo...

Los conocí gracias a un artículo en tu blog. Me parecen un buen homenaje a esa corriente del punk que abrazo la inmersión en la oscuridad, el avance estilistico, la noche eterna de las sombras. Joy División pulula por cada surco de cada canción. Un gran disco. Abrazos

Anónimo dijo...

como lo consigo?

Carlos dijo...

Yo me lo compre. Si no puedes, recurre a la mula. Merecen mucho la pena