martes, 10 de mayo de 2016

VIOLENT FEMMES. "We can do anything" (2016)


Recuerdo cuando los conocí. Es uno de esos grupos que llegue a ellos por su nombre o por la portada de sus discos (otros, por citar algunos fueron Cocteau Twins o The Durruti Column). También me acuerdo de la tienda donde me compré su primer disco, con la niña mirando tras los cristales, indagando, perforando oscuridades.

El disco no defraudó la aventura de la compra. Nació un himno, "Blisters in the sun" , que perdura hasta hoy, y un montón de canciones y discos de punk folk, guiatarras acústicas arañadas con rabia, de parte de un banda que tan buenos momentos nos hizo pasar en nuestra lejana juventud.

Ahora, dieciseis años después de su último largo,("Freak magnet") Violent Femmes, nos regala este "We can do anything". Ya no está en la batería Victor de Lorenzo, pero Gordon Cano y Brian Ritchie siguen llevando la batuta con sus hits de taberna atemporal.

Escuchar "We can do anything", es como detener el tiempo, como si nada hubiera pasado. "Memory" es festiva, alegría y vitalidad para correrse una buena juerga mientras las canas se despeñan por tu craneo. Joder, que buenos Violent Femmes.

"I could be anythig" la puedes escuchar después de ponerte a The Pogues, festividad y jolgorio,  y también vaciladas como "Issues". Todo cabe en la media hora de duración de este efectivo disco que los trae frescos, con genialidades como "Holy ghosts". También hay veces, cuando se ponen lentos, que te acicalan con suspiros como "What you really men". Una maravilla para meter en tus listas de sonidos para guardar.

Cuando mejor se mueven Violent Femmes, es en la catarsis de su folk nervioso, "Travelling solves everything", o "Big car", donde el grupo nada como pez en el agua. No han perdido fuelle, y siempre existirá un hueco donde podrán habitar con dicha y templanza.

Qué lejano queda 1982, con su homónimo disco. Los tipos siguen airados, comprimiendo sus inflamables sones depub y agitación. Violent Femmes de nuevo con nosotros, que siga la fiesta.

 

3 comentarios:

Johnny JotaJota dijo...

No está mal el disco pero queda lejos de aquellas dos primeras obras maestras de las que siempre he sido tan fan. Abrazos.

Carlos dijo...

Si, la verdad es que sus dos primeros discos fueron los mejores.Pero el tiempo pasa. 1983, 2016. Y construir un disco en este año que conserve la esencia de Violent femmes es todo un logro. Buenas canciones. Abrazos

Jorge dijo...

¡Bravo por Violent Femmes! Estamos hablando de treinta y tres años desde su debut...