Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

martes, 1 de marzo de 2016

CLOUDKICKER. "Woum" (2015)


Tan solo media hora. Es lo que dura este pedazo de disco de Cloudkicker. Cloudkicker es Ben Sharp. El solo se encerró en el estudio y grabó todos los instrumentos, fabricó este juguete de postrock lírico, emotivo, repleto de pequeñas gemas donde hacer disfrutar a los que nos va esto del rock instrumental con flores en las guitarras.

La introducción de "Intro to woum", da paso a "Trim split", pura algarabía lenta, especulación y locura, poesía tranquila, una delicia para los oídos. Los ritmos son suaves, Sharp especula con el síncope, se hace fuerte en un entramado de sonidos que manan de la fuente de la efectividad ("Emfargo").

"Plurals" es otra dentellada de conmoción, otra linea más donde plantarse y no parar, donde fingir aturdimiento mientras suenan las estrofas de una tormenta que recula y se entretiene en un sinfín de lugares de ensimismamiento.

"Woum" es una miniatura, un trabajo que entra y sale por tus oídos dejando un bálsamo de luz, una pequeña muestra de cariño en forma de odas musicales que se enredan en la inclemencia de la nieve. Mi preferida es "Threaded", puro sentimiento, climax total de un fabricante de escozores tiernos.

Para acabar este pequeño viaje, los punteos de "Dovetail" para una buena secuencia de rock íntimo, y "Mou", el epílogo de una cadencia sonora de fertilidad y buen hacer. Disco que recrea espacios íntimos, "Woum" es toda una fábrica de conmoción, una alucinada serenata de espejismos.