Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

martes, 22 de diciembre de 2015

TACHENKO. "El comportamiento privado" (2015)


Lo han vuelto ha conseguir. "El comportamiento privado" es otro disco de esos de pop perfecto que solo Tachenko puede realizar. Los zaragozanos han pulido su sonido, se han afiliado al club de la melodía perfecta con Sergio Vinadé y Sebas Puente capitaneando una pandilla de irreverentes de sonidos de
ayer y de hoy.

"Los festivales de la fe", es la primera explosión de ardor informal, despistes y luces que se apagan y encienden para dar la voz a "Más madera", rutilante y mayúscula propagación de ondas donde es imposible guarecerse sin perderse en andanadas de olas que destilan radiación compulsiva.

Si "El amor y las mayorías" era una proeza de composiciones agradables y naif, "El comportamiento privado" es un buen cúmulo de firmas en el viento del ocaso. "Mentes maravillosas" es una pedaleo sin mirar la vista a tras, sombras quejumbrosas, caliz canalla que da la voz a "Declaración universal", cúspide de luces, enjambres de festividad.

"Estilo Internacional" tambien es otra muestra de esa maestria, orfebrería natural para hacer las cosas contando, relicarios de mañanas de sol esplendido, de voces consonante con oficio y ternura. Tachenko no es pop impostado, ni una banda glacial. Lo suyo son enredos de esos que te metes para no salir indemne.

"No tenemos nombre" y "Fuego",son otras granadas que tiran al aire para que el confeti melodioso se esparza por los campos de la levedad intranscendente. Lejos ya las evocaciones a los añorados El Niño Gusano, Tachenko tiene un sitio claro y visible dentro de esas bandas llamadas a repartirse pasteles de buen pop.