Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

lunes, 14 de diciembre de 2015

CHELSEA LIGHT MOVING. "Chelsea Light Moving" (2013)


Si te dan el disco y no sabes nada de lo que vas a escuchar, y suena "heavenmetal" sobre los arrecifes de tus oidos, piensas que los Sonic Youth han vuelto a las andadas. Thurston Mooere se sacó de la chistera este disco, con la compañia de de Keith Wood, Samara Lubelski, y John Moloney, y la verdad es como asistir a un viaje del tiempo a la primera etapa de los jovenes sónicos.

"Sleepping where i fall" podria estar en "Evol", con ese final donde el caos se hace imperio, donde la voz y las guitarra de Thurston es una abrasiva colisión enfermiza. Pura adrenalina para fans que siempre queremos más de la vida y milagros de Sonic Youth  y sus componentes, causantes de que el noise rock se desparramase por la vida de muchos de nosotros en los 90.

Todo este disco homónimo rezuma calentura y ardor, velas de distorsión y caos. "Alighted" es un volcán rudo, áspero, una tormenta eléctrica que descarga violencia contra los cristales de la normalidad. Si, esto es una posesión diabolica. El espiritu de los Sonic Youth, ha tomado posesión de Chelsea Light Moving, y las guitarras ladran.

Todo el disco te seduce desde el principio. Hasta las coartadas melódicas como "Empires of time", estan repletas de guiños que te hacen imposible no disfrutar con esta vesanía comandada por Moore y  seguida a pies puntillas por sus compinches.

Chelsea Light Moving nació para recordarnos la grandeza de Sonic Youth, para reafirmar la importancia de Moore, Gordon y los chicos en esto de la musica independiente. Chelsea Light Moving nacio y murio con este disco, pero su potencia y sus octanaje ("Groovy &Linda"), no repara en contención alguna. Aqui todo son fuegos artificiales de esos que hacen ruido e iluminan los cielos bastante tiempo después de la tormenta.

"Lip" es esquizofrénica, corta, punzante y explosiva, como "Burroughs" te hace pensar en los años más oscuros de Sonic Youth, ("Confusion is sex"). La casi instrumental "Mohawk" da paso a otro de los puntos álgidos del disco, "Frank O'Hara hit", proeza de rayos supersónicos, vendaval de feedback, que es la antesala para el punk orate donde termina en disco con "communist eyes".

Chelsea Light Moving, todo un tratado de rugido, una punzada de clamor. Los jóvenes sónicos, ya algo más viejos, seguimos disfrutando con este escozor.