jueves, 7 de abril de 2016

LEON BENAVENTE. "León Benavente" (2013)


Ahora que están a punto de sacar su segundo disco, el grupo de Abraham Boba y colegas, ha parado en esta cantina llamada Discos Pensados, para tomarse unos tequilas de palabras, un auditorio de dedos que describan lo que sin duda es un buen disco de una banda que promete.

Y es que aparte de Boba y Luis Rodriguez (correrías con Nacho Vegas), también están por aquí Edu Baos, de Tachenko y César Verdú de Swarchz. Con este bagaje, es difícil que falle este primer escalón en una carrera que espera su "2" para dar la continuidad a un buen inicio.

Desde que comienzan  con la brava "Ánimo, valiente", hit en toda regla, guitarrero y audaz, hasta la segunda "Las hienas", donde fabrican con un buen armazón eléctrico maneras siempre acompañadas de un toque fino de melodía, te das cuenta de que el grupo está lleno de tics que todos conocemos, pero que se te clavan como susurros en tus silbidos.

Después de escuchar el disco, la banda con la que les asocio es con Stranglers. No sólo por los teclados, sino por esa sensación de oscuridad clara, de melosidad y rebelión, ("Las Ruinas"), que hace que su propuesta dentro del panorama indie nacional tenga una identidad propia, una visión única de caminos que seguir, de fuentes que beber.

Y eso que han tenido que caminar con el sambenito de superbanda indie  desde que dieron sus primeros pasos. Todos sabemos que no siempre después de haber militado en muchos grupos, las carreras posterioris funcionan (no digo nombres...). Este no es el caso y el disco homónimo es una buena cruzada de feddback, ("La palabra"), rodeada de herramientas para trabajar a destajo la rabia, la lucha, el sentimiento ("Década").

Suenan fuertes, adictivos, sin recular, confeccionando su particular sonido para establecer campamento en algún punto perdido donde sonando a muchos, tengan su propia afición a los vientos fuertes, a los tejemanejes de la discordia.

Me emociona "La gran desilusión". Mañana cuando a las seis y media salga para coger el metro, me la pondré pensando en una sociedad más justa, espadas como claveles, espigas como cierzo agitador. También es un punto "El rey Ricardo" y la más soberbia del lote "Revolución", pura granizado devastador, tenebrosismo decadente.

Esperamos el "2", tenemos el "1", dejamos los oídos abiertos a la colmena de abejas que transitan zumbidos de alergia y primavera.....


2 comentarios:

Johnny JotaJota dijo...

Pues si te soy sincero he oído hablar mucho de ellos pero nunca me he puesto de verdad. Entre tu texto y esa muestra de "Animo valiente" me voy a animar. Abrazos.

Carlos dijo...

Una buena banda, amigo Johnny