Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

domingo, 17 de enero de 2016

HILMAR ÖRN HILMARSSON & SIGUR ROS. "Angels of the universe" (2004)


Hilmar Örn Hilmarsson es todo un personaje. Fue precursor en el uso de los ordenadores para hacer música, y en su haber esta una nueva mentalidad para la grabación y los arreglos en la composición musical. A parte de Sigur Ros, a colaborado con Psychic  Tv o Current 93, entre otros.

"Angels of the Universe" es un album que bien podría estar en las estanterías en el apartado de new age o ambient. En ambas cubetas casa. Desde "Memory", con su levedad y su lírica, con esos cielos que apestan a lluvia, pasando por "The black dog and the scottish play",

El disco puede llevar a más de uno a engaños; porque solo en las dos últimas canciones del disco, "Bium Bium Bambalo" y "Death announcements and funerals", participan Sigur Ros. El resto de las composiciones son de Hilmar. Quizás la coletilla de la banda de nieve, le ayudo a Hilmar a tener algo más de proyección internacional.

En "Over the bend" se deja llevar por el rírmo, ocasionando perforaciones en el sentir, en un archipiélago de ruidos tormentosos y colours es una sinfonía de clasicismo arrebatador. Empuñar un puñal de amor y caer obcecado por la densidad de mal.

Así que es tiempo de que templemos nuestros corazones, de que pongamos "On the road" a todo trapa y nos durmamos con la esperanza de ver surgir del cielo una ballena blanca en medio de nubes icebers. "Schillar en China" es otra obra de esas que se han hecho para soñar pedazos de gloria efimera.

Las dos últimas, como dije al principio, si podían ir en un trabajo de Sigur Ros; la misma incomodidad, la misma soltura pasajera, los mismos lunares de desolación. No. no es un disco de Sigur Ros, es un paisano que tiene mucho arte y que pinta en su especial lienzo, andanadas de purpurina divina. Y para eso los Sigur, serán siempre unos buenos compañeros.