Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

sábado, 30 de enero de 2016

THE DELGADOS. "Hate" (2003)


Sí, se nota que David Fridman está bajo los mandos del control de sonido de "Hate", este luminoso disco de estos escoceses, que con este disco supieron levantar su pop épíco con arreones de misterio, desde la inicial, "The light before we land".

No se puede decir que "All you need is hate" no suene a Mercury Rev de ultima época. Podria estar en cualquiera de sus discos. A pesar de las similitudes,el grupo de Emma Pollock, consigue con esa capacidad para la intriga, hacernos guiños para seguir la estela de su mensaje sónico.

Me gusta el piano de fábula de "Woke from dreaming", que se convierte con el paso de los minutos en una eclosión casi de post rock. "The drowning years" también tiene un aire envolvente, garras eléctricas en el pais de los elfos, mientras que ronroneas las cuerdas aceita de girasol de lunas. Excelsa producción la de Fridman para un disco sin costuras.

Cuando bajan el pistón y ofrecen tracks como "Child killers", casi folk dulzón, pierden el encanto de cuando se enmarañan en diatribas de tensión siempre comedida. El mapa onírico de su fuego es un combate que te envuelve y te deja robusto en sentimientos.

"Favours" es otra gema criada a los pechos de la intensidad, donde seducen por su incontinencia, sinfonismo de altas pasiones, un buen programa para compartir palabras a destajo mientras la tormenta se deja querer. "Hate" no supera a "The Great Eastern", pero sin duda merece recuperarle del baúl de los objetos perdidos por el tiempo. Entrañable pulsión de luces y pop eléctrico. Un buen combate de rabia sin dolor.