Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

martes, 3 de noviembre de 2015

GHOSTPOET. "Shedding skin" (2015)


Obaro Ejimive ha conseguido con la publicación de este "Shedding Skin",que vuelva a buscar en mi discografia los discos de Tricky. Y eso que el posicionamiento musical de ambos es diferente, pero no las ganas de repartir golpes de hip hop, jazz, rock y otras especulaciones.

"Off peak dreams" es la primera nota de esta paleta de este autor que te mece desde la profundidad de su voz y la de otros acompañantes en este dichoso viaje por la urbe, por la ciudad de neones apaciguadores. En "X  marks the spot", se hace acompañar por Nadine Shah, dotando a la sensualidad de una buena pomada de fiebre interior.

En este tercer disco, el músico afincado en Londres, ha abierto la electrónica que predominaba en sus anteriores trabajos, para que entren poros de pop, pus de jazz, enjabonando su calidad musical con ardores de spoken word, en medio de arenas sedosas, de soul impoluto. "Be right back, moving house", con Paul Smith de ayudante de camara, es una preciosidad para días como éste, lluvia que no apacigua, que cae sin dolor.

Me pongo el disco cuando acabo de comer despues de venir del curro. Enchufo los cascos, me siento en el sillón, y salgo despedido hacia ignotas noches de esas de exceso fulgurante. Melanie de Belasio pone su garganta en el track que titula el disco, una gema más en este campo de flores auroleadas que es "Shedding skin".

"Yes, i help you back" es más oscura, ponzoñosa y reptante, una indócil manera del hacer del post hip hop un estilo a seguir. Y es en "That ring down the drain king of feeling", cuando más presente está la sombra de Tricky. La guitarra haciendo pulseras de electricidad mientras Nadine Shah corrompe la calma y el organo se mete en la conversación de vahos imposibles.

Mi favorita, "Better not butter", con un tono gris amenazante, con un acechante punto de cine negro, cal para los muertos, rubor y lagrimas sin fin. "Shedding skin" resulta pues como un buen sedante sin acritud, una buena forma de meternos de lleno en el otoño de las urbes peligrosas. Cosas que tiene la poesía fantasma.....