Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

viernes, 13 de noviembre de 2015

BLUE HAWAII. "Untogether" (2013)



La segunda canción del disco, "Try to be", me tiene enganchando. Por su sensualidad, por ese juego de voces, por esa forma de recordarme al sello 4ad. Barroquismo y pizzas de rocío. También me viene a la mente Emilie Simon.

Blue Hawaii vienen de Canada y a su favor esta la realización de un paseo por noches de luces y sombras noctámbulas. Desde el 2010 llevan la pareja formada por Raphaelle Standler-Preston y Alexander Cowan, militando en ese lugar difuso donde la indietrónica se va de baile, ("In two"), o nos encontramos con paseos de bajada de tensión sentimental como "Sweet tooth" un parabien de sintonías para agradecer al mundo su luminosidad radiante.

"Sierra lift" es una festividad de lujo singular, un haiku que te envuelve, como "Yours to keep" y su mirada traviesa a traves de un espejo dogmático de dicha y confort especial. "Daisy" es otro entramada de ritmos locos, de sugerencias electrónicas bajadas de tono especial, luminosidad radiante, pasión desaforada.

En "Flammarion", consiguen fabricar una buena ración de líneas torcidas donde bucear a gusto entre lobos y peroratas amables. "Reaction" es otra buena receta para fabricarte excusas para vivir en la tranquilidad de otros tiempos, y el final de "The other day" es otra refrescante coctelera de ritmos ínfimos, de luces que se evaporan.

Blue Hawaii, una isla de elegantes trajes de noche, una serena calma chicha, un pedaleo de lágrimas secas, la colina de los sueños.