lunes, 15 de junio de 2015

TALKING HEADS. "Fear of music" (1979)

Qué grupo más mayúsculo Talking Heads. Para mi modesta opinión, los mejores de la new wave, con ese monstruo a la cabeza llamado David Byrne, como pionero por su forma de tratar el sonido, y que puso las bases a lo que vino después.

Este tercer disco de los Talking Heads, (para mucho el más flojo de sus primeros trabajos), es el que más arriesga, el más duro y arisco, el que juega al escondite con recovecos sónicos armados y peligrosos. La guitarra de Robert Fripp, en "I zimbra" es todo un lujo, una forma de dar cuerpo a toda una lección musical, de un grupo que revolucionó la escena de finales de los 70.

Producido por Brian Eno, las joyas se reproducen sin parar: "Mind" y sobre todo "Paper" con ese minimal ritmo tan caracteristico de la casa, son solo una muestra de la capacidad que tenían Talking Heads para componer canciones que te dejaban sin habla.

Jerry Harrison, Tina Weymouth y Chris Frantz, acompañaban a Byrne en esta colosal aventura para gusto de los que pensamos que sin riesgo no hay descubrimientos. "Cities" aparte del ritmo festivo que posee, tiene una carga de experimentación que dice mucho del deseo del grupo de no parar en su continuo galimatías.

Si "Remain in light" , el lp homónimo y "More songs about buildings and food" son quizás para los criticos los pasos más geniales de la banda, "Fear of music"  con su negra portada, asume el riesgo de ser un paseo por la underground sin quitarse los colores, saboreando los dejes africanos en apoyo a una estructura musical que era todo una tormenta de tonalidades para el oyente. Los pringraos de Vampire Weekend lo llevan claro si quieren pasar por unos Talking Heads actualizados.

Cada dia me doy cuenta que los grandes discos que salieron en los 80 y 90, siguen siendo tabús para la mayoria de bandas que quieren perpetuar lo ya hecho. "Memories can't wait" es oscura, algo crimsoniana, urbana y sideral, glam con cuchillos. "Air" me lo imagino como himno para video clip ochentero. Un placer el cambio de voz de Byrne, mascullando en un zigzag bestial.

La mejor del disco, "HEAVEN", asi, en mayúscula, la conoci primero con la versión que hicieron Esclarecidos. Menudo tema. Te deja la carne de gallina salvaje. El piano, el cielo, nadie. Sin palabras que se queda uno.

El funk de "Animals" es todo un portento, fuego y guitarras en celebración de artificios varios, tensión y luces que van y viene. "Drugs" y "Electric guitar", pesadas y efectivas, ponen el final a un portento de disco, de una banda insuperable, que oyendolo hoy da mil vueltas a la mayoria de la caterva de energuemenos que se creen que han inventado algo.

3 comentarios:

JLO dijo...

Heaven la conocí por los Simply Red y me parecía genial.... conocía a los Heads pero no su dicografía (hoy tampoco) pero son una de mis bandas preferidas también...

el film de este clip, es imperdible para todo el que le guste la música... así, en general.... salu2....

miguel angel Crespo dijo...

HEAVEN, como lo dice su propia letra y esa metáfora de libertad en forma de Club, la más grande de sus canciones. Y mira que soy fiel de toda su carrera y devoto de algunos trabajos concretos, pero siempre que la escucho me emociono, no lo puedo evitar.

Carlos dijo...

Yo llegue tarde a Talking Heades, pero cuando escuche "Remain in light" ya no pude separarme de ellos. El tener un sonido propio, y que nadie ni siquiere se haya acercado después de tantos años a su calidad, es una muestra del enorme valor de esta banda