Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

sábado, 6 de junio de 2015

NAT BALDWIN. "In the hollows" (2014)


El componente de Dirty Projectors, Nat Baldwin, armado con su contrabajo y su falsete que sube montañas y araña cuerdas, nos regalo en el 2014  este pedazo de disco de uso y disfrute para esa minoría silenciosa que disfrutamos con el sopor del buen silencio.

"Wasted", y sobre todo "Knockout" nos ofrece un desarrollo colosal de las posibilidades de un instrumento, que acompañado con esa voz de que trincha aires para desperdigar abrazos, te enfangues en una redadas de rosas rociadas con el cariño del crecimiento.

Me gusta "Half my life" porque cumple lo que promete, vals amansador, tensión a pelo, descubriendo formas nuevas para divagar en divanes de luces y sueño perpetuo. la New York Ensemble Music, grupo de cuerdas para estirar la dicha, ayuda a Baldwin en este tentación de sombras para pintar espejos.

Sólo con el inicio de la que titula el cd, te verás empujado a aplaudir a este cantaindie que parte de la vehemencia de los huecos ("hollows") para acribillarnos a dentelladas, versos en botella, fiebre que te hace pedir una cerveza de eclipses, o un beso de esos que sirven para calma la pena.

"The end of the night" es una luminosa especulación que juega al escondite con sus recovecos de jazz interior, de velas que se apagan mientras las cuerdas que ayer fueron instrumento de horca, hoy salvan al ahogado de un final de tiburones hambrientos. Me seduce "Starpshooter", y no paro de pincharla en el tocadiscos invisible de mi querencia musical.

Asi es Nat Baldwin, basta ver el clip que pongo por aki abajo para caer sin remisión en el poderío inmediato de este tahur de la introversión. Para decir adiós, "A good day to die" una aclamación sin final ni principio. Música de altura para cerrar los ojos y soñar.