domingo, 6 de julio de 2014

GALAXIE 500. "Uncollected" (2004)


Entramos en Galaxie 500. Nos ponemos los cinturones. Un grillo suena asustado en "Cheese and onions", mientras los planetas giran sin parar en una locura arcaica, antigua, extraña. Dean Wareham y Naomi Yang se han puesto los cascos, y se han introducido en las capsulas del sueño. Viajarán por el espacio 100 años sin despertar. "Uncollected" no para de sonar en la nave.

"Uncollected", un disco para que jamás olvidemos a esta galaxia quinientos. "Cheese and onions" es una versión de los Beatles. Me quedo con Galaxie 500. Imprimen una melancolía que raya en la abulimia. Una tristeza de estrellas siderales abandonadas a su suerte por un demiurgo hasta las trancas de drogas espaciales.

"Uncollected", recopilación, rarezas, maneras de que no olvidemos a los astronautas que siguen en órbita. "Them" es una de las que no apareció en ningún álbum de la banda. Grandiosa, como todo el almanaque matemático que consiguieron desarrollar para nuestra felicidad.

"Maracas song" es otra muestra más de la lentitud especial de esta banda que se enredaba con las guitarras en diálogos de sordos, en raciones de humor cariñoso. Escucho de nuevo "Blue thunder" y casi me echo a llorar, un montón de recuerdos, las cuerdas tocadas con silencio, la voz que se arrastra mientras la lluvia se cruza unas palabras con el saxo que apenas viene, apenas se va. Dean y Naomi, siguen dormidos. Se han dado la mano mientras la nave ha entrado en un mar de asteroides. No hay problemas. El fuselaje aguanta, las canciones no paran.

"Crazy" es agitada, envolvente, se cuece en un crucero de miradas perdidas, de ritmos de vigilia enfermizo. No pasa nada "Jerome" y se enciende el piloto de alarma en la nave. Se suceden los minutos sin apenas pasar el tiempo, las luces del espacio y la pasividad  y el no ruido de esa maquina que recorre el orbe sonando músicas para recordar viejas edades.

"Song in 3" es delicada y jazmín, una oda destartalada de miel y locura, una agitación para que vuelva la vista atrás y ponerme a tono con los recuerdo. Galaxie 500, la pelicula sin fin. Dean y Naomi siguen dormidos, han llegado a un planeta fuera de la galaxia, de nombre extraño, rimbombante.

Silencio, se rueda. "Oblivious" te mece y tu te duermes. Los dos viajeros espaciales se están despertando. El disco no deja de sonar. El cosmos a nuestros pies, la Galaxia 500.


2 comentarios:

Alex Palahniuk dijo...

Suena, como bien dices, a una enésima revisión de los Beatles, grupo que, por otra parte, nunca me ha llamado en exceso, si acaso, la cañera Helter Skelter.

Un abrazo, Carlos.

Carlos dijo...

Prueba con ellos Alex. Galaxie 500, son acogedores, espaciales y sus melodias casan con el rock psicodelico de los 70, más que con el grupo de Lennon. saludos