Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

domingo, 12 de febrero de 2017

AVISHAI COHEN. "Into the silence" (2015)


Existen dos Avishai Cohen en el mundo del jazz. Uno, es un contrabajista hebreo que lleva desde finales de los 90 recorriendo el mundo y su jazz apaciguador, y otro, es este Avishai Cohen al cual dedicó el artículo, trompetista, también israelí, afincado en New York, que lleva años fusionando al post-bop con el jazz contemporáneo.

"Into the silence" es un señor disco. De principio al fin. Como una continuación a su anterior producción, "Dark nights", el lp es un compedio de jazz para musicar peliculas de cine negro. Las dos primeras tracks, "Life and death" y "Dream like a child" son una ración representativa de este jazz que milita en las noches negras, en los tuburios de neones gastados por vomitos de exceso y balas preparadas para buscar un hogar de carne.

Todo el disco es una amalgama de sonoridades que bucean tranquilas, mediante una banda que se esmera en la relajación, en componer suites como la que titula el disco, donde impera la creación anímica de lugares comunes para el suspiro y la calma.

Cohen dedicó este trabajo a la muerte de su padre, y todo el cd respira una drama que se percibe en cortes como "Quiescence" o como en la elegante "Behind the broken glass". Para terminar, en forma de epílogo, con el piano como protagonista, "Life and death- epilogue", la mejor manera posible de decir adios a su ser querido.

Entre los dos Cohen, me quedo con este. Su jazz me lleva a lugares oscuros, a pasiones imposibles. a la sedacción del dolor por medio del arte musical. "In the the silence", suena este domingo después de comer, mientras los cristales se llenan de lluvia, y los ánimo se relajan buscando la aquiescencia de la calma total.