Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

miércoles, 22 de junio de 2016

MARITIME. "We, the vehicles" (2005)


Pedazo de banda de power pop Maritime. Este segundo disco es todo un cargamento de vitalidad para que las sonrisas luzcan en tu cara, para que las guitarras se pongan trajes de margaritas y el sueño permanezca vital en las ansias de volar.

Me pongo "Calm", y ostias, no puedo parar de tararear, de subir el volumen, de disfrutar de estos trallazos sentimentales. Formados por miembros de The Promise Ring y Dismemberment Plant, la cosa no podía fallar. Con esos mimbres tienan la cosa ganada.

Y lo que te encuentras en este disco es solvencia melódica, ("Tearing up the oxygen"), con adrenalina en vena para festejar el verano que ya nace, ("Parade of punk rock t-shirts"). "No one will remember" es otra sacudida de coros y melosidad, de radiaciones pop con algún teclado juguetón mientras el grupo sacude sus rabias entre luces delicadas de orfebrería.

A Maritime le gusta explosionar como en el final de "Young Alumni", para seducirnos con una vitalidad a pruebas de tedio. "Don't say  you don't" es puro pop contaminante de deseos. Si, la cosa funciona. "Twins" es otra mezcolanza de rabia contenida y arcoiris de espuma recorriendo la selva de los alientos.

Para terminar, "Protein and poison", la mejor del lote, compilación de minutos para buscar el estallido, la penumbra de la distorsión, la hemorragia de una buena cantidad de bilis al por mayor. Me pongo en marcha para buscar su ultima producción, "Magnetic bodies/maps of bones" (2015). Este "We, the vehicles" es de nota alta.