Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

miércoles, 8 de junio de 2016

ORNAMENTO Y DELITO. "Adorno" (2011)


Abrir un disco y encontrarte de reprente con fragmentos de Fritz Lang en "Autoignorancia" es una manera atractiva para acercate a este trabajo con nombre de filósofo. Si "Rompecabezas  de moda y perfección moral" era bueno, este "Adorno", le supera.

El grupo no se anda por las ramas para definir sus posturas y su rabia; aquí cabe de todo y todo bien hecho, sin costuras. Post punk, indie, guiños a los 80.  La banda es una apasinadora que a veces suenan a los Bichos, "Hombre nuevo", y otras, como "Frio", con la voz de Cristina Martinez, con aires de rock brumoso, hacen que Ornamento y Delito tenga mucho que contar con su sugerente y personal propuesta.

La hora que dura el disco no se hace larga. Llenan los huecos de los minutos de letras furibundas y con sarcasmo termitero, como "Bono es Dios", donde ponen letra a los que muchos pensamos de ese santón que lleva tantos años dando el coñazo.

"Por el placer" es un rumor que lo podriamos encontrar en cualquier publicación de la movida, y la punk "Canción de amor" es un nihilista rebaño de minutos que te sacuden y espantan. También tiene cabida "Adorno" himnos como "Maria la autómata", amores de hojalata, latidos de hiel.

Ornamento y Delito, con ese nombre nada puede fallar. Asi que el mensaje de su diáspora musical es un festival de catarsis con puntos tan álgidos como "Escuchas las sirenas". Y si luego van y acaban esta ración de sabia especulación con los 9 minutos de "El futuro",( trallazo casi post rock que sube y baja, columpio de tensión continua que abrasa sin más) pues no queda más que aplaudir el bagaje de un combo que con su siguiente trabajo, "El espíritu objetivo", se escoro más a la electrónica, sin perder de vista sus aguijones de intención.