Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

domingo, 27 de noviembre de 2016

PLURAMON. "Dreams top rock" (2003)


Menuda pasada que fue el disco de Marcus Schmickler, con sus Pluramon. Puro shoegazing en toda regla, al dictado. Además con la compañía de Julee Cruise, la cantante que nos acunó camino a la perdición en Twin Peaks.

Suena la planeadora "Time for a lie" y las emociones al límite están aseguradas gracias a la volatilidad de un proyecto que tiene en el feedback su principal arma para embaucarnos. "Noise academy" es todo una provocación, un envoltorio venenoso, un guiño a My Bloody Valentine, serpenteando pop para hipnotizar voluntades, rayos y penumbra, escozor del amor.

"Flageolea" es un cachito de jazz de club noctámbulo, de esos que llenaba David Lynch en sus películas tan raras. Mucho neón, mucho estrabismo emocional, mucha oscuridad sanadora. Me quedo anodadado cuando Julee se pone fresas en la garganta en "Have you seen Jill", y cuando de nuevo revuela sobre nosotros el espíritu de la banda de Kevin Shields, en la potente "Hello shadow".

Retazos románticos en "Difference machine"  y en "Time-Catharsia MX", Marcus se ve con fuerzas para poseernos con unos minutos de electrónica para acabar la partida con "Log", bello resumen de este trabajo que posee todas las cualidades para enmarcarlo como uno de los brillantes discos de shoegazing que podamos recordar. Para tenerlo muy cerca del "Loveless".