Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

domingo, 6 de noviembre de 2016

BROADWAY PROJECT. "Compassion" (1998)


Dan Berridge se puso el nombre encima de su projecto de Broadway Project, para definir su trabajo, un alarde de electrónica fértil, de andanadas de suavidad reflexiva. "Compassion" fue el primer disco de su larga trayectoria, para mi el mejor, una manera como otra cualquiera de perderse en un viaje hacia el drum'n'bass, la hipnosis electrónica, los funerales de la alegría.

Escuchas los dos primeros cortes del disco, ""Who's to blame" y "Born spirit", y no puedes hacer más que caer seducido por este enjambre de corriente alterna de besos, de luces que son sinónimos para perderse sin más en un naufragio requerido.

"For the one" es espeluznante, y el piano de "Femme fatale" te lleva al ambient de la mano de un silencio programado para querencias interiores, para sarcófagos del querer. "Life of a refugee" es un corte de esos que dejan huella, batiéndose entre alaridos íntimos, lloviznas del querer.

Todo el disco rezuma bondades de reflexión, catarsis inflamadas de llamadas para seguir vivos entre luces que denotan suavidad y dicha, ("Non-resistance"). Cada track es un paseo fluvial por notas de evaporación, por ramajes indomables de pop celestial ("Plants and leaves").

De todo, y todo bueno para la salud del que escucha en este "Compassion"."Quiet revolution" es una pieza dotada de embrujo, de carisma de noches sin fin. Los neones no se apagan, el amanecer esta lejos, la luz pernocta en la algarabía de las voces siniestras.

Queda tiempo para un arrreón de guitarra, ("No pain"), o para un corsario ensimismamiento de cifras internas ("January"). Si, definitivamente, reconforta discos como este. Íntimos, juegos personales, naufragios necesarios. Ambiente para perforar oscuridades. Cánticos de esperanza interior.