Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

domingo, 5 de julio de 2015

SUSHEELA RAMAN. "Queen between" (2014)


Menuda pasada. Me detengo en este sexto disco de la cantante india, y desde el inicio con la todopoderosa "Sharabi" te quedas petrificado. La tradición qawwali junto a todo un elenco de músicos que hace que lo sagrado se una a lo mundano, la lírica con lo excesivo del día a día.

Para ello, Susheela cuenta con Aref Durvesh (tabla), Kutle Khan, voces y arpa, o Rana Rham Bhil, flautas narth, entre otros,que forman parte de esta pléyade de músicos que se unen a ella para patrocinar la voz del pueblo, del sentir del otro mundo, tan lejano, tan cercano con la escucha de gemas de disco como éste.

"Corn maiden", en ingles es una exabrupto con un final caótico, con Sushella repitiendo, gritando, proclamando a los cuatro vientos su descarga feroz. Y es que la artista india conjuga a la perfección oriente y occidente, y en "Riverside", los dos mundos parecen uno. Me gusta su voz grave, provocadora, que se arrima al precipicio, que vocea noches de bondad eterna mientras la luna cava fosos en los corazones.

"Sajana" es otro pedazo de corazón, una fusión que junta cielos y tierras, las voces van y vienen, los coros repercuten en la agudeza vocal de Susheela que se enrosca en el ingles para triturar con su vozarrona salmos y goces internos. También "North star" es otra molécula de espumarrones nutritivos, y la que titula el disco, la mejor, es como encontrarte a Nina Hagen de paseo por el Ganges.

Termina la experiencia con "Taboo" pura soflama de luz y cadencias oscuras, arpas que sangran, hielos que se solidifican, concepto y arte, de la mano de la desobediencia. Puro arrabal en la trinchera de lo luminoso.