Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

martes, 7 de julio de 2015

THE WEAKERTHANS. "Reconstruction site" (2003)


De entre los cientos de discos que tengo aún por escuchar, pasa a veces que me topo con uno al azar, (pongamos este "Reconstruction site" de estos canadienses hasta la fecha para mi desconocidos),que hace que tenga sentido esto de la búsqueda de sonidos que hagan rejuvenecer la salud del rock en cualquier de sus vertientes.

He oido ya más de 15 veces este maravilloso disco y no paro de disfrutar de él. Formados en 1997, con cuatro lp en las alforjas, si los restantes tienen el brillo de éste, estamos ante una de las joyas más secretas y guardadas de los últimos años.

¿Qué hacen The Weakerthans? Por ahí dicen que folk con tintes punk; para mi música tradicional americana,(country, rock,tambien folk) con verdaderos motines guitarreros. Deslumbran desde el comienzo con "(Manifies)", ágil,potente, con un saxo de por medio, que da paso a un auténtico hit de esos para ponerlo a todas horas, para fastidiar a tu vecino brasa, para meter en tus selecciones de canciones favoritas: "The reasons" tiene todo para que nos acordemos de Sugar sin sonar a Bob Mould; duros, emocionales, cantautores del desgarro galvanizado.

Se paran con "Psalm for the elks lodge last", y me recuerdan a otros olvidados de los 90, Magnolias. Pero cuando crujen lo hacen de verdad: "Pled from a car named virtue" tiene aires de rock para sonar en todas las emisoras del Oeste americano, pero con una ampulosidad y un sonido tan efectivo y claro que te deja bocabierto.¿Dónde estaba yo que no sabia de estos enormes The Weakerthans? "Our retired explorer" es para no detener tu baile y "Time's arrow" me trae a la memoria lo mejor del NRA de los 80 en su vertiente más pausada (cuando The Dream Sindicate y los Rem se tomaban una copa en un silencioso bar de carretera sin dirección). 

Liderados por John K. Samson (ex-Propagandhi) logran hacerme levantar cuando los altavoces escupen "Uncorrected Proofs", puro salto al vacío de disgresiones melódicas endurecidas por un auténtico torrente de toneladas de rock crispado y con corazón. Luego cambian y hacen una especie de country divertido, "A new name for everything" para dejarme sin sentido con una bestialidad que se llama "The prescience of dawn".

Lo dicho lo mejor de Husker Du viviendo en un campo con carromatos quemados en el escozor del desierto. Ya empiezo a estar sediento de más discos de estos chicos, de saber que hacen ahora, de desear que aun pervivan en el anonimato estrellas caídas como estas para templarnos el camino de nuestros días musicales. No os los perdais. Triunfo garantizado su audición.