lunes, 27 de febrero de 2012

LET'S WRESTLE. "Nursing home" (2011)


Vamos a imaginar un rato que estamos en los 90 y que estamos alucinados por Husker Du, Yo la tengo, Pavement, Dinosaur Jr y toda esa maravillosa ola de bandas que hicieron que nuestra adolescencia tuviera una banda sonora acorde con los ardores inflamados de nuestra generación, la que ahora hemos superado ya los 90.

Bueno, pues si te olvidas de que este disco de estos londinenses (segundo de su carrera) salió a mediados del 2011, podria decir que estamos imbuidos de lleno en un bucle espacio-tiempo donde mirando hacia atras se presentan los queridos fantasmas musicales del ayer.

Y es que la escucha de "Nursing home", es un revitalizante compendio de indie-rock rabioso, que cuenta en la producción con el mago Albini, para darle empaque al asunto. Desde "In dreams part II" gambera e incotinente,y pasando por "If i keep on loving you", cuyo toque a Pavement de primera época seguro te hará tambalear sonriendo, son notas definitorias de lo redondo que les ha salido este disparo al aire a estos jovenzuelos.

"In the suburbs" podria estar en cualquier lp de Sebadoh, y "Bad mammaries" tiene un toque vacilón acompañado como el resto del disco con una electricidad reconfortante, bestialismo cariñoso para viejos siempre jóvenes.

En "Dear John", hacen su particular interpretación del universo de The Damned, para pasar de nuevo en "I'm so lazy" a volver a traernos a nuestros oidos toda la retaila colosal de grupos de los 90, esta vez con toques Pixies.

Y la que más me ha flipado, "There's a rockstar in my room", donde se muestran melodicos, envolventes, tarareables, expansivos, divertidos... En fin, se me agotan las palabras para definir este aire fresco que me ha traido de un golpetazo nuestras noches antiguas en coches submarinos escuchando lo ultimo de Sonic Youth, Magnapop,Wedding Present, etc, etc,  que algún colega amable se digno a grabarnos en esas cassettes de 90 que tanto juego daban a nuestra necesidad acuciente de conocer cosas nuevas.

Grandes pues estos pipiolos. Ahora toca disfrutarlos y seguir durante un buen rato en los 90, perdidos en el túnel, con legañas en los ojos, bailando mientras la copa derramada escenifica el avance inmesericorde del tiempo.

1 comentario:

Alex Palahniuk dijo...

Como siempre, excelente disco, a éstos sí los conocía. Un abrazo, master.