miércoles, 13 de abril de 2011

MARK HOLLIS. "Mark Hollis" (1998)


Quien le iba a decir al bueno de Mark Hollis, que pasaria de una estrella fulgurante del pop de los 80, con sus Talk Talk, a acabar la carrera con estos, con dos discos como "Spirit of Eden"(1988) y sobre todo "Laughing Stock" (1991), verdaderos puntales de un cambio de registo total, donde lo atmosférico se mezclaba con lo ambiental, en una suerte de postrock instrospectivo.

Si no los teneis, haceros, con esos dos largos, y con este disco que comentamos, y que bien pudiera ser uno más de los Talk Talk de su ultima etapa. Tras siete años sin publicar nada, Hollis nos regaló este pedazo de obra monumental, donde cabalgamos con su voz, con sus vientos, con su jazz relajado, ribetes animicos para el alma, dolores vencidos, tranquilidad musical.

Asi era Hollis. Su aliado, el silencio,se afiliaba con él para hipnotizarnos, para llevarnos de la mano por el valle de la melancolía, por lugares perdidos de la memoria, por el ayer hoy. Porque me pongo "The colour of spring", con las notas del piano volando entre el ruiseñor de Hollis, lenta letania triste y acariciadora, y me lleno de golpe de cataratas de paz. Para dejarse llevar.

La armónica aparece en "Wasterhed" para llenar los huecos, que dejan aqui un sonido más completo. La guitarra, las teclas livianas, la historias de siempre pero contadas con el corazón. Suena "Insine looking out", con su clasicismo barroco, con su pedales de piano rumiando hojas caidas sin parar, y ya me deja sin respuesta, sentado sobre la escucha, roto y feliz. Que gran compositor Mark Hollis. Como supo dejar atras los tiempos de las ventas y los estadios, para retirarse a una habitación desconocida para componer joyas imperecederas que resistirán los envites y contiendas de los años negros.

En "The gift" suena más orgánico, entrampado por un poso de jazz de luces apagadas, los instrumentos parece que suenan tenues, como si nadie les estuviera forzando, creando un climax envolvente, llenado por el tono vocal de Hollis, y acompañado aquí de una guitarra que se aventura por paisajes de ocres colores.

Y a vanguardia del alma suena "A life (1895-1915)" ocho minutos de purpuras recreaciones donde la introversión nos viene de la mano de un tour de force de postales de mares calmados. De nuevo el piano, un sonajero beduino, una carta en el olvido, la constatación de que los más grandes, aunque se sumergan en la no productividad, cuando aparecen, es como si hubieran estado siempre con nosotros.

"Mark Hollis", es un discazo, la trilogia que no se termino de Talk Talk, la manera más necesaria para recuperar a todo un titán, que convirtió a las sombras en orquestas de luz diafana para el disfrute de nuestra alma musical.

5 comentarios:

Werty dijo...

Me gusto muchisimo tu blog. Tienen buenas cosas y muchas que no conozco. Ya mismo enlazo tu blog al mio.

Nos estamos leyendo!

Johnny Dibud dijo...

He leído y me han contado maravillas de este disco. Después de leer y oir esto, voy a intentar hacerme con él. Me gustaba la vertiene pop de Talk Talk y también ese cambio que hicieron. Saludos.

Carlos dijo...

Grandioso Hollis. Cuando escuche en su dia "Spirit of eden", desconocia la transmutacion sonora que se habia producido en Talk Talk. La verdad, es que este disco no hay que perderselo. Saludos Werty y Johnny Dibud

Anónimo dijo...

Muy lindos comentarios acerca de un genio musical como Hollis, una música para frecuentar y disfrutar.
Gracias. Muy bueno el blog.
Ana Lía

Carlos dijo...

Bienvenida a esta tu casa amiga Ana. Si, lo de Hollis es para temblar de gozo Saludos