Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

lunes, 9 de marzo de 2015

KIKO VENENO Y MARTIN BUSCAGLIA. "El pimiento indomable" (2014)


Cruzando mares, uniendo lejanías, acercando distancias... Eso han hecho nuestro Kiko Veneno y el uruguayo Martin Buscaglia, en este "El pimiento verde", banco de pruebas de sonidos que van y vienen, de funk y flamenco, de rumba y rock, de electrónica de mate, de colores vegetales para dar a las canciones un aire conmovedor, tierno, cercano.

Montevideo fue el lugar donde freir bien los pimientos, donde dar de comer a la creatividad con sones de tan buen recuerdo, como la inicial "Nadador Salvador", joya que da paso a la deslumbrante y bien trenzada "Cuando".

Grabado en el 2012, solo nuestros amigos argentinos y uruguayos tuvieron la suerte de probar este vegetal tal reconfortante. Ahora, sale por aki, y es hora de darle una buena nota, de catarlo con un buen vaso de crianza mientras suena "Sagrado Salao", con Martin llevando el timón con un dulce ritmo bailón.

El funk también está presente en esta huerta. "Don Perogrullo" es un torrente para romper esqueletos, y "América es más grande" es de esos arañazos de corazón que Kiko nos tiene acostumbrado a crear para mitigar nuestras penas con los sonidillos de guitarra manzanilla.

Mi preferida, "Dos Locos", es una muestra más de la conjunción de dos autores que parece que estaban buscando el momento para darnos un buen regalazo en forma de tarta musical. El descoloque de "Pescaito enroscao" con sus idas y venidas, con el frenético vaivén de ritmos que se enjaulan en el aire.

"Necesito todo tu amor" es dance infantil, técno para párvulos, juegos del escondite, que si te pillo te asusto, vocoder y zumba, zumba, que viene el lobo o que se pierden los regalos en el bosque de los cangrejos astutos.

A los colegas también les va el ritmo sabrosón cuando nos inundan con "Oye Paco" y nos avasallan con la tarareable "La Reina del Placer". Y  "Todos somos raros" podía estar en cualquier disco Kiko. Gracejo y rumba, pero siempre con el aire nativo de Buscaglia.

Juntos, han jugado a las cartas y han ganado los dos, el pimiento ha salido bueno, nada salado, repleto de sorpresas en su interior. Y encima nos ha salido un pimiento rebelde y juguetón.