Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

miércoles, 4 de febrero de 2015

MARTIRIO. "Coplas de madrugá" (1997)


Martirio. Que artista más grande. Siempre recordada por sus increíbles peinetas a cada cual más espectacular, desde los 80 ha conseguido una cosa que solo está al alcance de unos pocos. Aunar la tradición de la copla, con pop,  jazz,  rock, con un arte y una calidad sin parangón.

Una larga carrera, jalonada con grandes producciones y que tiene como una de sus cumbres este "Coplas de madugá", con la compañía de Chano Dominguez, Javier Colina y Guillermo McGuil. Aires jazz para unas composiciones por todos conocidas, y que la voz de Martirio otorga una calidez y una maestría sin par.

El pianista Chano Dominguez  es el perfecto compañero para acercarnos a la copla sin prejuicios, sin bata de andar por casa, con un traje de esos de luces prendidas en el cuerpo de esta estrella pop tan inusual, fuera de bambalinas y de la corte de mendrugos que siempre se aupan en la lista de lo más vendidos.

Estos nuevos arreglos de canciones de toda la vida son un compendio de tesón y luz, que te lleva a lo menos transitado (seguro) de tus escuchas habituales para abrir nuevos campos donde plantar tu pica de buscador. "El tatuaje", "Ojos verdes", temas que escuchados en voces de otros que nada dicen, con Martirio todo resplandece, un huracán que desboca y te deja al albur de esta nueva reinterpretación de la copla.

Oír "Como a nadie te he querio" y "Con el alma en los labios" es como poner en color, transmutar toda la cutrez que asociamos con esas cantantes tan cercanas a la estampa en blanco y negro de esas "artistas" que tan bien vivían cuando España estaba poseída por el aguilucho y el bastardo general. La copla, como revancha, como art decó, cuando el jazz le saca a bailar con Chano soberbio.

Y hasta el final portentoso, vía flamenco,  "Martinete a Don Juan", me hace ponerme en marcha para seguir disfrutando de esta pedazo de artista, si, la de las peinetas raras, la de la voz dorada.


2 comentarios:

Luther Blues dijo...

Una artista verdadera ! da gusto ir a verla cada ves que se acerca por aquí ,siempre te devuelve el precio de la entrada .
Un saludos

http://101bluesllegaragain.blogspot.com.ar/
Nuevo hogar maestro y enlazado a discos pensados como siempre

Carlos dijo...

Joder Luther que alegria saber de ti después de tanto tiempo. Mr. Blues,de nuevo ante nosotros. Corro a tu página para comprobar si has vuelto a las andadas. Y si, Martirio, es la leche. Saludos