Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

martes, 25 de noviembre de 2014

AMATORSKI. "From clay to figures" (2014)


La verdad es que me ha costado entrar en este "From clay to figures", de esta joven banda belga con chica al frente. Quizás porque perpetuar los sonidos de Cocteau Twins o Beach House no es cosa baladí, ni está al alcance de todos.

Quitándome el freno en los oídos, no he tenido más que doblegarme a los sonidos gráciles, atmosféricos, que desde "Hudson" no hacen más que traerte a la mente los sinuosos enjambres emocionales de Sigur Ros. "U-turn" es una nana para poner en otoño mientras las hojas tamizan los suelos, mientras la lluvia erosiona cristales.

Si, sabemos que no inventan nada, que su esquema musical es una recreación de aquí y allá, café con Portishead ("Fragment"),  o himnos suaves que pueden levantarse la moral sin necesidad de abruptas conmociones eléctricas ("Warszawa"). Nos da igual. La glaciar "Deer the wood" es tan cristalina que te lleva en volandas por aires frenéticos de suavidad incontestable.

Amatorski se emplean a fondo en la nostalgia de los tiempos lentos. "She became ballerine" es un estruendo grácil, navegación por mares de sirenas que acabarán varadas en remotos islotes de recuerdos fingidos. Grácil Amatorski, grácil son sus minutos que nos pueblan de susurros, de caricias que reconfortan y animan ("How are you?").

Los belgas pues cumplen con nota, se hacen de rogar pero al final cedemos, les dejamos un hueco en nuestras escuchas, sabedores que estamos ante una rutilante muestra de fría belleza. Dulce serenidad.