domingo, 7 de octubre de 2018

BLACK ENGINE. "Ku klux Klowns" (2007)


En Black Engine se esconden los miembros de la banda italiana de experimentación sonora, Zu. Y los que nos muestran desde la inicial "I hate clowns" no puede ser mas avasallador, bruto, experimental, para el que escribe. Es como una versión demoniaca de John Zorn. Eso por decir algo.

Porque lo que "Ku klux Klowns" esconde da miedo. Transgresión, saxos autogestionados, guitarras crispadas, ruidos y lobotomía. Todo junto, todo separado, en una especie de catarsis de free jazz del tormento (la que titula el cd parece una pócima de veneno que te destroza el cerebro).

Si la portada es chunga, el contenido del disco es peor. "Bones circus", juega a una especie de metal atormentado, repleto de aristas de juegos violentos y desalmados. Y es que hay que tener la cabeza muy chunga para hacer cosas como ese doom metal jazz que se llama "Fishtank midget surfer".

Son amenazadores, como calambres en tus sesos,te seducen con el aullido sonoro, con la especulación que en ""A wolf day", con ese bajo serrucho paseando por los confines del asco, convierten en la cima de este envolvente e interesante trabajo.

"Cut it, pack it, ship it" es otra nota a pie de página, otro desarrollo de esos locos que te desinflan y te hacen producir llamas. Luego, en "Mene tekel peres" se aproximan al una especie de mathrock de vanguardia.

Más extrema aun sin cabe es "Controversy over the east bank", música sinfónica del caos y la adversidad. "The humillation of an impotent god" navega en el mismo Hades que el resto del disco. Una elucubración malsana que incendia y reclama su sitio.

Porque la música, la verdadera recreación del sentir del humano, cuando se convierte en un grito sin continente, provoca estampidas tan necesarias como este disco de Black Engine. Duro, estomagante, pero a la vez, una delicia, una puñetazo a los cielos. El ruido que mismamente se escucha en el Infierno....


No hay comentarios: