Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

lunes, 19 de septiembre de 2016

FANFARE CIOCARLIA. "Iag bari" (2001)


"Iag bari" fue el tercer disco de esta banda de zíngaros rumanos (12 miembros ni más ni menos), que llevan ya una larga trayectoria, repartiendo en romaní sus ganas de fiesta, de identificación a su comunidad, con sus tubas, clarinetes, saxofones, trompas, batería y demas armas para jaleo dar.

Este cd, como todos los suyos son una continua llamada a la alegria, ("Doina" o la que titula el álbum para abrir boca), donde todos los músicos parecen danzar de ebriedad mientras suenan sus continuas llamadas a la revolución del alma ("Dusty road").

Y bien completito que les quedó su trabajo. Hasta El Misterio de las Voces Búlgaras prestan su mágia élfica en canciones como "Lune, lune". Canallas y bravucones se ponen en "Jocul Boldenilor" y hasta parece un grupo de ska gitano en "Banatzeana". Todo una pasada.

También tienen tiempo para tranquilizar su furia ardorosa, ("Balada lui loan"), y para hacer versiones cachondas que te dejan sin aliento ("Moliendo café"). Si quieren, pueden hacerse un hueco como compositores de música para cine, "Besh o drom" o ser punkies por un día, "Hurichestra".

Todo "Iag bari" es una llamada al exceso, a la borrachera perfecta, a dejarte llevar por una baile desbocador, por un aliento de festín embriagador. "Ginduri de om batrin", es otra llamada a las armas y el epílogo con "Bubamara", otra forma más para expandir con gracia la revolución de los campamentos y la vida nómada. Música sin artificios, historia de un pueblo, los zíngaros y sus vientos, las cadenas rotas, los trombones ardiendo....