Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

martes, 15 de septiembre de 2015

WIRE. "Wire" (2015)


Por fin me mudé. Desde el jueves pasado ya estoy en mi nueva casa, viviendo a salto de caballo entre cajas y cajas, mirando de reojo el caos del estudio donde los vinilos y los cd copulan en el vacío, en un desorden especial, mientras Cioran de reojo enarbola su famoso pesimismo vital desde la libreria que desea serlo de verdad.

En fin, que iré poco a poco poniendo al día el blog donde los discos se piensan, y elegir este ultimo disco de Wire, es la mejor manera de empezar la viviencia en este aposento que desde hace una semana ha tomado el relevo de mis sueños. 40 años han pasado ya desde que Wire empezará a cabalgar a los lomos del artpunk, del postpunk más artistico. Se dice pronto.

Y visto lo visto, me quito el sombrero ante tan avalancha de calidad. La segunda canción del disco, "Shiting", es todo un primor, pop bien elaborado, rutilante y soberbio, aderezado con ese veneno que Colin Newman tiene siempre a bien de ofrecernos.

"Burning bridges" es otra pieza de orfebreía artesanal, otro arsenal de melodías radiantes y abrasivas. Como se nota quien ha retenido y quien sigue esforzándose en sacudirnos la columna vertebral. "In Machester" es un hit, es como contemplar a New Order transmutados en una bocanada de pop generoso en melodías impactantes. Puro geíser acariciador. Colin y sus chicos lo bordan.

"High" tiene un poso a The Fall y los siete minutos de "Sleep-walking" me hacen recordar a su manera a lo mejor que dio las islas cuando el punk se hizo un harakiri de no future total. Me gustan como Wire programan sus canciones, como en el año 2015 una banda con tanto recorrido siguen estando en plena forma. "Joust &Jostle" es una gema reflexiva y a la vez saltarina. Todo cabe en este disco homónimo, todo es posible cuando el engranaje de esta maquinaria no se corta ni para deslumbrarnos con tracks como "Swallow" donde son postpunk al cuadrado, idas y vueltas, hipnóticos y catalizadores de una magia que te condena a dejarte seducir.

Para la parte final del disco los bombazos. "Split your ends" y sobre todo la ruidosa y carnivora "Harpooned" donde ponen los puntos en su sitio, donde dejan el listón muy alto. Mientras queden bandas como Wire, queda esperanza. Los novatos, a la cola, aprendizaje y lectura de como se puede mantener a flote un grupo sin caer en repeticiones, marketing ilusorio y estetica caduca.