domingo, 15 de mayo de 2011

DO MAY SAY THINK. "The other truths" (2009)


El sello canadiense Constellation, hogar de los Godspeed You Black Emperor, tuvo sus años de gloria, sobre todo por la repercusión que tuvieron estos hippie revolucionarios de los Godspeed, que nos llenaron en sus directos de lisergia, de épica, de largas suites para perderse y para que el post rock volviera a estar en la palestra.

Hangedup, Exhaut, Feu therese, Fly Pan Am, y sobre todos ellos, para mi gusto, Do May Say Think, pusieron los ladrillos a una musica dificil, instrumental, que cogia retales del kraut, del free jazz, y de un exceso que a veces epataba y otra llegaba al climax.

Do Make Say Think, en su sexta publicación, quisieron alejarse de los tonalidades dificiles, y consiguieron con solo cuatro canciones, (las iniciales del nombre del grupo), sonar creibles, con altos y bajos, con la colaboración en las voces de la gente de Akron Family, producciendo en el largo minutaje de los temas una diversidad sónica que apetecerá a los que aun creemos en las vaivenes de las guitarras, en la tensión compulsiva que a veces marea y otras te hace llorar.

Con la inicial "Do", ya me tienen rendido. Diez minutos que se hacen cortos, desarrollos largos pero melódicos, jugando con las cuerdas, pero riéndose de las complicaciones. Vamos que me imagino en un concierto, este tema, y no me queda otra que saltar y apreciar las cualidades y el salto cualitativos que Do Make Say Think, dieron con este "The other truths".

"Make", es algo mas especulativa, trotando con la bateria a cuestas, reflexiva, espansiva y a la vez sideral. Es como si The Durruti Column hubieran puesto el turbo. Paisajes que se rodean con saxos, con un festín de rabia electrica, con un maremoto de sacudidas que te harán perder cariñosamente el juicio.

En "Say", usan tres guitarras y se esparcen por la habitación dejando un poso de frescor mañanero. No, esto no es post rock matematico, ni extravagente. Aqui todo suena en su sitio, postales de la derrota que se caen de un armario olvidado, vientos que salen y que se enamoran de una guitarra, fuego divino en los silencios (pocos) que se ven atrapados por un vendaval de serenidad.

"Think", la más corta del disco, con sus ocho minutos largos, es la banda sonora ideal para perderte entre ausencias; todo suena más lento, se van apagando los instrumentos, el cielo se nubla y ellos a lo suyo, a combatir la apatia con rifles de rock aéreo.

Gracias pues a James Payment y compañia, por seguir creando interludios de frios escozores, post rock para el siglo XXI, buenos músicos para seguir creando sinfonias de otoños de acero.

2 comentarios:

Johnny Dibud dijo...

Joer, qué sorpresa más grata, suena muy innovador para estos tiempos que corren. Saludos.

Carlos dijo...

Pues la verdad que si, siendo el disco mas accesible de su carrera, no deja de dejarnos señales de por donde tienen que tirar los grupos de post rock que quieran contarnos algo interesantes. Saludos