Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

viernes, 23 de octubre de 2015

ATLETA. "Catedrales" (2010)


De las cenizas de esa superbanda que fue 12twelve, nació AtletA. Jaume L. Pantaleón y José Roselló, se encargaron con brío y destreza de perpetuar y evolucionar las ideas de 12twelve, buscando recovecos de jazz libre, de post rock, siempre posándose en tierras ignotas, y con el saber de estar realizando algo que por estos lares pocos se atreven a realizar.

Me gusta ese incio de piano de "Evasión y victoria" y como sin quererlo estamos ya en "Perros estelares" donde suenan emocionales desde la fiebre. Música instrumental como pictograma de notas que boga en el espacio, acercándose a Tortoise en "Amor 500" para en "Caramiradas" y con sus casi seis minutos radiantes, convocarnos a una fiesta de luces interminables, de vientos heladores.

Krautrock y matemáticas con incógnitas por todos sabido. "Héroe cobarde" es otro viaje sin paracaídas, otro embite de rock de ese que se cuece en divagaciones de dedos y en cererebros escrutadores de nuevas formas de evolucionar. Que buenos que eran 12twelve, y como siguen el frenesí de lo especulativo AtletA con disgresiones tan incomodas como "Sabbia nera" y la magistral "Amor 500", de nuevo con el piano como protagonista.

En "El zombi y el psi" se sacuden a su voluntad con un seísmo repleto de volutas de tensión, grupo abierto a cielos indómitos, campos de girasol electrificado, manta de invierno para los pies del cerebro. "Sinopsis" tiene la misma radiación, el mismo espejo roto en mil pedazos, la luna de la fiebre, el eco de la constancia.

Una bonita experiencia caer en este maremoto apaciguador, en este indolente frente de lucha de vientos y soles que queman y sortean  truenos.