Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

lunes, 5 de octubre de 2015

ALGIERS. "Algiers" (2015)


Gospel post punk. Ahi queda eso. Desde que suena "Remains", te das cuenta de que esto es distinto a todo lo que escuchamos. Si estabas esperando una banda que se saliese del tiesto, que abrazase la heterodoxia en una mixtura desbocadora, tu grupo sera Algiers.

El disco me llegó hace unos días, y la verdad es que no paro de ponerlo. Gospel y cavernas, grutas y sombras, con voces que gritan desesperación y venganza, ("And when you fall"). Franklyn James Fisher, es la vozarrona que rompe cielos, criticando la esclavitud, rompiendo las cadenas, trayéndonos la vida de los miles y miles de seres humanos que vivieron y murieron con un bozal en el cuello y la palabra.

Me pongo "Blood" con ese coro que vomita angeles, cantantes bajo el cipres, que de repente se ven acompañados por el sonido del estruendo de una guitarra, que parece la trompeta de Jericó. Post punk en reuniones dominicales con ostias venenosas, manos al cielo, ojos cerrados, apocalipsis de rugido y hielo.

Algiers ha construido uno de los discos más hermosos del año. Contra la globalización y el dislate de unos tiempos crueles contra el más debil, Algiers alzan su hacha vocal para abrir conciencias, para robar cielos. "Old girl" es puro post punk, extremo, voraz, devorador, ensañándose con la calma, con latidos del primero Nick Cave.

También tienen tiempo para confeccionar suculentas piezas de electro ochentero como "Irony. Utillity. Pretex", gravitaciones perfecta para mover los pies. "But she was not flying" es soul industrial, como toparte de repente con unos The The de negro riguroso, detrozando espejos con el latir de la voz, vomitorio de sedación y pus.

Joder, pedazo de banda. Oigo la fantasmal "Games", lenta y febril, arena en los bolsillos, mientras la luz se atenua y las velas tiemblan ante la emoción por haber avistado el espectro de Nina Simone. Sin palabras que se queda uno. "In Parallax" es otro trallazo para no quepa duda que estamos ante algo muy grande. No perderles de vista.