lunes, 1 de septiembre de 2014

BOB MOULD. "Beauty & Ruin" (2014)


Primero con Husker Dü, luego con los inconmensurables Sugar, y después en solitario, Bob Mould siempre nos ha dejado buenos trabajos en una carrera la suya, de esas que ya quisieran muchos. Artífice con Husker Dü, de darle un toque emocional al punk,  al hardcore, su influencia en los 90 es tan grande, que casi todos los grupos que despuntaron en la época tenían a Husker Dü como referencia.

Luego con Sugar se uniría al carro de Pixies, Dinosaur Jr, o Sonic Youth, con unos discos que escuchándoles a dia de hoy siguen perforándome como antaño. Y despues en solitario, siempre pegado a esa voz y a esas guitarras que queman y a la vez te ponen tierno.

Suena "Low season" sin estridencias, con las guitarras de fondo, y el vozarrón ejecutando a la perfección su papel de porque no un Michael Stipe alternativo, gruñón y también sentimental, pero siempre con las guitarras de acero. "Silver age", su anterior largo fue bueno. Este, "Beauty & Ruin", no le va a la zaga, y es pura incontención, con momentos de calma y otros de leña al  fuego.

El inicio de "Little glass pill" ya nos avisa que Bob, no se anda por las ramas. Puro Punk con visceras pop. Podria estar en cualquiera de los pocos trabajos que nos regaló con Sugar. Cañonazo. Y los coros de "I don't know you anymore" junto a la espectacular pegada eléctrica hace que la vuelta de Mould sea un alivio para este verano, una buena noticia, después del pésimo regreso de Pixies.

Y si quieres un poco más de caña, ponte "Kid with crooked face" un pelotazo de hardcore, medicina para tus neuronas, jarabe para tus oídos ansiosos de bomba de detonación. También se nos pone reflexivo Bob en "Nemeses are laughing", aunque rápido saca el tanque a la calle para destrozar voluntades con "The war" y esa melodía que sólo sabe hacer él.

Su sonido se inflama a cada segundo, su pegada responde a la necesidad de traer a colación los sonidos con las cuales crecimos, pero rejuveneciendo el mensaje, sin perder la compostura, siempre con fuerza y crudeza, con sentimiento y candor.

Pop suena "Forgiveness" y es maravillosa  la acústica "Let the beauty be", para enmarcar. Bob Mould, un hombre bueno, que está de nuevo entre nosotros, para que nuestras arrugas no sean demasiado profundas, para que el hálito del ayer no se evapore del todo.


2 comentarios:

Alex Palahniuk dijo...

Husker Du, qué grandes eran. Pues anda que no les deben ni nada Nirvana a ellos. En fin, otros se llevan la fama y otros cardan la lana. Genial pasarse por aquí tras un mes, Carlos. Un abrazo, tío.

Carlos dijo...

¿Qué tal el verano amigo Alex? Yo ya estoy de vuelta con el amigo Bob. Y si, Nirvana sin Husker DU creo yo que ni hubieran existido. Tampoco Dinosaur Jr y todos eso buenos grupos que en los 90 nos conmocionaron. Me paso a dar una vuelta por tu blog. Un saludo