viernes, 11 de febrero de 2011

BRIGITTE FONTAINE. "Prohibition" (2009)


Brigitte Fontaine
tenia 70 años cuando saco este disco. No os asusteis. Ella sigue estando con nosotros. No se ha ido. Lo que quiero que quede claro cuando os metais en el mundo de esta grande chanteuse de la canción francesa, es la fisonomía de su música, lo actual de sus quejidos, el rock destartalado de su voz de vieja dama que sabe más que nadie.

Me apena una cosa. Buscando por la red, poca cosa hay suya. Parece que esta mujer, con 15 discos a su espalda, con un bagaje increible en nuestro pais vecino, ha pasado de puntilla por los medios que tanto nos orientan para saber lo que nos conviene escuchar.

Pues bien, esto es grande, Brigitte os va a cautivar sino la conoceis, y si ya os habeis embriado con discos como "Kekeland" o "Rue Sant Louis en L'ile", este "Prohibition" os dará mas sentido para gozar de esta señora de voz ronca y de estimulantes señuelos para nuestros sentidos.

Decidme que creador, creadora, en la actualidad conserva a los 70 años una vitalidad como la de esta arrugosa dama. Firmo porque los artistas que admiro lleguen algun dia a una vejez como la de esta libelula fumadora de deseo y ardor.

"Prohibition" empieza con "Dura Lex" donde se marca todo un himno rock, que dejaria a mas de nuestros niñatos mas entronizados en pañales. Tomad modernos un poco de veneno, tomad hijos del futuro un poco de absenta venenosa y necesaria. La vacilona "Entre Guillemets", da paso con suaves ritmos electrónicos a "La fianceé de Frankenstein".

La que da titulo al cd, "Prohibition", se sincera con nosotros: "Je suis vielle et je vous encule", "Yo soy vieja y me cago en vosotros". Dedicado yo a estos cretinos jovenzuelos que creen que el mundo lo han inventado ellos, imberbes moralistas de la efimeridad.

Me vuelves loco Brigitte cuando cantas "Ill s'en passe", suave, caricias en el viento, hecatombe bella, abominable dulzura la de tus astillas vocales. En "Harem" y con el piano como acompañante, habla de las mujeres que perdieron su juventud al servicio de algun cerdo sultán, vomitivos señores encarceladores de deseos.

Invita a Grace Jones, en "Soufi" para gritarnos "Salam" (paz) mil veces en nuestros oidos tergiversados por la sordidez, y en "Partir ou rester" en una minimal secuencia de su principado de rock particular, nos regala un paseo junto a Philippe Katerine en un intenso y emotivo choque vocal que es todo una delicia.

¿Qué más decir de la vieja señora? Yo no digo nada más, lo dice ella como despedida:
"Muy pronto, amor, musica y poesia serán prohibidos por estos malditos". Bendita hereje.

2 comentarios:

. dijo...

Muchas gracias por tus alentadores comentarios. Para mí el que estés aquí significa mucho. Un placer seguirte a ti también. Un saludo.

Carlos dijo...

Musica, literatura mis dos aficiones mas preciadas. Una y otra, juntas para seguir conspirando contra la normalidad. Saludos