domingo, 19 de noviembre de 2017

TEENAGE FANCLUB. ""Man-made" (2005)


John McEntire, de Tortoise, fue el encargado de producir el octavo disco de los escoceses Teenage Fanclub. Un disco, "Man-made", que hará las delicias a los que se congratulan con las melodías adictivas de la banda de Norman Blake y sus chicos.

El disco empieza fuerte con "It's all in my mind", y continua con la melosidad habitual de la banda con "Time stops". Lejos de la contundencia de sus primeros discos, Teenage Fanclub, viven bien en un hogar donde la calma se da la mano con la introspección ("Nowhere"), donde cada día suenan más folk pop ("Save"), componiendo verdaderos himnos para la insurrección del amor.

Hay veces como en "Slow fade", que se agarran de nuevo a la electricidad de antaño, y es cuando más me gustan. Como una mezcla curiosa de Byrds y Sonic Youth. Pero también consiguen llegar con nota alta cuando empiezan melancólicos y sedosos, como en la monumental "Only with you", para volver con acierto a reinos de lo acústico con la absorvente "Cell".

"Feel" es un puñetazo de power pop bien estructurado, como "Fallen leaves", radiante y luminosa, o la cándida y soberbia "Flowing". En "Born under a good sing" vuelven a sonar ruidosos, para terminar el disco con una tranquila "Don't hide".

Teenage Fanclub, un buen sinónimo de buenas canciones, de buen hacer, de melodías límpias para llevarte a la boca de los oídos. Pop de ese que parece que nunca perece, agradable y tranquilo para un domingo después de comer.


1 comentario:

Johnny JotaJota dijo...

Me pasa como a tí, cuando más me gusta es cuando se agarran a esa electricidad de antaño. Lo veo un disco bastante irregular pero con algunas buenas canciones marca de la casa. Abrazos.