sábado, 23 de enero de 2016

NAJMA AKTHAR & GARY LUCAS. "Risthe" (2009)


Tras haber colaborado la cantante anglo-india con Jimmy Page, y Basement Jazz, ahora le tocaba a ese trotamundos llamado Gary Lucas, un guitarrista todo terreno que en tiene en su haber haber trabajado con Captain Beefheart, Nick Cave, y Jeff Buckely.

De esa fusión te puedes esperar lo que tus oídos se van a topar cuando suena la track que títula el cd, o "Aksar" , toda una fiesta de sitar y guitarra que con la siguiente "Behaal", no te quedan más remedio que ponerte en pie, sonreir y danzar como un tranquilo poseso.

La voz de Najma y el Blues de Gary. Una buena manera de comenzar una buena amistad, una cruzada de anhelos y rudezas suaves, que en los ocho minutos de "Woh dhin",  se convierte en una lenta letanía de blues llevada por la voz de Najma hasta cielos crispados de odas y espíritu. Minimal, mixtura que te eleva, carta llover esperanza sobre los nidos del creer.

De ese dialogo entre occidente y oriente, surgen gemas que se te pegan en la mirada, ("Special rider blues") y otras que son de una belleza tan desbordadora que solo te queda pasar el tiempo a raso de los siseos de este experimento colosal y amable. "Naya Dhin" es bonita desde que se inicia hasta el trapecio de los violines que la adornan. Abrir las alas y volar mientras Lucas sigue a lo suyo brincando con sus cuerdas expectantes.

El azar ha querido que justo en esta semana que estoy manos a la obra con este disco, este leyendo a Salman Rushdie, "Hijos de la medianoche", una especie de "Cien años de soledad" pero en la India, una fábula fantástica y a la vez una recreación de la India colonial y cuando se independizo de Inglaterra, donde puedes percibir los olores, las costumbres, el que hacer de una familia através del paso del tiempo.

La voz de Najma en "Daaya" acompaña mi lectura, los colores y las profecías sin cumplir de Salman. Y el escudero a la guitarra, ejerciendo a su voluntad de agitador de sensualidades, el Ganges que se mueve, Oriente un cúmulo de perfúmenes, la música como radiación sanadora.



No hay comentarios: