Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

domingo, 29 de septiembre de 2013

DIAMANDA GALAS. "La serpenta canta" (2003)


Siempre que escucho a Diamanda Galás me acuerdo de ello.Había grabado a un colega una cassete "poseída" por un tema de la Galás. Era del disco "Scherei X" (1996) , un compendio de gritos provenientes del Hades más profundo, allí donde la oscuridad es demasiada luz. Al poco, un cuadro que tenia en la pared, se cayó, trizeado, por el efecto luciferino de la grave voz de esta sacerdotisa de la magia negra.

"La serpenta canta" al lado de otras producciones de la señora, casi parece un album pop. Y digo que casi, porque la insania aqui existe, pero con dosis menos mortales. "La serpenta canta" esta compuesto por temas ejecutados por la bicha entre los años 1999 y 2002. Mirad sus ojos en la portada, la sombra de su rojez criminal, después dormid un rato antes de poneros el disco.

La misa empieza con "Ain't no grave can hold my body down", canción tradicional, blues a piano con manos cortadas, con los altos y bajos de la voz tan caracteristicos de Diamanda, enseñando las uñas cada dos por tres. "Burning hell" (John Lee Hooker), son casi once minutos de travesía por un Missisipi lleno de tiburones exiliados del mar, cainitas de sangre ajena.

Se nos relaja la dama en "Baby's insane", canción para dormir a asesinos, para con "I'm so lonesome i could cry" (Hank Williams), enfrentarnos con una lava de aullidos, de violencia, que deja insano al más duro oyente. Puro Galás.

"Lonely woman" y "Frenzy", son dos maneras más de pedir cita al loquero. Si hay una palabra que aun no se ha inventado para definir el horror, esa es Diamanda Galás. Seguimos con la reinvención del blues en "Blue spirit blue", y en "My word is empty without you", me doy ya por rendido por hoy, dejo la escucha para dentro de un rato.

El resto te lo dejo para ti, para que tu lo critiques desde la estancia más sucia de tu alma. Diamanda Galás, pertinaz obrera del caos, parturienta de una voz que rompe cielos. Con ella la paz es imposible y los cuadros por siempre acabarán en el suelo tras su escucha. Asi sea.


jueves, 26 de septiembre de 2013

LULU GAINSBOURG. "From Gainsbourg to Lulu" (2012)

Pedazo homenaje que realizó Lulu Gainsbourg a su padre.  El hijo de la relación que tuvo el gran Serge con Caroline Paulus, se junto con un buen puñado de ramillete de músicos y demás artistas de postín, para rendir pleitesia a uno de los tipos más monumentales que ha dado nuestro país vecino, el que se fumó la vida con su arte.

En "From Gainsbourg to Lulu", el primogénito pasa revista a una buena colección de temas de la discografía de Serge, y lo hace de una manera radiante, saltando de estilo a estilo, recordando al viejo y acercándonosle de una manera efectiva con una buena colección de colaboradores.

Desde el aire de salsa de "L'eau a la bouche", hasta el standar jazz de "Intoxicated man" (gran piano), pasando por altivos momentos para enmarcar, como cuando Rufus Wainwrigth te deja sin palabras con ese vozarrón que en "Je suis venu te dire que je m'en vais" consigue que el espectro de Serge sobrevuele la sala de tus escuchas preferidas.

En la aclamada y conocida "Bonnie & Clyde" , es la actriz Scarlett Johansson la encargada de sumergirnos en el espiritu del que nos dejó hace ya más de 20 años. Otro punto álgido ( y aquí hay muchos) del cd, es "Manon", donde Marienne Faithfull nos rodea de brumas y tristeza, un douleaur de vivre, las lagrimas mariposas y el suspiro de una copa de viejo tinto desbocado.

"Requiem pour un con" (requiem por un gilipollas), con Matthieu Chadid, es una especie de triphop vacilón, y en la "Ballade de Melody Nelson" son Johnny Dep y Vanessa Paradis los que se encargan de emborracharnos de sensualidad.

Y cuando aparece el lider de los Pogues, cantando "Sous le soleil exactement" te quedan ganas de irte al bar, de hablar con un parroquiano de versos sueltos de dolor, mientras la cazalla se enreda en tu garganta. El irlandés lo borda. "Le poinçonneur des lilas" es puro manouche y "La javanaise" con Richard Bonna parece que estuviesemos en el Caribe moviendo a rastras el esqueleto.

También Iggy Pop tiene un ratejo para pasarse por esta musique machine para deleitarnos con "Initial BB", roquera de tercipelo barato. "La Noyée" es tierna, delicada, como un ramo de suspiros y en "Colour cafe", se pone el  colofón con aires africanos a este impetuosa y necesaria recuperación de la memoria de un grande de la música europea.


martes, 24 de septiembre de 2013

DAVID BOWIE. "The next day" (2013)

Menos más que nos queda Bowie. Y Tom Waits, y Neil Young y otros cuantos más francotiradores de esos que escapan del derrotismo musical, de la necrosia de una escena que salvando honrosas excepciones, navega entre la vulgaridad y la repetición inerme.

El Duque Blanco está de nuevo con nosotros. Con su magia, su magnetismo, su voz, su propuesta hechicera que hace que se nos caigan unos cuantos años de encima. Hay está ese portadón, tapando el "Heroes" para volver a reinventarse como siempre lo ha hecho el puto rey del glam.

El sonido hábilmente setentero de la canción que titula el cd, nos pone sobre la pista, nos deja bien; preparado nuestro café sobre la mesa, una copita de recuerdos, un pintalabios punk de heroicidades mal entendidas y a sacar a pasear nuestro legajo de fotos del ayer. David Bowie. ¿Qué sería de la música de ahora sin él?

Escucha el saxo de Steve Elson en "Dirty Boys"  y la sucesión interrumpida de notas del tema, el cabaret del hombre en la luna, el rayo sobre la cara mientras los cohetes explotan en sucios bailes de salón cerrados por ansiedad. "The Stars (are out tonight)" es un emblema, la garganta acosada por polillas orquestales, las guitarras en misión aventurera de supermundos. Grandioso David, grandioso.

"Love is lost" es tecnologia al servicio de estrellas malditas. Susurros que pueden contigo, una flor angosta en un mastil, las luces que se apagan y llega la sordera estelar. ¿Y el romanticismo de "Where are we now"? Se podria hacer el amor con un cometa que bajara sin permiso por la via lactea de los deseos ilusos. De los mejor del próximo día....

Play para "Valentine day's". Recojo del armario el frac y las palabras que danzan. Soy de nuevo un teenager y además tengo más pelo. ¿Bailas? Joder, ¡si "If you can see me" parece sacada de la discografía de King Crimson! Me rindo, David, me rindo.

Bueno, aun no. No puedo parar de trotar sentado cuando suena "Boss of me" y las puertas de los no años se abren para que nuestra juventud huidiza vuelva para remontar tormentas y convertirse en una melodía sin fin. Qué aprendan los nenúfares llamadas nuevas hordas independientes. Esto es luz y entraña, rojo atardecer y viento helado ("Dancing out in the space").

Después vienen los teclados de "How does the grass grow" para corroborar que diez años después de su ultima aparición, Bowie sigue siendo el maestro del show, el señor Lawrence que vuelve para desearnos feliz navidad....

David Bowie, el rey, el absolutista amo del cotarro, la esencia del pop, el camarero de la discoteca del espacio, la certeza de que nuestros viejos ídolos, continúan dando mamporos a las despistadas nuevas generaciones. Jodido camaleón, bravo por ti.



domingo, 22 de septiembre de 2013

LIGHTS OUT ASIA. "Eyes like brontide" (2008)


Chris Schaffer es el dueño de esta máquina ambiental, a veces hipnótica, a veces ruda y otra cercana al ambient-salon. Desde la introducción oscura y triste de "A day towards other days" ,cordón umbilical con "Radar over the ghosts of Chernobyl", plagado de voces coreando silencio, con nueve minutos de explosión contenida, Schaffer atina en su mensajeria instantanea de misterio.

"X-33" tiene algo de Mowgai pero cambiando las guitarras por los sintetizadores y "Psiu! Puxa!" es otro tranquilo paseo en barca por la melancolia futurista de unos sonidos que te llevan a pasajes sombríos iluminados siempre por la tenue luz del atardecer.

En "MIR" comienza otra contenida pieza que con delicadeza introduce elementos de un post-rock sedoso y de banda sonora de un futuro que no vendrá. La explosión lenta viene con "If i die, i wish you a horrible death", donde seducen por su parsimonia instrumental.

Las tormentas guitarreras en su maxima intensidad, las tenemos en "Six points of fire", el mejor colofón para terminar un cd, (el tercero del grupo), donde se aunan a partes iguales emociones y crudeza para que sigamos confiando en una recuperación futura de un género tan finado como el post-rock.


jueves, 19 de septiembre de 2013

NOBUKAZU TAKEMURA. "Hoshi no koe" (2001)


Este japonés de Osaka, en los inicios del año dos mil, despuntó por su atrapante propuesta electrónica, confabulada con clicks y ruidos de pajaros robots armonizando los bosques de purpurina ("One Day"). "Hoshi no koe", fue su segunda larga duración, y sus 11 tracks son todo un emocionante paseo por el lado más imaginativo de la electrónica.

Los casi trece minutos de "Anemoter" son todo un tour de force que nos hace pasear por un idilico lugar donde la repetición de sonidos en una acertada concatenación minimal, no hace otra cosa que atrapar al escuchante. "Honey comb" juega a la deconstrucción y "White sheep and small light" es barroquismo digital elevado al cubo.

"Sing" es una trotona secuencia de organismos tecnologicos que da paso en "A chrysalis" a una miniatura levemente inflamada con pócimas radiantes de energía. "A theme for little animals" consigue confiarse en arreglos clásicos para producir una pequeña opereta de andar por casa.

No tengo ni idea que habrá sido del bueno de Nobuzaku Takemura. Para el recuerdo este buen compendio de razones que abrió paso y arterias en el cuerpo monumental de la electrónica.


martes, 17 de septiembre de 2013

AUTUMN COMETS. "Moriréis en Camboya" (2013)


Gratísima sorpresa me he llevado al oír este tercer disco de esta banda de Madrid, que a su manera nos sabe traer la melancolía de Red House Painters y otros carpinteros del alma, con un buen puñado de pulidas melodías de esas que se quedan, que te impregnan los oídos cuando el paso de las horas de los días necesita una banda sonora para apaciguar el tedio que a veces es cuchilla.

"This is for everything" es como escuchar un eco electrificado y expansivo de Inmaculate Fools, con migas de slowcore recorriendo las mejillas. "Fuck birds", mi favorita, me encandila con su estribillo para volar pulsiones de amor, para ponerte en celo de silencio y gritar dulzura sin fin.

Tienen también algo de post-rock, pliego, fantasmales exclusas donde porque no, tender un cable aéreo de insurrectas guitarras que a veces se abanican con piano ("Baltimore"), y otras como en "Plans", se retuercen en un avispero de feedback que parece que nunca termina.

"Eslovaquia" es lentitud y fragilidad y "Snake at 3.00 A.M" (quizás la más floja del cd) se deja llevar por un intensidad que le falta algo de chispa. No pasa nada. "When the seagulls follows a trawler" es otro chute de Codeine actualizando formas, contagiados por los espasmos de los pintores de la casa roja.

"Moriréis en Camboya"  posee todo lo necesario para abrir huecos en tu discografía  a nuevos compañeros de Low y demás hordas de sectarios de la tristeza. Buen disco, si señor.


domingo, 15 de septiembre de 2013

RACHID TAHA. "Diwan 2" (2006)


Qué inolvidable fue la versión que hizo el argelino de "Rock the Cabash" de The Clash, en su élepe "Tekeitio" (2004).  Rachid Tacha siempre se ha caracterizado por ser una voz disonante, por llevar hacia la insurrección sus sonidos magrebies utilizando el rock y lo que le viene en gana, para edificar un rutilante crisol de músicas del mundo que no se ve.

Residente desde hace años en Lyon, su voz siempre se alzó contra el racismo, contra las leyes de los poderosos que enjaulan a los que junto con la mala suerte de no tener parné, se junta el color de la piel. En "Diwan 2" Taha hace su particular homenaje a los creadores de la música oriente. El espíritu de Orán  sobre la calima de Occidente.

Aunque la mayoria de los track recuperan hits tradicionales de gente como Oum Kalsoum. también tiene cabida canciones pop como "Ecoute-moi camarade", versión de Mohamed Mazouni. "Rani" es puro Magreb, darbukas incluida y el pedazo de single en francés "Agatha", donde se pregunta como es posible que el niño de su amada pueda ser hijo suyo, si este es de distinto color de los dos. La ostia.

"Kifache Ran" y "Josephine", las dos en árabe, profundiza en la intención del autor que en todo el album se ha dejado la piel para traer desde la memoria las música que se escuchaban por las rues de Orán cuando Taha empezaba a caminar mundos.

"Diwan 2", como buena continuación de "Diwan", es un agraciado conjunto de perlas del Mediterraneo para hacer hibernar las mentes de los que quieren un mundo sin colores ni cultura, sin aromas del vecino ni entendimiento alguno.






jueves, 12 de septiembre de 2013

LABRADFORD. "A stable reference" (1995)


Labradford fue uno de los grupos que formó la primera columna de ataque del post-rock. Bark Psychosys, Tortoise, Pram, Laika, Seefeel, Flying Saucer Attack, eran algunos de los integrantes de estos guerrilleros que querían transcender el termino rock, ir más alla, cada uno con sus peculiaridades, contagiados unos por la electrónica, otros por largos desarrollos sinfónicos, y otros, como nuestros amigos Labradford, especuladores ambient con seda en la guitarras, embrión primigenio que luego daría frutos como Mogwai (estructuras parecidas pero más aceleradas).

"A stable reference" fue el segundo disco del grupo comandado por Mark Nelson, y es una muestra interesante del porque el post-rock tuvo también su momento de gloria, como no, en los 90 que tanto recordamos. La especulativa  y abstracta "Mas" que da inicio al viaje nos da una idea equivocada de lo que nos vamos a encontrar en el resto de "A stable reference".

"El Lago", es con sus melancólicos silencios, con sus siseos instrumentales,es la forma que tenían para engrasado  y aislar silencios. Si oyes "Streamlining" y la pones una toneladas de guitarras electrica, te imagina lo que mucho tiempo después desarrollo Mogwai o Explosions in the Sky.

Labradford es todo un referente cuando hablamos de post-rock. La rama más interior, la que fluctua en burbujas de drones amnésicos ("Banco"). También el espacio y las odiseas siderales entran en "A stable reference": "Eero" es una capsula perdida en alguna galaxia lejana de no vida.

Pero cuanto más disfruto es cuando escucho el lamentos de las cuerdas en "Balanced on its own flame" o cuando nos regalan migajas de lentitud: "Star city Russia". Labradford para los amantes que siempre fuimos de un género que ya da poco de sí.


martes, 10 de septiembre de 2013

TOMAHAWK. "Oddfellows" (2012)


Acostumbrado a escuchar los venenos sonoros de los anteriores trabajos de Tomahawk, me encuentro con la grata sorpresa que al ex-Faith no More, Mr. Patton, le ha dado por bajar un poco el pistón (sólo un poco, eh) e introducir más variantes compositivas en este bloque de hormigón que son los Tomahawk.

Y es que desde la que títula el larga duración, percibes que este cambio ha dado al grupo más contundencia dentro de unas coordenadas más abiertas a porque no, la melodía. "Stone letter" es una muestra de ello. Con su inicio lento, con su pesadez equilibrada, como un sugus grunge en el patio indie que todos conocemos.

"I.O.U." es atmosferica, como una opera lixiada, con el vozarrón de Patton entretenido en recuperar los viejos tiempos de los Faith No More. "A thousand eyes" es otra preciosidad, otra maravilla, medio tiempo delicado, medio psicodélico, para prepararte y toparte con la casi jazz "Rise up  dirty water". Y es que este tipo no sabe lo que es perder el tiempo.

"The Quiet Few" nos adentra en los musculosos años donde Kurt Cobain era el jefe de la pista y "South Paw" con un alto potencial rítmico que me hace recordar a Shellac, son quizás las dos más brillantes balas de esta danza de salón de infiernos dulces.

El vacile viene con "Choke neck". Para que no olvidemos que este clown de la música independiente sigue con las pilas al máximo.  A disfrutar pues.


domingo, 8 de septiembre de 2013

THE DELTA SAINTS. "Death leter jubilee" (2013)


Nunca me gustaron Black Crowes. En los 90 estabamos entretenidos con otros venenos (Swans, Pixies, Sonic Youth,etc.) como para entretenernos con esos muchachos con pantalones ajustados que decían que venían para reinventar el blues.

"Death letter jubilee" es el primer largo de estos chicos americanos, de los que dicen los críticos que perpetuan el sonido de los cuervos negros. A mi modo de ver, The Delta Saints, suenan más frescos y radiantes, las guitarras se enrudecen con credibilidad, y desde el inicio con "Liar", te sientes confiado en que la escucha de de este cd te dejará un buen sabor de boca.

"Chicago" es el Missisippi desbocado y la que titula el disco es una buena ración de blues-rock con mucho swing. "Jezebel" tira del gospel y algo en su oscuridad me recuerdas a los 16 Horsepower. Luego están estampidas tan logradas como "Boogie", soberbia, repleta de pulsiones para no dejar de moverte en horas.

Se lo toman con más calma cuando suena "Out to sea", el lado más folkie de la banda y en "Drink it slow" se enredan de maravilla en una especie de funk-blues que les queda de lujo. Blues pues para esta vuelta de las vacaciones, para disfrutar de las viejas raíces del rock de parte de este quinteto de chavales con actitud.


miércoles, 4 de septiembre de 2013

THE MATINEE ORCHESTRA. "The Matinee Orchestra" (2006)


Este es un disco bonito. Lírico, ambiental, instrumental con voces de infantes surcando bosques donde las hadas se limpian sus alas con la luz del día que empieza a desperezarse mientras el rocío convoca a las huestes de la naturaleza a un confetí de ruidos programados para la evacuación inmediata del ruido del espacio esencial del silencio ("Thinking your for listening").

Este es un lp donde los pajaros se mecen en violines artilleros de susurros, donde las teclas del piano se enredan en absorventes voces de elfos que se tiñen el pelo del dorado color del otoño acechante ("Hide and seek"). Andrew Hodson es el responsable de cepillar el pelo al cielo, de crear historietas épicas en deliciosos platos de alforjas llenas de fruta prohibida ("The Matinee March").

25 músicos participan en esta orquesta tan especial. 25 miembros de un club selecto de ondas musicales que vagan inconformista por el edén primigenio de un ambient lleno de articulo de lujo de sensibilidad ("I'll never be afraid again").

Aquí la naturaleza se pone alegre y sonrie, mientras las luces de la tarde se ponen chales de arbustos crecidos a la sombra de los deseos ("Run for cover (it's going to rain)"). También podemos encontrar piezas barrocas que entre flautas y lobos de juguete te seducen con sus artimañas de vientos que van y vienen mientras la tormenta se agacha.

The Matinee Orchestra, un martini en dique seco, las gaviotas en sol mayor, la luna en tules de arroz, la orquesta seria de una sonrisa....


lunes, 2 de septiembre de 2013

JUANITA Y LOS FEOS. "Pesadilla adulta" (2011)


Tras casi un mes de parón, Discos Pensados vuelve a reactivarse. Con las pilas cargadas, con un montón de ganas de desmenuzar todo lo que me pase por la piedra de mis oídos necesitados de urgencias musicales, de pócimas que  hagan exiliar el tedio que me provoca el escenario habitual de la música que nos rodea.

Comenzamos pues septiembre con Juanita y los Feos y su "Pesadilla adulta", disco para degustar con alegría si lo tuyo es la recuperación de los sonidos ochenteros de por aquí y por allí, y si disfrutas de mixturas de todo pelaje, confiados en una elaborada y sugerente manera de tratar sonidos que ya escuchabamos hace mas de 30 años, pero con una frescura inusitada.

Así son Juanita y los Feos. Desde el disco homónimo que sacaron en 2007, no sabíamos nada de ellos en larga duración (en 2011, sacaron "Despacho Oval", en formato ep). La espera ha merecido la pena. "El final" es un hit cañonazo comedido y con fuerza, "500 muertos" es otra manera de que traigamos al presente la movida con todo lo bueno y malo que dio de sí.

Me gusta la voz de Juanita y su desparpajo retro. "La bomba de Islami" es cachonda y efervescente, la instrumentación de "Sigue vivo"  es terapia para viejos cuarentones que disfrutan de chupa chups de vitaminas de pop acelerado. "Circo Roma" y "Mujer rubia, hombre moreno", tienen aires punks inocente y teñido de vocablos de infierno.

Es de agradecer a la label Munster Records que  apueste por bandas como Juanita y los Feos. Simiente no dócil, paracaídas rotos con gracia y rimel negro. "Hostal Osama" me suena a de The Cure y "Lunes otra vez" es otra de esas tracks compuestas para la retención en tu retina auditiva.

Llegó pues Discos Pensados, para quedarse, para molestar, para gozar, para despilfarrar palabras. Juanita y los Feos abren el telón. Que no pare jamás de sonar la música.....